Educación básica e igualdad entre los géneros

Una posibilidad de adoptar un enfoque más inclusivo en medio de la reconstrucción de Haití

Thomas Nybo, corresponsal de UNICEF, informa sobre los desafíos a los que hacen frente las personas con discapacidad en Haití. (Video en inglés)

 

Por Thomas Nybo

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 31 de mayo de 2013 – Cuando se produjo el terremoto de 2010, Jean Saint-Phar quedó sepultado e inconsciente tras el derrumbe de las paredes del aula donde estudiaba ingeniería. Cuando se despertó, pasó varias horas sin ningún signo de rescate. Temió morir como el estudiante que se encontraba sin vida junto a él.

“Si yo hubiera tratado de salir corriendo del aula, estaría muerto”, dice. “La escuela quedó aplastada como un trozo de papel. Yo pensé que era el fin del mundo”.

Jean quedó atrapado durante tanto tiempo que cuando finalmente fue rescatado, su pie izquierdo estaba destrozado e infectado con gangrena, y fue necesario amputárselo. También sufrió graves heridas en el pie y el tobillo derechos, y necesitó 18 operaciones para evitar la amputación. Hoy lleva una prótesis en el pie izquierdo y al caminar apenas se le nota que cojea.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Tras el terremoto de 2010, Jean Saint-Phar quedó enterrado bajo las paredes de su salón de clase. Cuando finalmente fue rescatado, tuvieron que amputarle el pie que había quedado destrozado.

“La parte más difícil de mi vida es tomar el transporte público”, dice Jean. “La gente no puede ver mi discapacidad, así que cuando estoy entre mucha gente me empujan y esto hace que me resulte a veces difícil mantenerme en pie y caminar”.

Para empeorar las cosas, dice Jean, las calles son desiguales, y las aceras están llenas de baches.

“Haití es un lugar difícil para las personas con discapacidad”, dice. “Yo imagino que sólo el tres por ciento de los edificios son verdaderamente accesibles para las personas con discapacidad”.

Una difícil situación

Gérald Oriol Jr. conoce muy bien los desafíos. Nació con distrofia muscular y ha estado usando una silla de ruedas desde la edad de 6 años. También se graduó en Harvard y es Secretario de Estado para la Integración de Personas con Discapacidad de Haití.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
En Haití, la gran mayoría de personas con discapacidad viven en condiciones de pobreza. El acceso a programas de educación y formación laboral sigue siendo un gran desafío.

“Se estima que hay cerca de 800.000 a 1.000.000 de personas con discapacidad en Haití ”, dice. “Estas son estimaciones generales, desafortunadamente todavía no tenemos estadísticas”.

“La gran mayoría de las personas con discapacidad de Haití viven en la pobreza extrema, y la situación, obviamente, es muy difícil. El acceso a la educación y a programas de capacitación laboral sigue siendo un gran desafío”.

Esa es la mala noticia. La buena noticia, dice el Sr. Oriol, es que la situación está mejorando, y el Gobierno está trabajando con el apoyo de UNICEF para adoptar un enfoque más inclusivo y equitativo a fin de mejorar la vida de las personas con discapacidad.

“Por ejemplo, ahora mismo estamos trabajando con el Ministerio de Obras Públicas para garantizar que en las nuevas normas de construcción se tenga en cuenta la accesibilidad”, dice. “Estamos trabajando con el Ministerio de Educación para garantizar que las nuevas escuelas sean accesibles para los niños con discapacidad, y estamos también en el proceso de rehabilitación de varias escuelas en distintos departamentos para asegurarnos de que los niños con discapacidad tengan acceso a estas escuelas.”

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Gérald Oriol Jr. nació con distrofia muscular y ha estado usando una silla de ruedas desde los 6 años. Es graduado de Harvard y Secretario de Estado para la Integración de Personas con Discapacidad de Haití.

El Gobierno de Haití ha facilitado una serie de pequeñas becas a estudiantes como Jean para ayudarles a completar su educación.

Ciudadanos activos

“Los niños con discapacidad también pueden destacarse, si se les da la oportunidad y tienen la posibilidad de ir a la escuela y de disponer de acceso a la educación igual que el resto de los niños. Y pueden ser también ciudadanos plenamente activos capaces de contribuir al desarrollo del país”.

UNICEF comparte la visión del Sr. Oriol de proteger los derechos de todos los niños y niñas, especialmente los más marginados.

“Si bien la situación es ciertamente dura y difícil, el Gobierno se ha comprometido a asegurarse de que la discapacidad sea uno de los elementos más importantes de su programa y mejorar la situación general de las personas con discapacidad”, dice. “Hay una gran cantidad de energía y de atención en la cuestión de las personas con discapacidad para asegurarse de que no sean olvidadas en la reconstrucción de Haití, a fin de que puedan ser plenamente capaces de ejercer sus derechos y su ciudadanía como el resto de las personas”.


 

 

Fotografía UNICEF: Los niños y la discapacidad

Búsqueda