Educación básica e igualdad entre los géneros

La movilización de recursos en pro de la educación de las niñas durante la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ08-0201/ Markisz
De izq. a der.: Liv Elin Indreiten, de UNICEF; Ruthi Hoffman-Hanchett, de World Vision; Mercy Tembon, del Banco Mundial; Hilde Johnson, de UNICEF; Jyotsna Jha, de la Secretaría del Commonwealth, y Cheryl Gregory Faye, de UNGEI.

Por Elizabeth Kiem

NUEVA YORK, Estados Unidos, 26 de febrero de 2008 – En la sede de las Naciones Unidas en Nueva York ya se encuentra en pleno desarrollo el 52o período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer. Ese foro anual, que se concentra en esta ocasión en las prioridades en materia de financiación de la paridad entre los géneros y la promoción de la autonomía de las mujeres, comenzó ayer con una mesa redonda convocada por la Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas (UNGEI), UNICEF y el Grupo de trabajo sobre las niñas del Comité de ONG sobre UNICEF.

La mesa redonda, que fue presidida por Hilde Johnson, Directora Ejecutiva Adjunta de UNICEF, se refirió a los aspectos económicos de la igualdad entre los géneros desde la óptica de la educación de las niñas.

“Existen abundantes pruebas de que la inversión en la educación de las niñas es la inversión más beneficiosa que puede realizar un país”, afirmó la Sra. Johnson en su discurso inaugural.

En el mundo hay unos 93 millones de niños en edad escolar –niñas en su mayoría– que no asisten a clases. Pese a que en los últimos años las tasas de matriculación escolar de las niñas han aumentado de manera sensible, esos indicadores de matriculación disminuyen de manera proporcional al aumento de la edad de las niñas. Se trata de un sector en el que las tasas de finalización de los estudios continúan siendo bajas y las de deserción escolar siguen constituyendo un desafío.

La Sra. Johnson mencionó en su discurso el ejemplo de una niña camboyana de 14 años de edad llamada Taxi, que pocos meses antes de su graduación debió abandonar sus estudios para trabajar y aportar al presupuesto de su familia.

“En el mundo hay demasiadas Taxis”, señaló la Directora Ejecutiva Adjunta.

Ejemplos que han tenido éxito

Sin embargo, los expertos que participaron en la mesa redonda dejaron en claro que muchos gobiernos han tomado medidas para eliminar la disparidad entre los géneros en materia de educación.

La Dra. Jyotsna Jha, que asesora a la Secretaría del Commonwealth en Londres, comentó que en la India y África meridional se tiene cada vez más en cuenta la problemática de género en la elaboración de los presupuestos sectoriales nacionales. Sin embargo, agregó, en el Commonwealth hay unos 30 millones de niños y niñas que no cursan estudios primarios.

Con el propósito de ayudar a los encargados de planificar políticas más equitativas, la Secretaría del Commonwealth acaba de publicar el manual “Gender in Primary and Secondary Education”, sobre las cuestiones de género con relación a la educación primaria y secundaria. Esa publicación se suma a varias otras guías sobre la incorporación de las cuestiones de género en las esferas de la lucha contra el VIH, la eliminación de la pobreza y la protección social.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ08-0200/ Markisz
Hilde Johnson, Directora Ejecutiva Adjunta de UNICEF, conduce una mesa redonda en la sede de la ONU. Ésta fue una de las actividades paralelas al 52o período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer.
Otro participante hizo hincapié en los importantes avances que se han logrado en general en materia de asignación de fondos para la educación de las niñas.

“Es obvio que ha aumentado el nivel de conciencia con respecto a la importancia de la paridad de géneros”, comentó la Dra. Mercy Tembon, del Banco Mundial. La Dra. Tembon citó como ejemplos el aumento de las asignaciones de los donantes y gobiernos y diversas iniciativas políticas, como la concesión de becas, la eliminación de las cuotas escolares y las transferencias de efectivo.

La Dra. Tembon añadió que en África hay muchos ejemplos exitosos. In Burkina Faso, por ejemplo, el gobierno asigna el 71% del presupuesto nacional a la educación. En Guinea, la tasa de matriculación escolar de las niñas se cuadruplicó en cinco años. Sin embargo, la funcionaria añadió que esos “esfuerzos extremos” no siempre son suficientes para eliminar las diferencias entre las niñas y los niños, especialmente en los países y regiones donde el aumento de la población supera el incremento de los fondos asignados.

UNGEI y la Iniciativa acelerada

UNGEI, por su parte, colabora con la Iniciativa acelerada de Educación para Todos con el objetivo de que los planes nacionales de todos los países de esa Iniciativa contengan un componente relacionado con el aspecto de género.

“La Iniciativa acelerada cumple una función fundamental con respecto a la financiación de la educación básica en los países en desarrollo con recursos limitados”, explicó Cheryl Gregory Faye, de UNGEI. “Pero la Iniciativa acelerada requiere más apoyo en algunos aspectos técnicos, y UNGEI tiene una ventaja comparativa específica en lo que concierne a los aspectos relacionados con el género”.

Esa experiencia con que cuentan UNGEI y sus aliados ha posibilitado que comenzaran a elaborar un marco de inclusión para los planes nacionales de educación en el que se dedicará especial atención a las cuestiones relacionadas con el VIH/SIDA, el trabajo infantil y la discapacidad en la infancia, así como la paridad de géneros.

Ruthi Hoffman-Hanchett, de World Vision y en representación de la comunidad de las ONG, afirmó que los gobiernos son los responsables principales de la financiación de la educación de las niñas. Recalcó que las ONG pueden desempeñar un papel importante al prestar apoyo a los gobiernos mediante la asistencia técnica, las labores de promoción, la investigación y la obtención de datos, pero que la obligación de rendir cuentas debería recaer sobre los estados.

Hoffman-Hanchett exhortó a los participantes a que no consideren a las niñas “unidades de productividad” sino “individuos con derechos”. Un integrante del público que asistió a la mesa redonda se hizo eco de esa exhortación al exclamar que “se debe celebrar a las niñas por lo que son”.

La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer continuará sesionando en las Naciones Unidas hasta el 7 de marzo. Entre las actividades programadas figuran varias reuniones de alto nivel sobre las mujeres y el cambio climático y sobre las mujeres y la prevención de los conflictos.


 

 

Vídeo (en inglés)


La Dra. Mercy Tembon, del Banco Mundial, se refiere a los ejemplos exitosos que habrá de mencionar en su exposición acerca de la financiación de la paridad de géneros en la esfera de la educación.
 VIDEO  alta | baja


Cheryl Gregory, de UNICEF, se refiere al papel que desempeña UNGEI como organismo aliado en la ejecución del proceso de las Iniciativas aceleradas en el campo de la educación.
 VIDEO  alta | baja


La Dra. Jyotsna Jha se refiere a la integración de las cuestiones de género en general y a la publicación de un nuevo manual de la Secretaría del Commonwealth sobre la incorporación de la problemática de género en la educación.
 VIDEO  alta | baja

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda