Educación básica e igualdad entre los géneros

Crear un entorno seguro para los niños y niñas en las escuelas divididas de Bosnia y Herzegovina

Imagen del UNICEF
© UNICEF Bosnia and Herzegovina/2010/Panjeta
UJnos niños presenciaron la actuación de "Soy el más importante!, una representación teatral del Proyecto Génesis en una escuela primaria de Busovaca (Bosnia y Herzegovina).

Por Taleen Vartan

NUEVA YORK, EE.UU., 13 de julio de 2011. Muchas escuelas de Bosnia y Herzegovina reflejan aún las tensiones étnicas desatadas por los prolongados conflictos armados que asolaron la región a mediados de la década de 1990. Están divididas en “dos escuelas bajo un solo techo” y en escuelas de una etnia, donde los alumnos de las regiones pluriétnicas están segregados en función de su origen étnico o su nacionalidad.

En estas escuelas, los alumnos asisten a clases separadas y no tienen relaciones con los estudiantes fuera de su propio grupo.

Durante 15 meses a partir de septiembre de 2009, UNICEF apoyó el Proyecto Génesis, destinado a crear entornos seguros en 12 de estos centros denominados “dos escuelas bajo un solo techo”. El Gobierno de los Países Bajos contribuyó a financiar la iniciativa por medio de los fondos generales del programa de Educación en situaciones de emergencia y de transición después de una crisis.

El proyecto ofreció formación a padres y madres, maestros y estudiantes sobre la resolución pacífica de conflictos y les dotó de aptitudes en materia de comunicación.

Calmar las tensiones étnicas

En su fase inicial, el Proyecto Génesis se centró en la capacitación de los maestros y las familias de diferentes grupos étnicos en torno a la importancia de la inclusión social y la necesidad de integrar actividades de resolución pacífica de los conflictos en el programa escolar diario.

Posteriormente, el proyecto organizó actividades para niños y niñas, como espectáculos de marionetas, para mejorar la cooperación pluriétnica en las comunidades seleccionadas. Estos espectáculos y otras actividades educativas similares en el aula ayudaron a educar a los estudiantes sobre la prevención y resolución no violenta de conflictos, y la importancia de la comunicación.

“Cualquier maestro o director de escuela sabe que es importante resolver los conflictos”, explicó el profesor Darko Izindzic. “Es muy importante para nosotros que no haya problemas aquí”.

La fase final del Proyecto Génesis trató de eliminar los estereotipos étnicos existentes mediante la promoción del arte y de otras actividades creativas que incorporan la participación de los niños.

Compañeros de los alumnos y maestros capacitados, así como los propios niños, compartieron mensajes de resolución pacífica de conflictos con sus amigos, sus parientes y sus vecinos. “Es importante que juguemos, que salgamos juntos, que sepamos que podemos estar juntos”, dijo Osman, uno de los estudiantes.

Un lugar seguro para los niños

En total, el Proyecto Génesis llevó a cabo 41 talleres y seminarios de capacitación para cerca de 1.200 maestros, administradores de escuela y progenitores. El proyecto llevó a cabo también 45 espectáculos de marionetas para alrededor de 3.800 estudiantes y maestros. En 12 escuelas segregadas se llevaron a cabo otras actividades conjuntas, y más de 3.500 personas participaron en estas actividades educativas.

Los estudiantes y los maestros han seguido organizando estas actividades conjuntas incluso después de la terminación oficial del proyecto.

“Estos estereotipos [entre los alumnos] están ahora a un nivel más bajo”, dijo la gestora del Proyecto Génesis, Azra Talic. “Resulta fácil mostrarles que las cosas son diferentes por medio de la música, el juego, la risa, la cooperación, la comunicación, es decir, por medio del intercambio, de la socialización... con mucha sinceridad dicen que antes pensaban sobre de una manera los demás y ahora comprueban que estaban equivocados”.

“No es el final”

La capacidad de UNICEF y del Proyecto Génesis de ofrecer educación para la construcción de la paz ha ayudado a los niños y niñas a superar las barreras étnicas y establecer relaciones más profundas y más sinceras. Como resultado de estos y otros esfuerzos, la comunicación sigue mejorando entre los grupos étnicos segregados de Bosnia y Herzegovina, y la escuela se ha convertido en un lugar más seguro para los niños y los maestros.

“Esto no es el final”, dijo Antun Milos, director de escuela. “Seguiremos insistiendo y esto es, si me permite decírselo de esta manera, la primera parte del partido. También jugaremos la segunda parte, porque estamos preparados para hacerlo”.


 

 

Búsqueda