Estado de Palestina

El apoyo de UNICEF y AusAID a la mejora del saneamiento beneficia a los estudiantes palestinos

Por Monica Awad

HEBRÓN, Territorio Palestino Ocupado, 11 de abril de 2011. Por primera vez en la historia de la escuela primaria para niñas Al Shioukh, en la ciudad de Hebrón (Cisjordania), las alumnas disponen de instalaciones sanitarias en el propio centro.

4 de abril de 2011: Un informe sobre una alianza entre UNICEF y el Gobierno de Australia que suministra instalaciones sanitarias a las escuelas en Territorio Palestino Ocupado y mejora así los ámbitos de aprendizaje de sus estudiantes, y en especial de las alumnas.  Véalo en RealPlayer

Las 450 alumnas de la escuela habían sufrido hasta ahora debido a la falta de saneamiento adecuado. Hasta diciembre de 2010, las estudiantes de Al Shioukh tenían que usar las instalaciones de un centro de enseñanza vecino, la escuela secundaria para niñas Dalal Al Mughrabi, que alberga a unas 600 alumnas.

“Yo iba a la escuela Dalal Al Mughrabi porque allí hay inodoros”, explica Ansam, una alumna de nueve años de la escuela Al Shioukh. “Casi siempre tenía que esperar más de 10 minutos para usar los excusados, porque los baños siempre estaban llenos de niñas”.

“Ahora, en cambio, puedo ir al retrete cuando lo necesito”, añade Ansam, “porque tenemos nuestros propios inodoros aquí en la escuela”.

Apoyo de AusAID

Imagen del UNICEF
© UNICEF OPT/2011/Izhiman
Students at the Al Shioukh elementary school for girls dance during celebration of new water and sanitation facilities built by UNICEF, with AusAID support, in the West Bank city of Hebron.

Las deficientes condiciones en materia de agua, saneamiento e higiene tienen graves consecuencias para los niños y niñas palestinos, ya que diariamente cientos de ellos sufren enfermedades que les impiden, especialmente a las niñas, recibir educación de buena calidad.

El año pasado, con apoyo de AusAID, la Agencia de Australia para el Desarrollo Internacional, UNICEF construyó en la escuela Al Shioukh instalaciones sanitarias que cuentan con nueve inodoros, uno de ellos adaptado para las niñas con discapacidad.

Gracias a esas nuevas instalaciones, las alumnas faltan menos a clases. En marzo de 2011, sólo el 3% de las alumnas faltó a clases por lo menos un día, mientras que en marzo de 2010, la tasa comparable de ausentismo escolar llegaba al 10%.

Fomento de los comportamientos saludables

“AusAID comprende que la educación y la salud son dos aspectos de enorme importancia en lo que respecta al desarrollo en esta región”, comenta Catherine Walker, Directora General Adjunta de la Agencia de Australia para el Desarrollo Internacional. “Cuando mejoramos las instalaciones de agua y saneamiento en las escuelas no sólo ayudamos a mejorar la salud de los alumnos sino también las tasas de asistencia a clases, especialmente las de las niñas”.

Con la colaboración de AusAID, UNICEF construyó en 2010 instalaciones de agua y saneamiento en 59 escuelas de Cisjordania y Gaza a las que asisten unos 40.000 estudiantes. Este año se ponen en marcha iniciativas similares que beneficiarán a unos 44.000 alumnos y alumnas de 55 escuelas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/OPT 2011/Izhiman
Sixth grader Samiha, 11, washes her face at new sanitation facilities built by UNICEF and funded by AusAID at the Al Shioukh elementary school for girls in the West Bank city of Hebron.

“En alianza con el Ministerio de Educación y Educación Superior y gracias a los fondos que suministra AusAID, UNICEF mejora el suministro de agua y saneamiento ambiental en las escuelas y comunidades y fomenta la educación sobre la higiene con el objetivo de alentar en la población el desarrollo de hábitos saludables para toda la vida”, señala Jean Gough, Representante Especial de UNICEF.

Mejorar los ámbitos de estudio

En la escuela Al Shioukh, la educación de las niñas continúa amenazada por el deficiente estado del centro, que consiste en 13 aulas en estado de abandono en las que las alumnas estudian en condiciones de hacinamiento. La parte más vieja de la escuela data de 1916, cuando fue construida para que sirviera de establo. En 1960, el establo fue convertido en una escuela a la que se le agregaron luego pequeñas salas para  clases.

“Las edificaciones que componen la escuela siguen siendo inseguras. En invierno, la lluvia se filtra a las aulas, lo que representa una amenaza para las alumnas”, señala Fadwa Al Jamal, directora del centro.

Pese a que la comunidad de Al Shioukh otorga gran valor a la educación, la escuela no es un ámbito acogedor para las niñas. El estado ruinoso de las aulas y la carencia de espacio e instalaciones adecuadas para las actividades extraescolares dificultan aún más su aprendizaje.

“Aquí necesitamos aulas nuevas, limpias y saludables, además de una sala de computadoras, una biblioteca y un patio donde podamos jugar sin peligro”, apunta Ouhoud, una alumna de 10 años de edad.

El mejoramiento de las instalaciones de agua, saneamiento e higiene de las escuelas es uno de los muchos pasos que se deben dar para mejorar sustancialmente el desempeño de las escuelas y sus alumnos. Además de mejores condiciones de saneamiento, se necesitan ámbitos escolares seguros, protectores y confortables para que estudiantes como Ansam y Ouhoud puedan hacer realidad su sueño de un futuro mejor.


 

 

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda