Educación básica e igualdad entre los géneros

Los dirigentes indígenas de Panamá prometen un futuro mejor para sus niños

Imagen del UNICEF
© UNICEF Panama/2010/Ostrander
Una niña de la comunidad indígena “emberá“ abraza a su madre en Vista Alegre, una localidad ubicada a dos horas de distancia en lancha desde Yaviza, una región panameña cercana a la conflictiva zona fronteriza con Colombia.

Por Marti Ostrander

YAVIZA, Panamá, 29 de julio de 2010 – Los caciques de diversas comunidades de los territorios indígenas emberá wounáan de Panamá se reunieron en la pequeña y remota población de Yaviza, en la provincia panameña de Darién, y se comprometieron a transformar a esos territorios en una región “acogedora para la infancia”. Fue la primera oportunidad en que los dirigentes de un territorio indígena dieron oficialmente prioridad a sus niños y niñas.

La decisión de declarar “acogedor para la infancia” a un territorio, distrito o municipio conlleva la aceptación de que los menores tienen derechos, y que esos derechos ocupan un lugar prioritario en los planes y programas políticos, sociales y culturales de la región. Implica asimismo la decisión de dar apoyo a la educación y a los servicios de salud, así como a la creación de espacios de participación de los niños en sus comunidades.

Comités acogedores para los niños

Dieciocho de las 20 comunidades de las regiones de Tuira y Alto Tuira, en las que se encuentran varias localidades pequeñas vecinas a la frontera con Colombia, afectada por el conflicto armado, han organizado comités acogedores para los niños.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Panama/2010/Ostrander
El río Tuira-Chucunaque de Panamá, del que dependen las comunidades indígenas “emberá”wounáan“ para su subsistencia.

Algunas de esas comunidades se encuentran en sitios aislados y remotos que sólo son accesibles por medio de embarcaciones pequeñas.

“Debemos recordar que juntos podemos hacer mucho, pero no por separado”, afirmó Una McCauley, Representante de UNICEF en Panamá. “Si unimos nuestras voces lograremos hacernos escuchar y beneficiaremos a todos los niños y niñas”.

McCauley destacó la labor realizada por los dirigentes indígenas en sus territorios. “Son ustedes quienes trabajan en sus comunidades, quienes se comprometen de manera personal y colectiva. Establezcamos ahora un compromiso legal que nos una y nos señale el camino a seguir para mejorar las vidas de los integrantes de esta generación”.

Una lucha común

La funcionaria de UNICEF añadió que, aunque hasta ahora las comarcas (nombre dado a las regiones indígenas) acogedoras para los niños eran desconocidas, en el mundo hay otras comunidades que comparten esas características. Se trata de los distritos, los municipios y hasta las ciudades acogedores para los niños que comparten retos similares como la lucha contra la pobreza y contra la carencia de servicios básicos, como los de salud y educación.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Panama/2010/Ostrander
El dirigente indígena Benicio Cancarí yla Representante de UNICEF en Panamá, Una McCauley durante una actividad en la que los dirigentes de las comunidades indígenas se comprometieron a dar prioridad a sus niños y niñas.

Los territorios emberá wounáan, situados en la provincia de Darién, constituyen la zona más pobre de la República de Panamá. Se calcula que 55 de cada 1.000 niños y niñas nacidos allí mueren antes de cumplir los cinco años, lo que constituye más del doble del promedio de mortalidad infantil a escala nacional. La tasa alumnos repetidores de la escuela elementaría es del 17,5%, muy superior al promedio nacional, que no llega al 6%. Además, la vasta mayoría de la población carece de acceso al agua potable.

Pese a que la comunidad emberá wounáan posee cultura, creencias y lenguaje propios, la educación escolar de sus niños se lleva a cabo en español, la lengua oficial de Panamá.

Agentes de cambio

Aureliano Itucama, un cacique de la comarca, dejó muy claro cuál es su compromiso con los niños y niñas.

“Tenemos que cuidarlos porque son vulnerables”, dijo. “Los niños y las niñas necesitan recibir apoyo del Estado y nosotros prometemos que haremos lo que esté a nuestro alcance para conseguirlo”.

Benicio Cancarí, dirigente indígena de la región panameña de Tuira-Chucunaque, dijo que las comunidades de esa zona colaboran en pro de la infancia. “Nos llegó el turno de ser agentes de cambio, para que todos comprendamos que debemos comprometernos, y por eso prometemos que seremos amigos de los niños”.


 

 

Búsqueda