Educación básica e igualdad entre los géneros

Ayuda a los niños secuestrados y explotados por los grupos armados en la República Centroafricana

Imagen del UNICEF
© UNICEF CAR/2012/C Boughton
En Obo (República Centroafricana), los ataques del Ejército de Resistencia del Señor han desplazado a poblaciones enteras.

Por Colette Boughton

OBO, República Centroafricana, 25 de julio de 2012. “Estaba en casa durmiendo con mi madre y mis hermanos y hermanas. En la noche llegaron unos hombres con armas y antorchas. A mí y a otros dos niños nos apartaron de mi familia y a muchos otros de nuestro poblado”, dijo Sophie* al recordar su secuestro y la esclavitud a la que la sometieron los integrantes del Ejército de Resistencia del Señor (ERS) en la República Centroafricana.

Ella y otros niños secuestrados fueron posteriormente separados y distribuidos entre las diferentes células del ERS, y les obligaron a trabajar como porteadores, cocineros, soldados y esclavos sexuales.

Contra todo pronóstico, Sophie se escapó y encontró su camino de regreso a Obo, una ciudad de la República Centroafricana que se ha convertido en un repetido objetivo de los ataques de este grupo armado.

Benedicte* habló de sus experiencias después de ser capturado. El Ejército de Liberación del Señor lo secuestró a él y a otros 13 niños en marzo de 2008. “Empecé transportando cosas, como porteador. Nos llevaron desde aquí [en la República Centroafricana] a una base en el Congo, que fue bombardeada, y luego el grupo se separó. Entonces me entregaron un arma. Tuve que ir a las aldeas a robar y matar. Me obligaron a matar para salvar mi propia vida”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF CAR/2012/S Bodemo
Se han creado escuelas temporales para los niños desplazados en la República Centroafricana.

Los dos largos años que precedieron a su huida todavía le pesan. “Se me olvida, pero cuando estoy solo mis pensamientos regresan a esas experiencias. No me gusta estar solo, prefiero estar con otras personas para poder olvidar mis experiencias”.

De regreso a sus comunidades

Para ayudar a Sophie y Benedicte a superar sus experiencias traumáticas y para reunirlos con sus familias, ambos fueron remitidos a los aliados de UNICEF y de la Oficina de asistencia de desastres en el extranjero de USAID.

Marzia Vigliaroni, una psicóloga y jefa de protección en Haut Mbomou con Cooperazione Internazionale (COOPI), ha ayudado a más de 300 niños secuestrados por el Ejército de Liberación del Señor en la República Centroafricana. Explicó cómo se brinda apoyo a los niños. “No se puede tratar al niño solamente. Necesito el apoyo de la comunidad para ayudar al niño a recuperarse”, dijo. “Escucho la historia de la víctima y lo que ha sufrido por medio de entrevistas individuales. También organizo grupos de apoyo para que las víctimas del ERS –niñas, niños, hombres y mujeres– puedan expresar sus experiencias y empezar a sentir que no son los únicos que han sufrido de esta manera. Asistir a la escuela y regresar a su familia tan pronto como sea posible ayuda a los niños a recuperar un sentido de normalidad”.

Vigliaroni explicó también que los efectos de este grupo armado se dejan sentir en toda la población en general. “Toda la comunidad, no sólo los secuestrados por el ERS, están traumatizados por los ataques”, dijo.

 

Imagen del UNICEF
© UN Office of the SRSG for Children and Armed Conflict/2011/T La Rose
Benedicte pasó dos años y medio como prisionero y combatiente del Ejército de Resistencia del Señor. Ahora ha recibido asesoramiento y ha regresado a su comunidad.

Esperanza para las comunidades desplazadas

El Ejército de Liberación del Señor se trasladó a la República Centroafricana en 2008. Desde entonces, la población que vive en las cuatro prefecturas orientales ha vivido bajo la sombra de los ataques sistemáticos del grupo armado.

Sin embargo, gracias a la creciente atención internacional a la difícil situación de los niños y las familias afectados por el Ejército de Liberación del Señor, se espera ahora que el terror infligido a las provincias orientales de la República Centroafricana llegue a su fin. El 13 de mayo de 2012, un alto comandante del grupo armado, César Achellam, fue capturado cerca de Obo. Con el comandante del Ejército de Liberación del Señor se encontraba una adolescente con un bebé, qur fueron remitidos a la atención de las redes comunitarias y ahora reciben apoyo de COOPI. Volverán con su familia en otra parte del país y recibirán apoyo de COOPI para asegurar que se recuperan de su experiencia.

Mediante el apoyo de USAID y de la Oficina de asistencia de desastres en el extranjero y otros donantes, UNICEF y sus aliados continúan ayudando a los niños a recuperarse de sus experiencias con el Ejército de Liberación del Señor  y a regresar a sus familias y comunidades. Los fondos de la Oficina también han ayudado a prestar servicios sociales básicos como la salud, la educación y el abastecimiento de agua y saneamiento para las comunidades afectadas por el ERS y las poblaciones desplazadas.

“UNICEF y la comunidad internacional tienen que seguir prestando servicios humanitarios en las zonas afectadas por el Ejército de Liberación del Señor  en la República Centroafricana”, dijo Tanya Chapuisat, representante de UNICEF en dicho país, “al tiempo que se centran también en aumentar la capacidad de la comunidad  para sobreponerse mediante el apoyo socioeconómico destinado a profundizar la reintegración y promover una recuperación duradera”.

*Los nombres se han cambiado para proteger la identidad.


 

 

Búsqueda