Educación básica e igualdad entre los géneros

Los centros preescolares comunitarios sirven de base para el acceso a la educación primaria en Benin

Por Vivian Siu

SINENDE, Benin, 26 de noviembre de 2010 – A pesar de las peores inundaciones de Benin en la historia reciente, que anegaron las dos terceras partes de este país de África occidental en el otoño pasado, las iniciativas de educación que reciben apoyo de UNICEF aquí siguen prosperando.

VÍDEO (en inglés): La corresponsal de UNICEF, Vivian Siu, informa sobre las iniciativas de educación basadas en la comunidad después de las graves inundaciones recientes en Benin.  Véalo en RealPlayer

El acceso a la educación es un desafío en Benin, uno de los países más pobres del mundo, donde casi la mitad de la población vive con menos de 1,25 dólares al día.

En 1994, UNICEF y el Gobierno de Benin crearon una iniciativa de educación preescolar basada en la comunidad para proporcionar a los niños una base sólida con la que entrar a la escuela primaria. El programa se inició en seis escuelas; hoy en día, hay más de 200 iniciativas de educación preescolar dirigidas a las zonas más remotas.

Impulsar la matriculación

Wahi, de 4 años, asiste a uno de esos centros preescolares en Sinendée, una ciudad situada en el centro de Benin. Su padre, Gnansi Orou Yo, un agricultor, apoya la oportunidad de que su hijo reciba una educación temprana. Para él, ir a la escuela nunca fue una posibilidad. “Nunca he puesto un pie en una escuela”, dice.

La educación preescolar permite a Wahi y otros niños a expresarse libremente y desarrollar sus identidades y habilidades en un ambiente acogedor.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Benin/2010
Wahi, de 4 años, posa con su familia. Su padre, Gnansi Orou Yo brinda apoyo para que su hijo obtenga una educación. Él no tuvo la opción de ir a la escuela.

“Antes del inicio de este programa que recibe apoyo de UNICEF, el sistema educativo en Benin se encontraba en una mala situación”, dijo Bertin Danvide, Jefe de la oficina de UNICEF en Parakou, refiriéndose a la baja tasa de matriculación, las altas tasas de deserción y el hecho de que había menos niñas que niños matriculados en la escuela. Todos estos indicadores han mejorado desde entonces, y Benin podría estar muy bien en camino de alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio 2, que aboga por el acceso universal a la escuela primaria para niños y niñas en 2015, la fecha límite del cumplimiento de los ODM.


Ayuda adicional para los progenitores

No es sólo Wahi quien se beneficia del programa de educación preescolar. Su madre, Mamatou Orou Yo, también lo hace, ya que la iniciativa ofrece a los padres y madres actividades generadoras de ingresos tales como fabricación de manteca y de otros alimentos.

La madre de Wahi dice que se siente capacitada por el programa “porque las ganancias que obtengo me permiten realizar algunos gastos del hogar, dar una asignación a mis hijos y me ayudan a organizar mis finanzas”.

Además de ayudar a las madres, UNICEF está construyendo letrinas, ofreciendo más capacitación docente y suministrando equipos y recursos educativos para estudiantes y profesores en Benin.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Benin/2010
La educación preescolar permite que Wahi y otros niños se expresen libremente, desarrollen sus identidades y destrezas en un entorno cultivador.

“Con esta iniciativa preescolar basada en la comunidad, incluso los niños mayores, que normalmente son responsables de cuidar a sus hermanos cuando sus madres están ocupadas, pueden liberarse de sus obligaciones domésticas y continuar su propia educación”, dice el Sr. Danvide.

La reducción de las tasas de abandono

Estos son logros importantes, pero todavía queda trabajo por hacer para llegar a los niños y niñas de las zonas remotas y asegurarse de que no sólo se matriculen en la escuela, sino que permanezcan en ella.

Los niños constituyen casi la mitad de la población de Benin. Un tercio de ellos son menores de cinco años de edad. Ofrecerles una educación preescolar es vital para que desarrollen todo su potencial. Estadísticas recientes revelan que más del 45% de los niños de 5 a 14 años de edad trabajan y no pueden asistir a la escuela. Y la brecha de género, aunque se ha reducido, sigue siendo elevada.

“Ahora, la diferencia entre la escolarización de los niños y las niñas es inferior al 10%, un progreso significativo”, dice Gervais Havyarimana, Jefe de Educación de UNICEF en Benin. “El gobierno y los aliados se centran ahora en la escolarización de todos los niños… El principal objetivo siguen siendo las niñas, pero también todos los niños vulnerables”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Benin/2010
La iniciativa de preescolar basada en la comunidad también beneficia a los progenitores pues brinda actividades para la generación de ingresos como la elaboración de manteca de karité y otros artículos.

Si bien el acceso a la educación ha mejorado, señala Havyarimana, “todavía queda el problema de la permanencia de los niños y niñas en la escuela y el rendimiento en la escuela primaria”.

Preparación para el futuro

Sin duda, las vidas de la familia Orou Yo se han transformado gracias al programa preescolar basado en la comunidad. “Es muy positivo para mí. Me ha ayudado a encontrar un lugar donde mantener a mis hijos, hacer mis tareas del hogar [e] ir a la granja”, dice la madre de la familia. “Lo más importante es ayudar a preparar a mis hijos para la escuela primaria”.

Agrega a su marido: “Ya que nosotros mismos no tuvimos la oportunidad de ir a la escuela, pensamos que es importante enviar a nuestros hijos a la escuela”.

El padre y la madre de Wahi tienen ya una meta más ambiciosa en mente: que él sea el primer miembro de su familia en graduarse de la universidad.


 

 

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda