Educación básica e igualdad entre los géneros

Un curso de conocimientos para la vida activa convierte a los estudiantes de Turkmenistán en pioneros de la concienciación sobre el SIDA

Imagen del UNICEF
© UNICEF Turkmenistan/ 2007/Lyngstad
Aybegench, de 15 años, y su maestra, Maysa Mukammetkuliyewa, estudian materiales del curso de capacitación para la vida activa que se ofrece en su escuela.

Por Bjørn Lyngstad

ASHGABAT, Turkmenistán, 30 de mayo de 2007 – En Turkmenistán se sabe muy poco de los riesgos de contagio del VIH y sobre cómo prevenir el SIDA, y menos de una de cada ocho mujeres está al tanto de cuáles son las cuatro maneras en que se transmite ese virus.

Sin embargo, gracias a un programa de capacitación para la vida activa, los estudiantes de la Escuela No. 45 de Yoloten Etrap, en la región oriental de Turkmenistán, saben más sobre el VIH y el SIDA que la mayoría de los adultos de este país. Ahora saben, por ejemplo, que el VIH puede contagiarse mediante las relaciones sexuales; compartiendo agujas contaminadas; mediante la transfusión de sangre; y de la madre al hijo durante el embarazo, el alumbramiento y el amamantamiento.

“Muchos pensábamos que era posible contagiarse el VIH de la respiración de una persona infectada. Ahora sabemos exactamente cómo se transmite el virus y cómo podemos protegernos”, comenta Aybegench Tugunova, de 15 años de edad. “Nuestros padres, parientes y vecinos ignoran en general estas cosas. Aunque muchas personas han oído hablar del VIH/SIDA, la mayoría no ha recibido ninguna información detallada sobre la enfermedad”.

No temen hablar del SIDA

“Nuestros alumnos y alumnas son pioneros”, apunta la maestra Maysa Mukammetkuliyewa. En el programa de capacitación para la vida activa se alienta a los alumnos a difundir en sus hogares y vecindarios los conocimientos que acaban de adquirir, de manera que beneficien a la población de todas las edades y a la comunidad en general.

Y los estudiantes no tienen ningún temor de hablar sobre el VIH/SIDA en tono muy franco

“Discutimos estos temas fuera de la escuela”, explica Aybegench. “También hablamos sobre el SIDA con los alumnos de otras escuelas, en las que no reciben esta información. Nos agradan las lecciones de conocimientos para la vida activa porque son distintas que las de otras materias. Y además tienen importancia para nuestra vida cotidiana, porque aprendemos cuáles son las cosas peligrosas. Asimismo, nos ayudan a formarnos opiniones propias”.

Beneficios para los alumnos y docentes

Desde 2005, cuando la Escuela No. 45 comenzó a recibir apoyo de UNICEF, los conocimientos para la vida activa han adquirido importancia tanto en las clases ordinarias de la escuela como en el club juvenil de la zona. En las clases se tratan temas tales como las drogas, las enfermedades contagiosas y las normas de comportamiento en público. En el club juvenil, el programa también abarca actividades artísticas, deportivas y sanitarias.

Unos 40 docentes pertenecientes a esa escuela y a la vecina Escuela No. 1 han recibido capacitación especial para impartir conocimientos para la vida activa. Algunos asistieron a cursillos prácticos tanto en la capital nacional, Ashgabat, como en Mary, la capital regional.

Según la Sra. Mukammetkuliyewa, a los docentes también les agrada dictar las clases del programa.

“Los alumnos participan muy activamente y demuestran interés en aprender”, señala. “Debido al empleo de nuevas metodologías y al hincapié que se hace en el aprendizaje interactivo, los docentes y los alumnos mantienen relaciones mucho más estrechas que las habituales, y los estudiantes hacen preguntas, discuten entre ellos y dan a conocer sus puntos de vista y opiniones”.

Un centro de recursos amplía los horizontes

El apoyo de UNICEF también ha posibilitado que la escuela estableciera un centro de recursos que cuenta con computadoras, mapas, atlas y juegos.

“Nos encanta usar la computadora, que también nos ayuda a aprender algo de inglés”, comenta Aybegench. “Además, desde que UNICEF comenzó a dar apoyo a nuestra escuela nos hemos empezado a interesar más en las labores de ese organismo y de las Naciones Unidas en general”.

“UNICEF también nos regaló un mapamundi al que no podemos quitarle los ojos de encima”, añade otra alumna.

Cuando se les pregunta si al mirar el mapa sienten curiosidad acerca de otros países, los estudiantes responden “Sí” a coro. Y luego, anuncian una lista de los sitios que les gustaría conocer: “París... España... Londres...”.


 

 

Enlaces

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda