Educación básica e igualdad entre los géneros

Módulo de aprendizaje básico

© UNICEF/HQ06-0404/Pirozzi
Un profesor ayuda a dos estudiantes con su tarea en la escuela de educación primaria de Growth Point, en la zona rural de Murambinda de la provincia oriental de Manicaland, Zimbabwe.

La pobreza, la desigualdad entre los géneros y el analfabetismo afectan a los niños y niñas de todo el mundo.  Pero la situación más dramática se vive en África Occidental y Central, la región que registra el porcentaje más alto de niños y niñas desescolarizados de todo el planeta.

Reconociendo la necesidad urgente de incrementar los índices relativos a la educación básica en esta parte del planeta, UNICEF constituyó una alianza con UNESCO al objeto de crear el módulo de aprendizaje básico, una estrategia diseñada para generar un salto cuantitativo en el número de niños y niñas que tienen acceso a la educación básica y para garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso de las niñas al aprendizaje. En esencia, el módulo de aprendizaje básico contribuye a sentar los cimientos del aprendizaje precisamente donde más se necesitan.

En lo que se refiere al diseño del módulo de aprendizaje básico, UNICEF aprovechó su experiencia en la creación de espacios para la educación en los días inmediatos a una situación de emergencia, cuando las sociedades son más frágiles. Aprovechando el éxito de la organización en lo tocante a la distribución de materiales y servicios educativos básicos en espacios de tiempo breve –ya sea tras un desastre natural o un conflicto armado–, el módulo de aprendizaje básico se diseñó para articular un sistema educativo en países en los que demasiados niños y niñas se ven privados de su derecho humano básico al aprendizaje. En este sentido, el módulo de aprendizaje básico constituye tanto un fundamento como una plataforma para lograr los objetivos educativos de un país.

Además de permitir valorar las necesidades de un país en materia de infraestructura, suministros y servicios educativos básicos, el módulo de aprendizaje básico contribuye a crear campañas de concienciación, sistemas de vigilancia y evaluación en el ámbito comunitario y de las aldeas, y unos sistemas mejores de recogida de datos. Los gobiernos que adoptan el módulo de aprendizaje básico constituyen alianzas con organismos externos al objeto de emplear los sistemas y mecanismos nacionales ya existentes en lugar de crear otros paralelos o nuevos.

Al movilizar a los gobiernos y establecer alianzas destinadas a mejorar la educación, tanto en términos de cantidad como de calidad, el módulo de aprendizaje básico tiene un efecto catalizador a escala nacional. Al fortalecer la comunicación con el fin de modificar las opiniones y actitudes de los progenitores respecto a la educación, el módulo de aprendizaje básico influye en los niveles más elementales de la sociedad. Y al mejorar la capacidad de las familias para sufragar los costes directos e indirectos de la escolarización, el módulo de aprendizaje básico constituye un estímulo para la economía de los países.

En 2003, Burkina Faso se convirtió en el primer país que puso en práctica el módulo de aprendizaje básico. Otros países le han seguido después, entre ellos Benin, Chad, la República Democrática del Congo, Gambia, Guinea, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, Senegal y Sierra Leona. Estos países han logrado importantes avances, y todos ellos están incorporando el módulo de aprendizaje básico a sus programas del sector educativo como elemento impulsor de la aceleración.

Ya sea en Benin o en Boston, los estudiantes necesitan cuadernos, lápices y libros de texto. Los profesores necesitan pizarras y un plan de estudios. Y las comunidades necesitan un entorno que apoye el  aprendizaje de sus niños y niñas. Evidentemente, hay distintos tipos de necesidades. Sería estupendo poder contar con ordenadores portátiles, proyectores de cine y aire acondicionado, y a UNICEF le encantaría que todos los niños y niñas aprendieran en el entorno más cómodo y mejor equipado tecnológicamente, pero primero tenemos que asegurarnos de suministrar los materiales más básicos allí donde la carencia es urgente.

UNICEF se compromete a brindar a todos los niños y niñas acceso al aprendizaje, en especial a una educación de calidad que prepare a la infancia para un futuro brillante, libre de las crueles cadenas de la pobreza.


 

 

 
Búsqueda