Educación básica e igualdad entre los géneros

En el Brasil, el fútbol ayuda a las niñas a dejar atrás la explotación

Imagen del UNICEF
© UNICEF Brazil/2007/Versiani
Varias niñas brasileñas juegan al fútbol como parte de un programa que les ayuda a superar las barreras sociales. El programa recibe apoyo de UNICEF.

Como parte de los preparativos para la Copa Mundial de Fútbol de Mujeres de la FIFA de 2007, que se disputará en China en septiembre, UNICEF y la FIFA, dos antiguos aliados, han puesto en marcha una campaña para destacar la importancia que tienen los deportes y las escuelas acogedoras para que las niñas superen las barreras sociales y transformen sus vidas. A continuación, un artículo de una serie referida a las mujeres jóvenes de todo el mundo.

OLINDA, Brasil, 31 de agosto de 2007 – Desde hace 15 años, la Oficina de UNICEF en el Brasil ha brindado apoyo en la ciudad de Olinda al Proyecto de defensa ambiental y ciudadanía. Ese proyecto, que fue desarrollado por el gobierno municipal de esta ciudad, ofrece la posibilidad de participar en actividades deportivas y musicales a los niños y niñas que han estado involucrados en el trabajo infantil o que corren peligro de ser explotados.

En el proyecto participan actualmente unos 1.500 niños y niñas en proporciones similares. Muchos de esos jóvenes se ganaban a duras penas la vida en un basurero de Olinda.

Con la colaboración del programa Segundo Tiempo del Brasil, que organiza actividades deportivas extracurriculares para niños y niñas, el Proyecto de defensa ambiental y ciudadanía les ofrece la oportunidad de participar en sesiones musicales, o practicar danzas o fútbol. Los menores que participan en el programa reciben asistencia financiera de un programa brasileño de eliminación del trabajo infantil.

Los varones querían el campo de juego

Vanessa da Silva Oliveira, una ex niña trabajadora de 14 años de edad, participa en las sesiones de danzas, además de integrar el equipo de fútbol de niñas de Olinda. Vanessa y sus compañeras de equipo se entrenan a las órdenes de un voluntario del Proyecto de defensa ambiental y ciudadanía.

Al principio, Vanesa y las demás niñas sufrían discriminación por parte de los niños. “Los varones querían el campo de juego para ellos todo el tiempo”, explica Vanessa.

Pero mediante su constancia y sus diarios esfuerzos, Vanessa está demostrando que las niñas también pueden marcar goles.

La vida en la calle

Pese a que la madre de Vanessa quería abandonarla cuando nació, la abuela de la niña se hizo cargo de ella. La madre murió asesinada poco después, y Vanessa no ve a su padre desde hace mucho tiempo.

“Yo solía vender clips para el cabello en el centro de la ciudad”, cuenta Vanessa, recordando su vida en la calle. “A veces usaba todo el dinero que ganaba para comprarme hamburguesas, perros calientes y bocadillos. Y cuando hacía eso, no volvía a casa, para que mi abuela no me regañara”.

Pero todo eso pertenece al pasado, porque Vanessa ha conquistado una nueva vida en las canchas de fútbol.


 

 

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda