Educación básica e igualdad entre los géneros

UNICEF brinda apoyo a la educación en islas apartadas de la India

Imagen del UNICEF
© UNICEF India/2009/Ferguson
Varios niños indios se apretujan en la ventana de una escuela preparatoria en la aldea de Lowkiwali, en la isla Mesaki, ubicada en el estado de Assam, en la India. UNICEF y sus aliados brindan apoyo a esa escuela primaria en las apartadas islas del río Brahmaputra.

Por Angela Walker

ISLA DE MESAKI, la India, 29 de octubre de 2009 - Juri Gogoi avanza por un sendero que sigue el contorno costero de esta isla en el río Brahmaputra. La mujer se dirige a una escuela que se encuentra a unos 20 minutos de distancia a pie.

Gogoi es Coordinadora de educación del Centro de estudios nororientales e investigación sobre políticas (conocido por las iniciales C-NES) y llegó a la zona a bordo de Akha, una embarcación cuyo nombre significa “esperanza” en el dialecto de la región de Assam. La embarcación se empleaba originalmente para la prestación de servicios médicos a las aisladas comunidades isleñas. Ahora también sirve para brindar apoyo a una serie de “escuelas preparatorias”  que han aumentado el nivel de acceso a la educación escolar de los niños y niñas de la región.

“Están totalmente separados del resto del mundo”, dice Gogoi. “Si los habitantes de las islas no pueden educar a sus hijos e hijas ¿cómo podrán sobrevivir?”.

Convencer a las familias

Gogoi tuvo que ir casa por casa para convencer a las familias sobre la importancia de la educación. Inicialmente, los padres y madres no estaban interesados, pero cambiaron de opinión cuando comprendieron que si sus hijos estudiaban tendrían posibilidades de obtener empleo fuera de las islas.

 “Desde el año pasado, las niñas han comenzado a ir a la escuela, y lo hacen con mucha regularidad. Tanto es así, que en la actualidad hay más niñas que niños en las aulas”, añade la Coordinadora. “Las escuelas están repletas de alumnos, de niños que desean estudiar”.

Las familias de esos niños pagan 30 rupias por la cuota escolar, algo más de 60 centavos de dólar estadounidense. Un 80%  de los fondos así recaudados se destina a los salarios de los maestros, mientras el 20% restante se emplea en adquirir materiales escolares como tizas y pinturas. El Gobierno suministra los libros de estudio sin cargo.

Educación escolar a más niños

Imagen del UNICEF
© UNICEF India/2009/Ferguson
Narendra Yadov, de siete años de edad, asiste a clases en una escuela preparatoria en la aldea de Harlua Balua, en el estado indio de Assam.

UNICEF colabora con C-NES y el Gobierno brindando apoyo técnico a esta iniciativa educativa, que constituye el medio más adecuado para brindar instrucción escolar a las comunidades apartadas que de otra manera carecerían de acceso a la educación.

En el distrito de  Dibrugarth, que abarca las poblaciones de las orillas del Brahmaputra, las tasas de alfabetización son similares a las del estado de Assam. La tasa de alfabetización masculina del distrito es de un 69%, mientras que a escala estatal es del 71%. Las niñas del distrito tienen una tasa de alfabetización del 60%, bastante superior al 54% estatal.

“La educación es un derecho de todos los niños y niñas, y los de esta región habían sido excluidos hasta ahora de la instrucción primaria”, explica Jeroo Master, Jefe de la Oficina de UNICEF en Assam. “Mediante el uso de este modelo, UNICEF aboga la educación escolar brindada por el Gobierno a más niños y niñas isleños”.

Todo depende de la educación

Shiv Shankar Yadav, un influyente anciano de la aldea, afirma que en el pasado los estudiantes debían caminar entre dos y tres kilómetros para ir a la escuela.

“Toda la aldea quería una escuela y la construimos entre todos”, explica. “Todo depende de la educación”.

La escuela primaria que construyeron los integrantes de la comunidad tiene una estructura de bambú y techo de paja, y alberga a unos 120 niños y niñas de 6 a 14 años de edad que se sientan sobre bolsas de lona perfectamente alineadas frente al maestro.

Las clases favoritas de Renu Kumari Yadav son las de hindi. A esta niña de 13 años de edad le gusta mucho ir a la escuela y espera que sus estudios le permitan conseguir empleo fuera de las islas. Como ahora hay una escuela en su comunidad le resulta mucho más fácil asistir a clase todos los días.

“Esto es mucho mejor”, comenta. “Antes, la escuela estaba muy lejos y a veces no podía ir”.


 

 

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda