Educación básica e igualdad entre los géneros

Una campaña ayuda a los niños más vulnerables de Mozambique a desarrollarse por medio del deporte

Por Jonah Fisher

SOFALA, Mozambique, 23 de agosto de 2011. El grupo de jóvenes estudiantes situado delante del perímetro del arenoso campo de fútbol prorrumpió en gritos al marcarse un gol. En Sofala, esta pobre provincia costera de la región central de Mozambique, el fútbol es un juego de grandes sueños y aspiración.

VÍDEO: El corresponsal de UNICEF, Pedro Bujalance, informa sobre la iniciativa "International Inspiration" de Mozambique, una campaña mundial dirigida por el Comité Olímpico de Londres, UNICEF y otros aliados para llevar las ventajas del deporte para el desarrollo de 12 millones de niños para las Olimpiadas de Londres de 2012.  Véalo en RealPlayer

“Mi deporte favorito es el fútbol, es divertido y también es bueno para nuestro cuerpo”, afirma Isac Basilo, un estudiante de séptimo grado de la escuela primaria GuaraGuara que tiene 15 años de edad. El año pasado, los más de 2.000 alumnos de la escuela recibieron un estímulo para el deporte.

Se trata de una de los cientos de escuelas de todo el país beneficiaria de la iniciativa mundial “International Inspiration” (inspiración internacional), dirigida por el Comité Olímpico de Londres, UNICEF y otros aliados para llevar las ventajas del deporte para el desarrollo a 12 millones de niños para comienzos de las Olimpiadas de Londres de 2012.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
La iniciativa se enfoca en el uso del deporte como instrumento para el desarrollo infantil y equipar a los maestros con los mejores métodos para unir a los niños.

La atención se centra no sólo en brindar equipamiento deportivo nuevo, aunque que los nuevos balones, uniformes y otros materiales  son bienvenidos. Sino más bien en el uso del deporte como instrumento para el desarrollo del niño y en equipar a los maestros con los mejores métodos  para unir a los niños. La meta es aprender a partir de un ejercicio estructurado y desarrollar el juego con pasión, así como desde el punto de vista físico y psicológico.

A la sombra de una pareja de altos y frondosos árboles, Veronica Arminda, maestra de tercer grado en la escuela, reúne en círculo a sus 57 alumnos. Ella pertenece a un grupo de profesores de la escuela que recibió un curso de capacitación pedagógica.

“Después del seminario he aprendido la manera para incorporar la educación física en mis clases”, explica. “Estamos mejor preparados para emplear el deporte con el fin de reunir a chicos y chicas. Cuando nos percatamos de que un niño no está jugando intentamos que participe”.

Invertir en educación

Las escuelas no son atípicas en las zonas rurales pobres de esta nación sudafricana, donde 11.5 millones de la población tienen menos de 18 años de edad. Desde el fin de la prolongada guerra civil en 1992, se ha realizado un enorme esfuerzo para invertir en educación. Hoy, el 83% de los niños están matriculados en la escuela primaria respecto del 32% registrado en 1992. Las tasas escolares fueron abolidas para la enseñanza primaria en 2005 y existe una política que permite la libertad de uniforme, de modo que muy pocos alumnos son rechazados.

El director de escuela Guara Guara, Zacarias Abias,  que ha estado a cargo de este centro de primaria desde hace casi un año, se enorgullece del progreso que están realizando. Al amparo de la iniciativa de las escuelas acogedoras para la infancia, UNICEF ha contribuido a la construcción de siete aulas nuevas y numerosos retretes.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
La iniciativa de las escuelas acogedoras para la infancia trata de establecer normativas nuevas y mejorar la calidad del aprendizaje para que más niños completen sus estudios, además de convertir las escuelas en entornos seguros, relevantes y estimulantes.

El cupo de las aulas se ha reducido de en torno a 100 hasta 65 alumnos pero el objetivo es reducirlo más todavía hasta una cifra inferior a los 50 estudiantes, pese a que será difícil lograrlo. “Puesto que vivimos cerca de las llanuras inundadas, sendas familias se han mudado a terrenos más elevados, por lo que este año tenemos más estudiantes en busca de plaza”, explica Abias.

Su equipo de 40 maestros, que perciben cerca de 150 dólares estadounidenses al mes, gestionan dos sesiones escolares diarias. Una cohorte de alumnos llega por la mañana temprano y la segunda comienza después del mediodía. La iniciativa de la escuela acogedora para la infancia, que opera actualmente en 750 centros de siete distritos, tratao de establecer normativas nuevas y mejorar la calidad del aprendizaje de manera que más niños y niñas acaben su educación, y también convierte las escuelas en entornos seguros, relevantes y estimulantes.

El deporte como inspiración

“La mezcla de niños jóvenes y mayores en el mismo grado puede acarrear complicaciones como el embarazo adolescente”, expone Abias. El año pasado, 150 niños abandonaron la escuela, muchos de ellos por cuestiones relacionadas con el embarazo adolescente. Y en todo el país se han denunciado numerosos casos de abusos sexuales a manos de profesores.

Abias cree que la combinación de factores como un número inferior de alumnos en el aula, la mejora de la infraestructura física y ahora las actividades deportivas para el desarrollo  ayudan todos ellos a mejorar la calidad educativa.

“Hemos visto las ventajas que traen las inversiones en la escuela”, comenta Abias con orgullo. “Los niños y niñas disfrutan de un deporte más estructurado. Eso les da confianza y los mantiene activos y entretenidos”.

 


 

 

Búsqueda