Pakistán

UNICEF trabaja para convencer a las comunidades remotas de Pakistán de que abandonen el matrimonio infantil

Por Malcolm Brabant

SALEWALA, Pakistán, 16 de marzo de 2011. Las desastrosas inundaciones que se produjeron en Pakistán en julio pasado han hecho posible la tarea de convencer a las comunidades rurales de que dejen de obligar a las niñas a contraer matrimonio a una edad temprana.

VÍDEO (en inglés): Malcolm Brabante, de UNICEF, informa sobre los esfuerzos para convencer a las familias en el sur de Pakistán de que pongan fin a la tradición del matrimonio infantil.  Véalo en RealPlayer

Las personas de las aldeas remotas que se vieron obligadas a abandonar sus hogares por las inundaciones están expuestas a nuevas influencias externas y a los argumentos contra el matrimonio de menores de edad.

“La gente está saliendo de su aislamiento”, comentó Jan Segismund, coordinador de emergencia de UNICEF en Multan, Punjab. “Se está produciendo un cambio de mentalidad”, añadió a las puertas de un espacio acogedore para la infancia que cuenta con el apoyo de UNICEF donde Farzana, de 17 años, jugaba con sus dos hijos.

Farzana se casó a los 15 años con un pariente lejano y le amarga el hecho de haber tenido que renunciar a su infancia y su educación. “Me duele mucho”, dijo sosteniendo a uno de sus hijos que llora en su regazo. "Quería estudiar y ganarme la vida".

El vínculo con el desarrollo

Las personas no se dan cuenta de que una madre educada podía criar mejor a sus hijos, agregó. Otras tres esposas menores de edad están sentadas junto a ella, igualmente cubiertas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Unas niñas obligadas a contraer matrimonio llevan a sus hijos a un espacio acogedor para la infancia que cuenta con el apoyo de UNICEF en Salewala, al sur de Punjab, Pakistán.

Poner fin al matrimonio infantil sienta las bases para que las niñas tengan acceso a la educación, mejorar la salud maternoinfantil y el desarrollo económico sostenible, que incluye a las niñas. Alcanzar todas estas metas es fundamental para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El matrimonio infantil es a la vez una consecuencia y una causa de la pobreza. En Pakistán, los padres y madres suelen aprobar el matrimonio infantil porque es una forma de reducir el número de bocas que alimentar en las familias numerosas. Sin embargo, el matrimonio precoz conduce a la maternidad temprana, que tiene graves implicaciones para la salud tanto de la madre como del niño.

La maternidad temprana es la principal causa de muerte entre las adolescentes de 15 a 19 en los países en desarrollo. Los hijos de las niñas esposas crecen menos saludables y más pobres.

Romper el ciclo de pobreza

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Farzana, de 17 años, juega con uno de sus hijos en un espacio amigo de la infancia que cuenta con el apoyo de UNICEF en Salewala, al sur de Punjab, Pakistán. La joven se vio obligada a contraer matrimonio infantil hace dos años y siente amargura por haber perdido su infancia.

Aunque los funcionarios de UNICEF son optimistas debido al cambio en las actitudes, hay temor a que las inundaciones del año pasado puedan acelerar la práctica del matrimonio infantil. Casi 20 millones de personas fueron víctimas de las inundaciones y muchos no sólo perdieron sus hogares, sino también los medios para ganarse la vida.

Puede que ahora las familias tengan que forzar a sus hijas a contraer matrimonio de forma precoz debido a la pobreza.

Farzana dice que se trata de un ciclo que no quiere repetir. “No queremos que nuestras hijas sean como nosotras”, dice. “Queremos que nuestras hijas estudien y asuman sus responsabilidades, que se conviertan en maestras o en lo que deseen”.

Sin embargo, sin el apoyo financiero necesario para que las familias pongan fin a los viejos hábitos Farzana se teme lo peor.


 

 

Búsqueda