Educación básica e igualdad entre los géneros

En el Camerún, el número de niñas matriculadas en la escuela aumenta gracias al cambio de actitudes y al acceso al agua potable

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Los alumnos de la escuela de Mbang Mboum (Camerún), disponen ahora de acceso al agua potable. Esto significa que habrá más niñas que puedan asistir a la escuela.

Por Gisèle Langue Menye

MBANG, MBOUM (Camerún), 13 de junio de 2007 – En el poblado de Mbang-Mboum, la tradición impide desde hace mucho tiempo que las niñas vayan a la escuela. Las niñas y las mujeres se encargan del trabajo doméstico, y tareas esenciales como la recogida de agua, por ejemplo, son más importantes que su educación.

Ahora, sin embargo, es posible ver a un grupo de niñas y niños en torno a una bomba de agua instalada cerca de la escuela. Los niños y niñas beben agua de la bomba y la utilizan para lavarse las manos.

“Ya no tenemos que ir a buscar agua”, afirma Aicha, de 10 años, delante de la bomba. “Y como los niños y las niñas tienen cada cual sus letrinas, nuestros padres y madres aceptan enviar a sus hijas a la escuela”.

Creencias tradicionales sobre los géneros

Mbang-Mboum, un pequeño poblado situado a 50 kilómetros de Ngaoundéré, la capital de la provincia de Adamawa, es igual que cualquier otra comunidad del Camerún. A pesar de las diversas iniciativas adoptadas en favor de la educación de los progenitores para promover la igualdad de género en el hogar y en la escuela, una gran parte de la población sigue obedeciendo las creencias tradicionales.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Cameroon/2007
Cada vez hay más niñas en las aulas primarias del Camerún, pero no siempre hay tantas niñas como niños.

Según estas tradiciones, las hijas deben casarse pronto y la condición social de las niñas y las mujeres es inferior a la de los hombres.

Por consiguiente, la mayoría de las jóvenes tienen que prepararse para su futura función de madres y esposas. La educación de las niñas no está considerada como algo importante y la mayoría de las niñas permanecen en casa para ocuparse de las tareas domésticas y de sus hermanos y hermanas más pequeños.

Escuelas sin agua potable

La falta de acceso al agua potable explica también las dificultades que supone la escolarización de las niñas. En las regiones rurales del Camerún, donde solamente el 44% de la población tiene acceso al agua potable, en comparación con un 86% en las zonas urbanas, este problema sigue siendo grave.

Incluso la provincia de Adamawa, que por mucho tiempo ha sido considerada como la “reserva de agua” del país, sufre a causa de esta penuria. Sólo uno de cada dos hogares tiene acceso al agua potable y la mayor parte de las escuelas rurales de la provincia no tienen ninguna fuente de agua para sus alumnos.

Y cuando las escuelas no pueden ofrecer agua potable y medios de saneamiento a sus alumnos, la salud y la higiene de las niñas corren peligro y afecta la calidad de la educación en general.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
La función de esposa y de madre que la tradición impone a numerosas jóvenes del Camerún les impide acudir a la escuela.

Asociaciones para la educación

Para mejorar el acceso al agua potable en el norte del país, UNICEF ha establecido una asociación con el gobierno y MTN, una empresa privada que es la primera compañía de teléfono móvil del país. Gracias a esta asociación, las escuelas que participan en la Iniciativa de escuelas adaptadas a los niños, escuelas adaptadas a las niñas, obtienen agua e instalaciones de saneamiento.

Esta iniciativa tiene por objetivo mejorar el acceso a una educación de calidad de los grupos más vulnerables en 6 de las 10 provincias del Camerún. El programa, que beneficia a 300 escuelas, ofrece formación a los maestros y material pedagógico, como libros de texto y mobiliario escolar. También tiene prevista la creación de instalaciones de abastecimiento de agua y de instalaciones de saneamiento para mejorar la higiene.

Un ejemplo de estas instalaciones es el pozo cavado cerca de la escuela de Mbang Mboum para obtener agua potable.

A finales de 2007, alrededor de 1.300 niños y niñas de seis escuelas diferentes se beneficiarán de esta iniciativa. Todavía hay 118 escuelas que necesitan agua potable en el marco de la misma iniciativa.

“Un gran paso adelante”
 
“Nuestro objetivo es que esta asociación permita matricular a todos los niños y niñas en la escuela y mejorar su salud”, afirma Yaya Aboubakar, un especialista en comunicación responsable de la movilización de las familias para que apoyen la educación de sus niños y niñas en Mbang Mboum y se comprometan en favor de este objetivo.

“Ya podemos decir que después de la creación de los pozos, la matriculación de las niñas ha mejorado”, añade.

El Sr. Aboubakar señala que, por primera vez, ninguna de las niñas inscritas para el examen final de la escuela del poblado ha abandonado las clases. Para el año en curso se han matriculado 23 alumnos, de los cuales 14 son niñas.

“Es un gran paso hacia adelante”, señala el Sr. Aboubakar. “Esperamos mantener esta tendencia positiva y reproducirla en las otras regiones del país”.


 

 

Vídeo (en inglés)

La corresponsal de UNICEF, Natacha Ikoli, informa sobre las actividades para aumentar la educación de las niñas en el Camerún proporcionando agua potable en las escuelas y abordando las actitudes sociales sobre el género.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda