Malí

Las escuelas acogedoras para niños y niñas ofrecen un futuro más prometedor en Malí

Por Kelley Lynch y Heidi Good

BENENA, Malí, 18 de agosto de 2011. Durante una asamblea pública en la aldea de Benena, ubicada en la región maliense de Segou, unas mujeres congregadas alzaron la mano en el aire cuando se les preguntó por qué se había pasado por alto la educación de las niñas en su comunidad hasta entonces. Florence Koné, ataviada con un vestido de tela colorida para conmemorar el Día internacional de la mujer, se levantó en un arranque de entusiasmo. "¿Queréis saber por qué anteriormente no educábamos a nuestras niñas?, exclamó. "Yo os lo voy a decir: nos preocupaba que pudieran meterse en problemas, quizás podrían quedarse embarazadas, quizás abandonarían la escuela".

VÍDEO (en español): El corresponsal de UNICEF, Bob Coen, informa acerca de las ventajas de las escuelas acogedoras para la infancia de Malí.  Véalo en RealPlayer

 

Tan pronto como se sentó, Tangara Hawa Dembelé propuso una respuesta alternativa a la pregunta. "Es porque en casa eran útiles", afirmó. "Tenerlas en casa permitía a la madre darse un respiro".

Una comprensión mejor

Cuando UNICEF y sus aliados comenzaron a trabajar en la aldea de Benena, la situación allí era muy parecida a la de otras comunidades en todo Malí. Las tasas de matriculación escolar eran bajas, en particular las femeninas, y las tasas de repetición y de deserión escolar eran elevadas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF 2011/Mali
Kadia, de 14 años de edad, se lava las manos tras usar la letrina en Benena (Malí). Las escuelas acogedoras para la infancia construyen letrinas separadas para niños y niñas. Esto resulta particularmente importante para evitar que las adolescentes abandonen la escuela. La ausencia de letrinas que ofrecen intimidad puede provocar la deserción escolar de las adolescentes, o el ausentismo durante el período de menstruación.

Hoy, las cosas han cambiado. Con el apoyo de UNICEF y de los aliados locales, como World Education y PROMAVI, las comunidades locales comprenden mejor el valor de la educación de las niñas.

UNICEF brinda apoyo al Ministerio de Educación a escala nacional, regional y local, así como a las academias de profesores, para la puesta en práctica del enfoque acogedor con los niños y las niñas en la prestación de educación básica a los más desfavorecidos.

Las escuelas acogedoras para niños y niñas

Las escuelas acogedoras para niños y niñas son centros donde los alumnos asisten con ganas. Están dotados con recursos suficientes para ofrecer educación primaria básica y cuentan con profesores competentes que usan métodos que brindan a la infancia –a las niñas en particular– un entorno de aprendizaje seguro, educativo y respetuoso con las cuestiones de género.

Estas escuelas también se caracterizan por un sistema de agua y saneamiento mejorado, en particular, con letrinas separadas para niños y niñas: una comodidad que se ha revelado útil para promover la asistencia de las adolescentes.

Con la participación de la comunidad entera, las escuelas ofrecen educación y capacitación no sólo para los maestros, sino también para los estudiantes, progenitores y miembros de la comunidad, por medio de la participación en los consejos escolares, la asociaciones de madres y las clases de alfabetización funcional para adultos.

Unas tasas de asistencia elevadas

Imagen del UNICEF
© UNICEF 2011/Mali
Kadia Diara tiene 14 años y es estudiante en la escuela primaria de primer ciclo en Benena (Malí). Forma parte de una generación de niñas que ahora van a clase como resultado del enfoque acogedor para la infancia de UNICEF en materia de educación.

Las niñas en esta comunidad, como la estudiante de sexto grado y de 14 años de edad, Kadia Diarra, cosechan la recompensa de este cambio en el conocimiento y la actitud. En la escuela primaria de Benena y en otras escuelas acogedoras para niños y niñas de la región, las tasas de asistencia han aumentado, el rendimiento escolar ha mejorado, la repetición y deserción escolares son inferiores y en algunas escuelas, como la de Benena, el número de niñas matriculadas es de hecho superior al de niños.

El padre de Kadia, Worowe Diarra, nunca fue a la escuela pero ve de manera clara la ventaja de mandar a clase a sus hijas. "La escuela da a los niños la oportunidad de abrir sus mentes", dijo. "Es como sacar a tu familia de las tinieblas porque los niños aprenderán muchas cosas que serán útiles y que pueden aplicar en la familia".

Los estudios lo confirman. Muestran asimismo que las niñas que han recibido educación tienen más probablidades de brindar educación a sus propios hijos.

“Ahora todo el mundo sabe que si una niña va a la escuela puede obtener un trabajo y ayudar a su familia", afirmó Kadia con esperanza. "Si aprendes, puedes llegar a ser jefe y una persona conocida, incluso si eres una mujer".

 


 

 

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda