Educación básica e igualdad entre los géneros

El Embajador de Buena Voluntad Jackie Chan visita a los niños afectados por la trata de personas en Myanmar

Imagen del UNICEF
© UNICEF Myanmar/2012/Hlaing Moe
El Embajador de Buena Voluntad, Jackie Chan, abraza a Cho Cho (13 años) en una escuela no oficial a la que asiste en Myanmar. La joven trabaja como recolectora de hojas de té para ayudar a mantener a su familia.

Por Janine Kandel

YANGON, Myanmar, 11 de julio de 2012. Zaw* (12 años) es un niño que trata de labrarse un futuro. La vida no siempre ha sido amable con Zaw, que fue víctima de la trata y llevado a Malasia cuando era pequeño y luego tuvo que mendigar por las calles.

sin embargo, Zaw ha trabajado denodadamente para superar estas experiencias y la semana pasada pudo cumplir el sueño de conocer a uno de sus ídolos, el actor, icono de las artes marciales y Embajador de Buena Voluntad de UNICEF, Jackie Chan.

Inspirado por la fuerza de los niños

En un centro especial, Zaw y otros jóvenes sobrevivientes de la trata hablaron con Chan acerca de sus experiencias. A Mimi los traficantes la vendieron en dos ocasiones, primero a la edad de 10 años y luego de nuevo a la edad de 17 años. Con el apoyo de UNICEF, Zaw y Mimi están recuperándose de sus terribles experiencias mientras aprenden nuevas habilidades y se reúnen con sus familias.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Myanmar/2012/Wong
El Embajador de Buena Voluntad, Jackie Chan, graba mensajes contra la trata de personas en un dormitorio para jóvenes sobrevivientes de la trata en Mandalay (Myanmar).

Los jóvenes hablaron de sus esperanzas y sus sueños en el futuro y escucharon atentamente mientras Chan ofrecía su aliento y apoyo, junto con consejos sobre cómo pueden protegerse a sí mismos.

Chan se emocionó con sus historias. “Miren lo valiente y fuertes que son todos ustedes. Se vieron obligados a hacer cosas horribles por gente muy mala. Sin embargo, no les han impedido progresar”, dijo. “Ustedes están aquí construyéndose una nueva vida y les admiro profundamente por ello”.

La educación es clave para la protección

Durante su viaje por Mandalay, Chan visitó a niños que son especialmente vulnerables a la trata. En las escuelas, centros comunitarios e instalaciones de atención institucional se reunió con niños que viven en las calles, que trabajan en lugar de asistir a la escuela y crecen sin sus familias. Asimismo se reunió con niños afectados por VIH y otros que viven con alguna discapacidad.

En una escuela no oficial, Cho Cho (13 años) explicó que asiste a clases nocturnas porque ella tiene que trabajar por las mañanas en la recolección de hojas de té por 2 dólares al día para mantener a su madre.

Chan también se reunió con Mg Mg (9 años), que vive en una escuela monasterio. Debido a Mg Mg proviene de un estado donde persisten los conflictos étnicos, sus progenitores le han enviado lejos para garantizar su seguridad y para que reciba una educación.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Myanmar/2012/Wong
Mg Mg (9 años) conduce al Embajador de Buena Voluntad, Jackie Chan, y a funcionarios de UNICEF a su dormitorio en una escuela del monasterio de Mandalay (Myanmar).

Chan tenía mensajes importantes que ofrecer a todos los niños que conoció. “Permanezcan en la escuela y estudien mucho”, les dijo. “La educación es la mejor manera de protegerse contra las malas personas. Las malas personas conocen muchos trucos para engañarles y ustedes tienen que ser más inteligentes que ellos”.

“Nuestros niños no están a la venta”

Chan fue recibido no sólo por los niños que se habían preparado para su visita, sino también por cientos de admiradores que querían darle la bienvenida a Myanmar. Chan estaba contento de poder utilizar su fama para alentar a sus fans a que se unan contra la trata de personas.

Chan concluyó su visita a Myanmar ofreciendo una conferencia de prensa en la capital, Yangon. Allí, confirmó su compromiso de luchar contra la trata de personas y pidió ayuda a los medios de comunicación. “Les ruego que expongan las historias de trata de personas y hablen sobre el tema tanto como sea posible”, les exhortó. “Es necesario exponer estos horribles crímenes. Nuestros hijos no están a la venta”.

* Los nombres de los niños de esta historia son ficticios.


 

 

Búsqueda