Educación básica e igualdad entre los géneros

El acceso a la vulnerable comunidad ik de la región ugandesa de Karamoja

Por Anne Lydia Sekandi

REGIÓN DE KARAMOJA, Uganda, 5 de marzo de 2012. Magdalena (12 años) está impaciente por ir a la escuela. Ella sueña con convertirse en enfermera o doctora algún día para atender a su pueblo cuando crezca.

VÍDEO (en inglés): 23 de febrero de 2012: La corresponsal de UNICEF, Karin Bridger, informa sobre la labor de UNICEF con la remota comunidad ik en Uganda.  Véalo en RealPlayer

“Me aseguraré de poder tratar a las personas y administrarles medicinas para que puedan sentirse mejor”, dijo.

Magdalena pertenece a la comunidad ik, una pequeña minoría étnica de las montañas de Karamoja, al noreste de Uganda. Viven en varios poblados pequeños después de verse desplazados cuando sus tierras fueron convertidas en parte de un parque nacional.

“Me aseguraré de poder tratar a las personas y administrarles medicinas para que puedan sentirse mejor,” expuso Magdalena, sabedora de que puede conseguir su sueño ya que va a la cercana escuela primaria de Usake, en el marco de una serie de programas que apuntan a ayudar a su remota y marginada comunidad.

Necesidad de servicios

UNICEF brinda apoyo para la construcción de la nueva escuela primaria, brindando así una oportunidad muy necesaria para los niños de la comunidad de recibir una educación. Se han construido dos aulas, con letrinas próximas, y dos más están en construcción.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Uganda/2012/Sibiloni
Los escolares de primaria pertenecientes a la minoría ik de Uganda reciben el almuerzo gracias a un programa de alimentación escolar.

La matriculación no ha sido un problema para la nueva escuela pero que los niños continúen sus estudios constituye todavía un desafío. En 2011, por ejemplo, 620 niños se matricularon para las clases primera a tercera de la educación primaria, aunque sólo mitad asistió a clase.

Sin embargo, un programa de alimentación escolar de las Naciones Unidas tiene por objetivo brindar a los niños un incentivo para continuar en la escuela.

“Las Naciones Unidas han apoyado el programa de alimentación escolar en Karamoja. Se trata de otro modo de movilizar a los alumnos, [de otro modo] estos niños no vendrían a la escuela”, informó Hillary Salopeo, inspectora escolar del distrito.

En esta línea, se ha construido un nuevo centro médico en Usake que atiende a cinco poblados cercanos y ofrece servicios básicos más próximos a la comunidad.

Según el oficial de salud del distrito, James Lokepe, tanto el centro médico como la escuela constituyen una medida de desarrollo bienvenida que ayudará a salvar vidas.

“Cuando volvemos la vista atrás hacia los antiguos usos, sin instalaciones de salud, sin escuela, la mayor parte de ellos no podía acudir a clase: la mayoría se estaría muriendo”, comentó Lokepe.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Uganda/2012/Sibiloni
Los estudiantes de la minoría ik asisten a la escuela primaria de Usake en el distrito de Kaboong (Uganda). Los ik se cuentan entre los muchos grupos étnicos desplazados de sus tierras por la creación de un parque natural.

La protección de los niños vulnerables

La violencia contra mujeres y niños es también un problema dentro de la comunidad ik.

UNICEF ha abordado esta cuestión mediante el establecimiento de comités de protección infantil, grupos que educan a miembros de la comunidad sobre cuestiones como los peligros del matrimonio precoz y la explotación sexual. Los comités también remiten a los servicios jurídicos y coordinan con War Child UK, una organización no gubernamental aliada.

Los programas de UNICEF son parte de una respuesta más grande de las instituciones de las Naciones Unidas que trabajan "unidos en la acción", un planteamiento holístico para la asistencia de grupos vulnerables.

Magdalena entiende la importancia de los nuevos programas en su comunidad.

“Es muy importante ir a la escuela para adquirir conocimientos”, afirmó. “Es muy importante ir a la escuela, brindar un servicio a la comunidad y facultarla”.


 

 

Búsqueda