Educación básica e igualdad entre los géneros

En Zimbabwe, el Fondo de transición para la educación reescribe el sistema educativo de Zimbabwe

UNICEF y el Gobierno de los Países Bajos iniciaron en una alianza en 2006 para ofrecer una educación de calidad a millones de niños desescolarizados como resultado de conflictos o desastres naturales. Esta iniciativa de cinco años garantizó que los niños recibieran apoyo tanto al comienzo de las situaciones de emergencia –con el restablecimiento de la enseñanza y la dotación de un entorno seguro de aprendizaje– como mediante la reconstrucción de los sistemas educativos. Conocido como “Vuelta a la normalidad”, este programa apoya una amplia gama de iniciativas educativas innovadoras, como el Fondo de transición para la educación en Zimbabwe.

Por Suzanne Beukes

HARARE, Zimbabwe, 11 de julio de 2012. Mediante un aparato parecido a una máquina de escribir, Kubulani Mbusa (15 años) crea un patrón grabado en relieve en una página en blanco. “Este es mi nombre”, dijo con orgullo.

VÍDEO (en inglés): UNICEF informa sobre el Fondo de transición para la educación, que proporciona recursos para el aprendizaje y mejora la calidad de la enseñanza para los niños más vulnerables y marginados de Zimbabwe, includios los niños con discapacidad.  Véalo en RealPlayer

Durante su vida escolar, Kumbulani no disponía de libros de texto para seguir la clase y ha dependido únicamente de su máquina de Braille marca Perkins para terminar su trabajo escolar.

Reescribir el sistema educativo de Zimbabwe

En Zimbabwe, los niños con discapacidad visual seguir el mismo plan de estudios que los demás niñossin problemas de visión, aunque a menudo sin los recursos necesarios.

Sin embargo, Kumbulani pronto podrá seguir las lecciones en su propio libro de texto y trabajar al mismo ritmo que los demás niños. Gracias a la colaboración del Ministerio de Educación, deportes, arte y cultura con UNICEF y los aliados donantes a través del Fondo de transición para la educación, se garantiza que los niños de Zimbabwe, especialmente los más marginados y vulnerables, dispongan de recursos apropiados para el aprendizaje.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Zimbabwe/2012/Beukes
Kubulani Mbusa (15 años) tiene problemas para seguir sus lecciones porque carece de un libro de texto en Braille. Él será uno de los beneficiarios de la distribución de libros de texto en Braille financiados por el Fondo de transición para la educación.

El Fondo ha prestado apoyo a Sor Catherine Jackson y su equipo de ocho personas en la biblioteca de Braille Dorothy Duncan, situada en Harare, con el fin de editar, imprimir y distribuir libros destinados a estudiantes con discapacidad visual. Ya se han editado 3.200 libros de texto en Braille básicos para las escuelas primarias y actualmente se imprimen también los libros de secundaria.

Sor Catherine comenzó la biblioteca de Braille hace más de 20 años. Perdió la vista de un ojo hace muchos años y está decidida a garantizar que los niños con discapacidad visual puedan alcanzar su pleno potencial. La suya es la única instalación en Zimbabwe que imprime libros en Braille. El pequeño equipo trabaja largas horas para asegurarse de que los libros estén listos a tiempo.

A pesar de hacer frente a graves problemas, como impresoras rotas y escasez de papel, Sor Catherine y su equipo no se dan por vencidos. “Es un trabajo muy difícil, pero lo hacemos porque queremos que los niños tengan los libros”.

Revitalizar la educación

El Fondo de transición para la educación surgió en 2009 con el fin de hacer frente a las graves necesidades del sistema educativo del país, que ha sufrido escasez de maestros, una relación de alumnos por libro de texto de 10 a 1 y altas tasas de deserción escolar.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Zimbabwe/2012/Beukes
Rumbidzai Chikwature (17 años) ya ha desafiado muchos obstáculos al completar gran parte de su educación secundaria en la escuela secundaria Chirinimbere de Zimbabwe. Muchas niñas de escuela secundaria, especialmente en las zonas rurales, abandonan la enseñanza debida a la pobreza, el embarazo o el matrimonio precoz

En palabras del Ministro de Educación, deportes, arte y cultura, David Coltart: “La Fundación ha tenido una repercusión profunda en el sector de la educación. Se ha mejorado la confianza y la relación de alumnos por libro de texto es incluso de 1 a 1. También hemos visto que la dotación de libros de ejercicios y otros materiales ha mejorado todo el entorno”.

En total, se han imprimido y adquirido unos 22 millones de libros de texto que se han distribuido en 8.015 escuelas primarias y secundarias, junto con otros suministros que incluyen materiales para centros de desarrollo infantil.

Además de los libros de texto, el Fondo también invirtió en la capacitación de comités de desarrollo de la escuela para mejorar la gestión de las escuelas en las comunidades y ha prestado asistencia técnica para fortalecer la capacidad del Ministerio con el fin de supervisar los servicios educativos.

Estas inversiones, junto con iniciativas tales como el módulo de educación básica de asistencia, que ayuda a los niños vulnerables a asistir a la escuela, han ayudado a revitalizar el sector de la educación y han aumentado el rendimiento de los alumnos.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Zimbabwe/2012/Beukes
Unos niños toman un descanso para almorzar en la escuela de necesidades especiales St. Giles en Harare (Zimbabwe).

Avanzar más

En la escuela primaria Dombo, en el distrito de Chivi, se empiezan a ver los resultados. El director Anyway Zenda expresó: “El rendimiento ha mejorado debido a la disponibilidad de estos libros de texto. El número de aprobados ha aumentado desde el primer hasta el séptimo grado”.

Los aliados ponen en práctica un plan a largo plazo centrado en inversiones más amplias en las escuelas para mejorar aún más la calidad de la educación. El representante de UNICEF en Zimbabwe, Peter Salama, explicó: “Debido al éxito de la primera fase del Fondo, todos nuestros aliados, el Ministerio de Educación, los donantes, las Naciones Unidas y la sociedad civil, han dicho que no podemos detenernos aquí. [Tenemos que] avanzar todavía más ahora y llegar a la fase dos, que contempla una intervención más sofisticada y compleja”.

“Va a ser más difícil”, expuso Jorge Pereiro Pinon, jefe de sectores sociales de la delegación de la Unión Europea que visitó Zimbabwe. “Pero tenemos una base muy buena, así que estamos seguros de que funcionará tan bien como la primera fase”.

La esperanza es que estas inversiones propicien que todos los niños de Zimbabwe tengan la oportunidad de alcanzar todo su potencial. En cuanto a Kumbulani, está trabajando denodadamente para cumplir un día su sueño de convertirse en abogado.


 

 

Búsqueda