Educación básica e igualdad entre los géneros

En Barbados se trata de cambiar las actitudes e imponer la disciplina positiva en las escuelas

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Una alumna de una escuela de Barbados, donde el castigo físico es una norma social profundamente arraigada. UNICEF trabaja para que los progenitores y maestros adopten métodos disciplinarios no violentos.

BRIDGETOWN, Barbados, 4 de junio de 2010 – Las imágenes edénicas de las playas de Barbados tienden a ocultar una cuestión social que divide a la población de esta pequeña nación insular. Lo que se debate acaloradamente en Barbados es si se debe o no seguir empleando el castigo corporal para disciplinar a los niños.

Vea el VÍDEO

Se trata de una forma de castigo empleada por muchas generaciones de barbadenses que aún hoy es común en los hogares y escuelas, pese a las abundantes pruebas de que el castigo violento tiene efectos negativos en el desarrollo de los niños.

No funciona

Pese a que en Barbados se apela con frecuencia cada vez mayor al castigo físico, el comportamiento de los niños y jóvenes no mejora. Los maestros, directores de escuelas y funcionarios de gobierno son los primeros en reconocer que en las escuelas se controla cada vez menos a los estudiantes.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
UNICEF apoya un cursillo práctico en el que los maestros de Barbados aprenden a aplicar nuevos métodos disciplinarios que sustituyan al castigo físico.

“Todos los estudios realizados tanto a escala internacional como regional, así como los estudios en los que han participado los niños, que han hablado sobre el castigo físico y sobre los métodos disciplinarios que se emplean en las escuelas, demuestran que esa forma de disciplina no funciona”, comenta Tom Olsen, Representante de UNICEF en Barbados y el Caribe oriental.

Sin embargo, y a pesar de las pruebas sobre la inutilidad del castigo corporal, se trata de una práctica profundamente arraigada en la sociedad de este país.

Una intensa oposición

La Dra. Idamay Denny, alta funcionaria del Ministerio de Educación de Barbados, explica que cada vez que se propone poner fin esa práctica se desata una intensa oposición. Muchos ciudadanos relacionan el castigo corporal con el orgullo que sienten por su robusta identidad nacional.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Unos estudiantes adolescentes en un aula de Barbados.

“Debemos convencer a la gente de la eficacia de otros métodos disciplinarios”, añade la funcionaria.

Winter Pilgrim, maestro de niños de 10 y 11 años, dice que él estaba firmemente convencido de la eficacia del castigo físico hasta que ese método disciplinario creó una brecha entre él y su hija, quien comenzó a mostrarse alterada y distante. Pilgrim recuerda el día en que le citaron en la escuela de su hija.

“Ese día, la maestra me dijo que mi hija me tenía miedo”, rememora Pilgrim. “Que algo se haga durante mucho tiempo no significa que sea necesariamente lo más adecuado o correcto”.

Otras estrategias

Decidido a restaurar su buena relación con su hija,  Pilgrim participó en un cursillo práctico patrocinado por UNICEF en el que aprendió a emplear otros métodos para criar a su hija. Las formas de disciplina que emplea actualmente recompensan el sentido de la responsabilidad personal por los propios actos. Mediante ese método, no sólo se castigan los malos comportamientos sino que se explica claramente cuáles son las expectativas y en qué consiste el buen comportamiento. De esa manera, los niños tienen menos dificultades para mantener una buena conducta.

Los cursillos prácticos forman parte de una estrategia de tres años de duración que ponen en práctica UNICEF y el Gobierno de Barbados con el objetivo de superar los obstáculos que impiden la eliminación del castigo físico en la isla.

“Se trata de un enfoque muy distinto del que yo solía enseñar”, comenta Pilgrim, que añade que ahora sus alumnos son más disciplinados y menos inquietos y más conscientes de sus acciones. Además, dice, también tienen más capacidad de aprender.

“Asimismo, ha mejorado mucho la relación entre la clase y yo, y ahora rinden mucho más”, termina diciendo Pilgrim.


 

 

Vídeo (en inglés)

El corresponsal de UNICEF, Thomas Nybo, informa sobre los esfuerzos que se realizan en Barbados para eliminar el castigo corporal en las escuelas.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda