Nepal

En Nepal se avanza con equidad hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Ayuda a las comunidades pobres y marginadas

Durante la cumbre mundial sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas, celebrada en Nueva York, se puso de relieve la importancia de prestar servicios a los niños y niñas en mayor situación de desventaja de todo el mundo para lograr los ODM con equidad para 2015. A continuación, un artículo referido a ese tema.

DISTRITO DE DADELDHURA, Nepal, 24 de septiembre de 2010 – A la distancia, la aldea de Shiradi, ubicada en la cumbre de una colina en los Himalayas, se parece mucho a muchas otras aldeas de los confines occidentales de Nepal. Y sin embargo, es muy distinta.

VÍDEO (en inglés): Sarah Crowe, de UNICEF, informa sobre los esfuerzos para avanzar hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio mediante la prestación de ayuda a las comunidades más pobres y marginadas de Nepal.

Como otras aldeas, se trata de una población pobre y distante, cuyos habitantes viven existencias difíciles. La aldea carece de caminos adecuados, electricidad y otros servicios básicos, pero también se trata de una aldea donde sólo vive la casta inferior y, lo que resulta aún más inusual, una comunidad en la que no reside ningún hombre.

Todos los hombres y niños en condiciones de hacerlo se han ido a trabajar a Delhi, la capital de la vecina India, dejando a las mujeres a cargo de todo el trabajo en este paraje inhóspito durante la mayor parte del año. Los hombres sólo regresan, y por periodos breves, una o dos veces por año.

Para las mujeres y niñas de Shiradi, lo más oneroso no es ni la accidentada geografía de este lugar apartado ni su condición de mujeres sino las tradiciones y los prejuicios de casta. Pese a su notable crecimiento económico, Asia meridional es una región donde las diferencias entre los pobres y los ricos son cada vez más profundas. En Nepal, esa disparidad ha adquirido un carácter aún más visible debido al aumento del número de millonarios, que contrastan con la inmensa mayoría de la población, que sobrevive con ingresos inferiores a 1,25 dólares diarios. Además, hay marcadas divisiones de castas que marginan a los integrantes de diversos grupos étnicos y tribus.

Ayuda al quintil más pobre

Esas son las brechas que UNICEF y otros organismos humanitarios están tratando de superar a medida que se acerca 2015, fecha fijada para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio(ODM). En algunas regiones, se trata de ayudar al quintil mas pobre, el sector de la población que ocupa el 20% más bajo de la escala económica, los más pobres entre los pobres.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Nepal/2010/Madhok
Una niña de la comunidad dalit regresa de la escuela en la aldea de Sarki Basti, localizada en el distrito montañoso de Kavre, cerca de Katmandú, la capital de Nepal.

En Shiradi, el tiempo parece haberse detenido. La extrema pobreza, agravada por las costumbres y actitudes tradicionales, ha demorado el desarrollo durante décadas. Las niñas se casan muy jóvenes, cuando aún no están preparadas para la maternidad. En algunos casos, cuando están menstruando se les obliga a permanecer fuera de las viviendas por temor a los supuestos perjuicios que pueden ocasionar a sus familias y al ganado.

Muchos niños, niñas y mujeres de la región son víctimas de la exclusión y no reciben los beneficios de las inversiones en el desarrollo humano simplemente porque nacieron pobres, o porque son mujeres, o porque pertenecen a determinada casta, o porque nacieron en determinado sitio.

Las consecuencias del sistema de castas

Rupa Joshi, de UNICEF, trabaja desde hace muchos años con las comunidades más marginadas de Nepal. Joshi ha comprobado la manera en que los entornos de extrema pobreza y tradiciones rígidas y perniciosas impiden que las mujeres y sus hijos logren un desarrollo y un progreso pleno.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Nepal/2010/Madhok
Varios niños juegan al pie de una colina en la aldea de Sarki Basti, donde muchas familias son discriminadas constantemente debido a que pertenecen a una casta considerada inferior.

“Esta población emigró de Achham trayendo con ella su cultura tradicional, que mantuvo viva”, explica Joshi en referencia a los comportamientos sociales que se observan en Shiradi. Comenta, por ejemplo, que en otras aldeas de la región no se aísla a las niñas y mujeres durante la menstruación y que por lo general los hombres no se van a trabajar a la India. “Todo eso es el producto de la pobreza, del sistema de castas... Es muy difícil sobrevivir en esta región”, comenta.

En otra aldea apartada llamada Sarki Basti, que se encuentra en el distrito montañoso de Kavre, la familia de Buddhamaya Mizar, una mujer de 50 años de edad, sufre todos los días discriminación por motivos de casta. Los seis integrantes de su familia pertenecen a la casta considerada más baja, los dalit, y son objeto constante de los prejuicios y las burlas de quienes pertenecen a las castas superiores. En Sarki Basti, hasta la ubicación geográfica de las viviendas está determinada por esa estructura social, ya que las familias de las castas más elevadas viven en lo alto de las colinas y las de las castas inferiores en los puntos más bajos.

“Aunque unos pocos pobladores de nuestra aldea nos tratan con igualdad, muchos nos piden que nos mantengamos alejados de ellos”, comenta Mizar. “Si comemos en sus hogares, tenemos que lavar nosotros mismos los utensilios que hayamos usado. Y ellos sólo los vuelven a tocar después de rociarlos con un líquido purificador”.

El logro de los ODM con equidad

Sin embargo, hasta en los lugares tan distantes y apartados como la aldea de Sarki Basti ya se han comenzado a sembrar las semillas del cambio, comenzando con los más jóvenes. UNICEF y sus aliados han instalado allí centros de desarrollo en la primera infancia y comités de asesoramiento jurídico para concienciar a las comunidades acerca de los derechos de los niños, niñas y mujeres. Asimismo se está brindando capacitación a agentes de la salud que se encargarán de vigilar el crecimiento de los niños y se fomentan las prácticas de la maternidad sin riesgos mediante la vinculación de las labores de las parteras tradicionales con las actividades de los trabajadores comunitarios.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Nepal/2010/Madhok
Una joven madre de la comunidad dalit y su abuelo frente a su vivienda, en la aldea nepalesa de Sarki Basti.

Nepal ha realizado importantes avances hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en 2015, especialmente en lo que concierne a la reducción de la mortalidad de los niños, ya que se encamina al logro a tiempo de esa meta. Las labores de UNICEF en el país están orientadas a ayudar a los niños, niñas y familias más pobres y marginadas mediante la prestación de servicios fundamentales, como los que brindan los equipos móviles de educación y salud. De esa manera se pueden prestar servicios en los lugares donde residen los más pobres y reducir las disparidades en el terreno.

Debido a que la mayor parte de los pobladores pobres del mundo viven en Asia meridional, lo que ocurra en esta región influirá profundamente con respecto a la posibilidad de que el mundo logre los ODM con equidad en los próximos cinco años.

©

 

 

Búsqueda