Educación básica e igualdad entre los géneros

El nuevo informe señala el efecto que causan los conflictos armados en la educación y hace un llamamiento para promover la ayuda internacional

Presentación del "Informe de seguimiento mundial de la Educación para Todos"

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2011/Kamimura
Los expertos se reúnen en la Universidad de Columbia en Nueva York para presentar el "Informe de seguimiento mundial de la Educación para Todos", centrado en la educación y los conflictos armados.

Por Gabrielle Galanek

NUEVA YORK, EE.UU., 3 de marzo de 2011. Más del 40% de los niños sin escolarizar de todo el mundo viven en países afectados por conflictos armados, según el recién publicado Informe de seguimiento mundial de Educación para Todos de la UNESCO, en el que se señala cómo la ayuda comunitaria no está logrando abordar las graves necesidades en materia educativa de 28 millones de niñas y niños de todo el mundo.

Esta semana, un gran número de figuras internacionales presentaron en la Universidad de Columbia en Nueva York el exhaustivo informe La crisis oculta: Conflicto armado y educación. Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF, y Graça Machel, fundadora y Presidenta de la Fundação para o Desenvolvimento da Comunidade (fundación para el desarrollo de la comunidad), enviaron mensajes por vídeo.

El informe de seguimiento mundial supervisa todos los años los avances del objetivo marcado por Educación para Todos para hacer frente a las necesidades educativas de todos los niños y las niñas antes de 2015. El informe de este año presenta un amplio programa de cambio, que incluye medidas más firmes contra las violaciones de los derechos humanos, un repaso general a las prioridades de ayuda mundial, el fortalecimiento de los derechos para las personas desplazadas y una mayor atención al modo en que los fracasos en materia de educación pueden aumentar el riesgo de conflictos.

El poder de la educación

“Los conflictos armados continúan siendo un importante obstáculo para el desarrollo humano en muchas partes del mundo, pero de manera generalizada se pasa por alto el efecto que provocan en la educación”, dice Irina Bokova, Directora General de la UNESCO. “La educación se encuentra en primera línea de los conflictos, cuando debería estar en la vanguardia de la construcción de la paz".

El informe de seguimiento mundial también hace un llamamiento a que se acabe con la cultura de impunidad que rodea a la violencia sexual, a que se aplique de forma más rigurosa el ya existente derecho internacional y a la creación de una Comisión internacional sobre la violación y violencia sexual respaldada por la Corte Penal Internacional.

“Los derechos humanos son un asunto prioritario en el programa de Educación para Todos”, expresó Mary Robinson, ex Presidenta de Irlanda y Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos desde 1997 a 2002. “Conforme cambia la naturaleza de los conflictos armados, los niños dejan de sufrir daños colaterales. Los niños y las escuelas en particular se han convertido en objeto sistemático y deliberado de los ataques”.

Michelle Bachelet, ex Presidenta de Chile y Directora Ejecutiva de la recién creada organización ONU Mujeres, añadía: “Las niñas y los niños están forzados a vivir en un clima de terror. El informe de seguimiento mundial de 2011 pone de manifiesto que ningún seguimiento o resolución de alto nivel sustituye al hecho de brindar protección cuando ésta se necesita”.

Financiaciones muy por debajo de lo necesario

Buena parte de los países más pobres del mundo gastan muchísimo más dinero en armas que en educación básica. Si de los 21 países con un índice mayor de desigualdad recortasen el gasto militar en sólo un 10%, un total de 9,5 millones más de niñas y niños podrían asistir a la escuela.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2011/Kamimura
La vigésimo séptima Gobernadora General del Canadá y enviada especial de la UNESCO para Haití, S.E. Michaëlle Jean, habla en el acto de presentación del informe de seguimiento mundial en la Universidad de Columbia de Nueva York.

“No estamos ante una crisis financiera sino ante una crisis moral”, manifestó el Profesor Jeffrey Sachs, Director del Instituto de la tierra de la Universidad de Columbia, al destacar el fracaso de la comunidad internacional a la hora de asignarle a la educación los recursos adecuados.

S. E. Michaëlle Jean, enviada especial de la UNESCO para Haití y ex Gobernadora General del Canadá, al hablar de la destrucción de su país nativo tras el terremoto del año pasado, se hizo eco de la urgencia de la crisis en materia educativa a la que se enfrentan las niñas y los niños.

“El acceso a la educación es una cuestión de vida o muerte para los niños y jóvenes haitianos”, afirmó Jean al hablar extensamente sobre la educación como el pilar de naciones estables y pacíficas. “La educación tiene la capacidad de inculcar la fe en el poder transformador de la verdad y la reconciliación”, expuso Jean.

El camino hacia el desarrollo

UNICEF lleva mucho tiempo ofreciendo educación a niñas y niños durante y después de los conflictos armados y desastres naturales. Contando con los generosos fondos del Gobierno de los Países Bajos, UNICEF inició un programa de 201 millones de dólares para consolidar el acceso y la calidad de la educación, y contribuir a la estabilidad en países emergentes y en transición después de una crisis. Se calcula que desde 2007 el programa “Vuelta a la normalidad” ha facilitado anualmente oportunidades educativas a unos 6 millones de niñas y niños de 41 países.

Una de las recomendaciones del informe era aumentar las actuaciones de la UNESCO y UNICEF en las iniciativas para la construcción de la paz, consideradas un componente vital para edificar una resistencia contra futuros conflictos y ayudar a que las comunidades se reconcilien después de la guerra. UNICEF está emprendiendo en la actualidad un estudio sobre la función que la educación puede desempeñar en la construcción de la paz y en los planes de desarrollo a largo plazo de los países golpeados por la crisis.

Aunque se encontraba viajando por la República Democrática del Congo, Anthony Lake se dirigió a al público en un mensaje de vídeo. “Los conflictos armados destruyen más que las vidas y los edificios. Destruyen el progreso y pueden hacer fracasar el potencial”, dijo Lake y recalcó el compromiso de UNICEF en materia de educación como camino hacia el desarrollo sostenible. Cabe esperar que, con un renovado interés sobre el efecto de los conflictos armados en la educación, gobiernos, donantes y población civil utilicen el nuevo informe de seguimiento mundial para defender la importancia de la educación en los esfuerzos de desarrollo internacional.


 

 

Búsqueda