Educación básica e igualdad entre los géneros

La historia de Denise: Con un modesto subsidio, la juventud mozambiqueña recibe valiosos conocimientos

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mozambique/2008/Yeo
Denise Milice, de 16 años de edad, fundadora de un agrupación de potenciación de la juventud en Mozambique, participó en el Período ordinario de sesiones de 2008 de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, que se llevó a cabo en Nueva York.

Por Sonia Yeo

NUEVA YORK, Estados Unidos, 17 de marzo de 2008 – El 52o Período ordinario de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas, que concluyó recientemente en Nueva York, podría haber sido una de las tantas reuniones anuales del organismo internacional en las que se adquieren compromisos ambiciosos que pronto se olvidan, y que luego vuelven a renovarse con motivo de la próxima reunión anual.

Denise Milice, una niña mozambiqueña de 16 años de edad, fue testigo y participante de una realidad muy diferente. Denise viajó por primera vez a Nueva York para intervenir en el 51o Período de sesiones de la Comisión, que estuvo dedicado a la eliminación de la discriminación y la violencia contra las niñas.

Durante esa reunión, Denise recibió uno de los subsidios de 100 dólares que otorga Grail, una organización no gubernamental internacional, a fin de que pudiera poner en marcha un proyecto cuando regresará a Mozambique. La subvención fue hecha posible a través del Mary Purcell Grant Task Force of the Working Group on Girls, que forma parte del Comité de ONGs de UNICEF, que también pagó por su viaje a la Comisión.

Consecuentemente fue invitada a regresar a Nueva York para el 52o Período de sesiones de la Comisión y rendir cuentas del uso dado a ese subsidio.

“Romper el silencio”

“Creo que fue un buen incentivo”, comenta Denise. “Si no hubiera recibido esos 100 dólares habría regresado a Mozambique y no habría hecho nada. Pero al recibir el subsidio me tomé la cabeza con las manos y me dije que debía hacer algo. Y lo que debía hacer era romper el silencio”.

El proyecto que se le ocurrió a Denise consistió en poner en marcha una organización que brindara capacitación a los niños y niñas para que pudieran tomar decisiones con conocimiento de causa sobre su salud reproductiva, brindarles apoyo psicosocial y transformarlos en líderes de la lucha contra la violencia y la discriminación de las niñas.

Hasta ahora, el proyecto ha ayudado a 45 niños y niñas de varias escuelas de Maputo, la capital de Mozambique. Se espera que el proyecto siga funcionando durante el año próximo y que se extienda a otros vecindarios de la ciudad.

Los jóvenes necesitan más información

Un día, Denise descubrió que su prima, que había formado parte de la organización juvenil, estaba embarazada. Denise se sintió muy desesperanzada porque el embarazo adolescente era uno de los temas que se habían tratado en el grupo.

“Cuando una se encuentra con alguien que cuenta con la educación básica sobre el embarazo adolescente o no deseado, y que ha formado parte de un grupo integrado en el que se han debatido esos y otros temas importantes, una se siente consternada y triste porque la otra persona ha quedado embarazada”, agrega Denise. “Una comienza a pesar de todo el trabajo que ha hecho no ha sido útil. Una empieza a preguntarse dónde es que fracasó”.

Entre las cosas que se cuestiona Denise figura la manera en que se trata el tema de la sexualidad.

“Quizá deberíamos brindarles a los jóvenes toda la información y dejarles que tomen sus propias decisiones”, comenta. “Quizás es necesario que nuestras labores se realicen de joven a joven”.

La participación de los niños y los padres

Denise se preocupa por involucrar a los varones en las sesiones de capacitación de su grupo. “El año pasado aprendí que no es posible potenciar a las niñas relacionándolas solamente con otras niñas”, agrega la joven. “En este proceso deben participar también los niños y los hombres”.

También comenta que los padres y madres apoyan del programa porque les suele resultar difícil hablar con sus hijos acerca de ciertos temas.

“Muchos padres nos dicen que querrían conversar con sus hijos, pero que a veces no saben ni cómo comenzar a hacerlo”, termina diciendo Denise. “En nuestro programa hacemos hincapié en la importancia de la relación de los padres y madres con sus hijos e hijas. Creemos que lo mejor es que todos mantengan un diálogo fructífero”.


 

 

Audio (en inglés)

Denise Milice, de 16 años, conversa con Radio UNICEF acerca de la agrupación dedicada a la potenciación de los jóvenes que fundó en Mozambique.
AUDIO escuchar

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda