Educación básica e igualdad entre los géneros

Un mes después del terremoto de Japón, los estudiantes de la prefectura de Miyagi regresan a clases

Imagen del UNICEF
© UNICEF Japan/2011/Nakai
Al regresar a clases, los alumnos de quinto grado de la segunda escuela primaria de Onagawa, en la prefectura de Miyagi, reciben mochilas con material escolar suministradas por UNICEF y el Comité Nacional de Japón pro UNICEF.

Por Mihoko Nakagawa

TOKIO, Japón, 12 de abril de 2011. Después de cuatro semanas en las que la segunda escuela primaria de Onagawa, situada en la prefectura de Miyagi, permaneció cerrada y vacía, sus alumnos han regresado a las aulas y los pasillos del centro resuenan con sus risas. Al cumplirse un mes del sismo y el maremoto que devastaron Japón el 11 de marzo, unos 800 alumnos y alumnas reanudaron hoy sus estudios en esa escuela.

“Me complace enormemente volver a verlos”, apuntó Michiko Kajitani, directora del centro, al dirigirse a los estudiantes durante la ceremonia de reapertura de la escuela, que fue la primera que reanudó sus actividades en la prefectura de Miyagi. “Ahora tenemos que estudiar con afán y ayudarnos los unos a los otros”.

Los estudiantes de la escuela compartirán las instalaciones con los alumnos de otro centro de educación que quedó totalmente destruido por el terremoto. “Demos la bienvenida a nuestros nuevos amigos”, añadió Kajitani, “y unámonos para ser más fuertes”.

“Nuestra prioridad es la educación de los niños”, añadió Sadaharu Endo, que preside la Junta municipal de educación de Onagawa. “Estamos haciendo todos los esfuerzos a nuestro alcance para que nuestros niños y niñas puedan regresar a clases”.

Recuerdos trágicos un mes después

En Japón, abril es un mes de esperanzas renovadas ya que es cuando comienza el año escolar. Aunque los alumnos de la segunda escuela primaria de Onagawa están encantados de regresar a clases, aún están frescos en sus memorias los recuerdos de la reciente tragedia.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Japan/2011/Nakai
En la prefectura de Miyagi, Japón, que sufrió los efectos del terremoto, los alumnos de la segunda escuela primaria de Onagawa participan en una ceremonia con motivo de la reanudación de las clases.

“Perdí muchas cosas en el terremoto”, comentó Anna Watanabe, una alumna de sexto grado. “Algunos de mis amigos más queridos se han marchado a lugares muy lejanos, pero trataré de seguir sonriendo, porque nuestras sonrisas no sólo pueden ayudar a reconstruir nuestra escuela sino también nuestra comunidad”.

La reanudación de las clases estaba originalmente programada para el viernes pasado, pero el jueves a la noche un violento terremoto sacudió la región, donde se continuaron sintiendo sus réplicas hasta la mañana del viernes. Debido a ella, se pospuso el regreso a clases por razones de seguridad.

“Cuando se enteraron de que tenían que seguir esperando, algunos niños se pusieron a llorar”, comentó una de las maestras que fueron a los refugios y albergues donde se encontraban sus alumnos para darles la mala noticia.

Colaboración con las autoridades locales

UNICEF y el Comité Nacional de Japón pro UNICEF colaboran con las autoridades de gobierno locales de las regiones afectadas por el sismo y el maremoto con el fin de dar apoyo a las iniciativas de regreso a las escuelas. Los alumnos que volvieron a clases en los centros de la prefectura de Miyagi recibieron mochilas de UNICEF llenas de material escolar.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Japan/2011/Nakai
El maestro y los alumnos de primer grado de la segunda escuela primaria de Onagawa, en la prefectura de Miyagi (Japón), reanudan las clases, que se habían interrumpido debido al terremoto.

Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF, hizo llegar a los niños un mensaje de felicitación.

“Mi agradecimiento a todos los que hicieron posible la celebración de este día de retorno a la escuela”, señaló. “Y les envío mis mejores deseos de que tengan un año escolar maravilloso”.

Devolver la normalidad a los niños

UNICEF, el Comité Nacional de Japón y otros aliados se preparan, entretanto, para prestar asistencia adicional a los niños, niñas y mujeres afectados por el desastre. Esa ayuda consistirá, entre otros servicios, en la atención de la salud maternoinfantil y la creación de entornos acogedores para las madres y sus hijos. Asimismo, se llevarán a cabo actividades de atención y protección de los niños huérfanos.

“No escatimaremos ningún esfuerzo para devolver la normalidad a nuestros niños”, afirmó Ken Hayami, Director Ejecutivo del Comité Nacional de Japón pro UNICEF.


 

 

Búsqueda