Educación básica e igualdad entre los géneros

UNICEF brinda apoyo para la reanudación de la educación en la región de China afectada por el seísmo

Las escuelas apartadas afrontan los retos de viento fuerte y climatología extrema

Imagen del UNICEF
© UNICEF China/2010/Xu Xin
Unos alumnos estudian la lengua tibetana en una de las tiendas de campaña escolares adaptadas para el invierno proporcionadas por UNICEF en la escuela primaria central completa del condado de Chenduo, localizada en la provincia china de Qinghai, sacudida por el temblor de China.

BEIJING, China, 27 de mayo de 2010 – Conforme llega la asistencia al condado de Yushu, el epicentro del terremoto de magnitud 7,1 que sacudió la provincia china Qinghai el 14 de abril, las zonas periféricas en la meseta de Qinghai todavía requieren atención urgente.

En una misión de evaluación conjunta recientemente concluida en los condados de Yushu y Chenduo, UNICEF y las autoridades educativas locales descubrieron que los estudiantes y los profesores luchan para reanudar las clases entre vientos fuertes y climatología extrema.

La misión se calculó para que coincidiera con el segundo de múltiples envíos de UNICEF correspondientes a 5.000 conjuntos para estudiantes, 5.000 juegos de chaquetas de invierno, pantalones y calcetines para niños, y 2.000 pares de botas infantiles: todos distribuidos a niños en los condados de Yushu y Chenduo del 9 al 13 de mayo.

La batalla contra la nieve y el aguanieve

A más de 200 kilómetros de distancia del epicentro, la escuela primaria de Qingshuihe en el condado de Chenduo está situada entre montañas cubiertas de nieve a una altitud de 4.500 metros. UNICEF y sus aliados lucharon contra la nieve y el aguanieve para llegar hasta la escuela.

Imagen del UNICEF
© UNICEF China/2010/Xu Xin
Las tiendas de campaña escolares de UNICEF, cada una de 72 metros cuadrados, han ayudado a los niños volver a clases en el condado de Chenduo, afectado por el terremoto y localizado en la provincia china de Qinghai.

Alrededor de 1.300 estudiantes y 120 profesores han sido capaces de reanudar las clases en tiendas de campaña escolares adaptadas para el invierno suministradas por UNICEF.

Aproximadamente el 99% de los edificios escolares, que sirven a los 100.000 estudiantes del condado de Chenduo, soportó demasiado daño estructural durante el temblor para poder usarse sin peligro como espacio eduactivo o para residencia de los estudiantes. En los días posteriores al desastre, UNICEF apresuró 150 tiendas de campaña escolares adaptadas para el invierno a nueve áreas de jurisdicción escolar, lo que permitió volver a la escuela a 7.500 estudiantes.

"Sin las tiendas de campaña proporcionadas por UNICEF, nos habría sido imposible reanudar totalmente las clases después del terremoto", afirmó Suo He, vicegobernador del condado Chenduo.

Preocupaciones por la educación continuada

"Hemos visto llegar muy poca ayuda hasta estos lugares", según afirmó a lo largo de la misión David McLoughlin, Representante Adjunto de UNICEF en China. "UNICEF ha sido capaz de entregar tiendas de campaña escolares con aislamiento doble de modo que los niños puedan reanudar la educación. Es un gran privilegio para nosotros elf poder ayudar, aún quedan desafíos pendientes pues esta elevada zona de la meseta padece las extremas condiciones climatológicas".

Imagen del UNICEF
© UNICEF China/2010/Xu Xin
El equipo de evaluación de campo UA de UNICEF comprueba y distribuye chaquetas, pantalones y calcetines recién llegados para los niños afectados por el temblor en la escuela primaria completa el condado Chenduo, en la provincia china de Qinghai.

La temperatura media durante todo el año en la zona es inferior a los 5 grados Celsius y el invierno dura ocho meses, añadió McLoughlin. “Estamos examinando el plan del Gobierno y apoyaremos sus esfuerzos para asegurar que los niños aquí pueden tener una educación de calidad” afirmó.

Los directores y funcionarios de educación locales de Chenduo expresaron la profunda preocupación de que la educación sólo puede durar hasta el final de agosto. Para entonces llegará la peligrosa estación fría y las tiendas de campaña adaptadas para el invierno no serán suficientes para abrigar a los estudiantes contra las bajas temperaturas de la meseta, la nieve, el aguanieve y los vientos fuertes. Aunque las escuelas en el condado de Yushu se muden a aulas prefabricadas, establecer esas instalaciones podría restrasarse mucho en Chenduo y otras zonas menos afectadas por el terremoto pero donde las necesidades son sin embargo apremiantes.

"Tiempos muy difíciles para los niños"

UNICEF colabora estrechamente con sus homólogos locales para identificar escuelas aisladas donde el material educativo todavía es insuficiente. El organismo ayudará a los niños de dichas escuelas a disfrutar de acceso igualitario a la educación de calidad continua. UNICEF también contempla las necesidades de los internados, donde una gran mayoría de estudiantes y profesores vive ahora en tiendas de campaña sin condiciones dignas de higiene ni ropa de abrigo.

“Son tiempos muy difíciles para los niños, pero tienen tantas ganas de volver a la escuela. Esta es una zona con un alto grado de pobreza y los niños quieren desesperadamente acceso a la educación”, dijo McLoughlin.

Además del apoyo para la educación en situaciones de emergencia, UNICEF presta asistencia para las labores de socrro del Gobierno de China en materia de salud maternoinfantil, higiene, saneamiento y apoyo psicosocial para los niños afectados por el terremoto.


 

 

Búsqueda