Malawi

Escuelas para África: Un modelo de comportamiento positivo para las niñas y las mujeres de Malawi

Imagen del UNICEF
© UNICEF Malawi/2007/Sevenier
Zile Shumba, madre soltera y directora de una compañía constructora, no es solo un ejemplo de lo que las mujeres pueden lograr en la sociedad de Malawi, sino también un ejemplo de solidaridad.

Por Gaelle Sevenier

LILONGWE, Malawi, 11 de marzo de 2008 – Zile Shumba es Directora Ejecutiva de CKK, una compañía constructora privada que UNICEF Malawi contrató para edificar nuevas aulas, como parte de la iniciativa Escuelas para África.

Esta mujer, soltera y madre de un hijo, constituye un modelo de comportamiento positivo para las niñas y las mujeres de Malawi tanto por ser directora de una empresa –algo excepcional en este país-, como por su decisión de dar trabajo a las mujeres y respaldar a los empleados que viven con el VIH.

Shumba tuvo una infancia afortunada debido a que sus progenitores consideraban el estudio como una prioridad para sus 10 hijas y su único hijo varón. Asistió a la universidad y trabajó para el Gobierno de Malawi antes de graduarse en ingeniería civil y arquitectura. En 1999 estableció su propia compañía de construcción.

Proyecto de renovación escolar

“Mis compañeros en la facultad de arquitectura eran 30 hombres y una mujer. Ella y yo tuvimos que esforzarnos mucho para poder terminar la carrera. La mayoría de los hombres pensaban que, por ser mujeres, debíamos limitarnos a cocinar para nuestras familias”, dice Shumba.

Como directora de su compañía, Shumba trabaja con frecuencia en zonas rurales, donde el mal estado de las carreteras representa un grave problema, especialmente en la temporada de lluvias. Esta experiencia sirvió para que, en 2007, UNICEF eligiera su compañía para renovar dos escuelas en los distritos de Mulanje, Thembe y Mathimbe, en el sur de Malawi.

“Esas dos escuelas habían sido construidas mucho tiempo atrás y nunca habían sido remodeladas. Además, las aulas no bastaban para dar cabida a todos los niños”, explica Shumba. “Hay que agradecer a UNICEF la construcción de estas escuelas para África. Los niños que antes se veían obligados a estudiar al aire libre ahora lo hacen en esas aulas, y esto tendrá importantes repercusiones”.

El trabajo promueve la autonomía de las mujeres

Shumba se aseguró de que su compañía contratara el mayor número posible de mujeres para trabajar en el lugar donde se estaban remodelando las escuelas y construyendo las nuevas aulas. De las 72 personas contratadas, 36 eran mujeres.

“Contratar mujeres es una manera de promover su autonomía en la aldea”, dice Shumba. “He visto innumerables problemas en los hogares. Muchas mujeres son solteras y atraviesan enormes dificultades para poder alimentar a sus hijos. Cuando ganan dinero, no dudan en invertirlo directamente en ellos”.

Antes de Shumba, la mayoría de las niñas de la zona nunca habían visto a una mujer conduciendo su propio automóvil. Tampoco conocían a otra mujer que dirigiera equipos de hombres y mujeres. Ella es muy consciente del simbolismo que representa para ellas este logro.

“Mi presencia allá ha servido para que muchas niñas que habían abandonado la escuela vuelvan a estudiar”, dice. “Yo aliento a las madres solteras a regresar a la escuela. Incluso algunas se sienten motivadas a crear sus propias empresas”.

Fondos adicionales para medicamentos contra el SIDA

La compañía de Shumba también ha asumido la responsabilidad de brindar información sobre el VIH/SIDA a sus empleados. De hecho, todos los meses se reserva medio día para instruirlos sobre la manera de protegerse contra esta enfermedad.

Un problema para la gente de Malawi que vive con el VIH es que el tratamiento mensual con medicamentos antirretrovirales –que son vitales– cuesta 500 kwacha (4 dólares) y muy pocos pobladores de las zonas rurales se pueden permitir ese lujo. Esto llevó a Shumba a tomar la decisión de contratar mujeres que viven con el VIH y a proporcionarles el dinero extra que necesitan para comprar sus medicamentos.

“Esta es una manera de incentivarlas para que se sometan al tratamiento”, concluye, “y es mi manera de salvar vidas”.


 

 

Escuelas para Africa (en inglés)

Búsqueda