Educación básica e igualdad entre los géneros

Campañas de regreso a la escuela

© UNICEF/HQ06-0876/Furrer
Niños y niñas con los libros de ejercicios y los lápices nuevos que les han sido entregados en una campaña de reparto de material escolar en la escuela primaria de Comboni, Rumbek, el Sudán septentrional.

Para la mayoría de los niños y niñas, el “regreso a la escuela” significa que las vacaciones de verano han terminado. Pero para los niños y niñas de los países asolados por un desastre natural y un conflicto armado, el “regreso a la escuela” representa algo totalmente distinto: es una vuelta a la normalidad, a un entorno seguro y a la posibilidad de un futuro.

En UNICEF creemos que la educación es clave para lograr que los países recobren la normalidad después de una situación de crisis. Además de constituir un derecho humano básico, la educación es una herramienta fundamental para la recuperación y la reconstrucción.

Nuestro objetivo primordial cuando sobreviene un desastre es restablecer rápidamente los espacios para el aprendizaje y escolarizar a los niños y niñas. Al mismo tiempo trabajamos para reconstruir los sistemas educativos y contratar a personal docente y asistente de calidad.

Las campañas de “regreso a la escuela” son una de las cuatro estrategias clave para lograr estos objetivos. Estas campañas consisten en esfuerzos intensivos de sensibilización y comunicación cuyo propósito es movilizar a gobiernos, comunidades, donantes y organismos aliados. Cuando es necesario creamos espacios de aprendizaje provisionales y distribuimos juegos de material como las “escuelas en una caja” y otros materiales para el desarrollo y el ocio de la primera infancia. 

Además de poner en marcha de nuevo la educación, las campañas de regreso a la escuela permiten movilizar recursos e introducir innovaciones que, a largo plazo, mejorarán la calidad del entorno de aprendizaje. Promoviendo la estabilidad y el aprendizaje basado en los derechos fundamentales, ayudan a fortalecer el tejido social de los países.

En los últimos años, estas campañas se han puesto en práctica con gran éxito en países como Somalia, Liberia y Uganda.

Las campañas de regreso a la escuela iniciadas en Somalia en 2005 iban dirigidas a los hogares y a las comunidades, así como a los responsables de políticas de ámbito nacional y regional. Otros componentes de estas campañas eran la formación de docentes y la creación de programas alternativos de educación primaria para los niños y niñas de lugares de difícil acceso.

En 2003 y 2004, en el contexto de la campaña de regreso a la escuela iniciada en Liberia, se abasteció de material escolar a 2.984 escuelas y se impartieron cursos breves de refresco a 13.000 docentes. Esta iniciativa hizo posible que 800.000 niños y niñas regresaran a la escuela. 

En los últimos años, en países como Uganda, se han puesto en marcha iniciativas que comprenden varias fases – “Hay que ir a la escuela, Regresar a la escuela, Permanecer en la escuela”– con el fin de acelerar la reconstrucción de unos sistemas de educación sostenibles.

Las crisis pueden obstaculizar por completo la educación, privando a los niños y niñas de su derecho fundamental a aprender y contribuyendo a una atmósfera de caos en sociedades ya de por sí traumatizadas. Al movilizar a las comunidades y estimular la generación de recursos, las campañas de regreso a la escuela contribuyen a impulsar la educación. Al mismo tiempo ayudan a sanar a las sociedades, resituándolas en la senda de un futuro más próspero y pacífico.


 

 

 
Búsqueda