Educación básica e igualdad entre los géneros

La historia de Mamiwhe: La educación de las niñas significa un futuro mejor para Liberia

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Mamiwhe Kpahgbor, de 16 años, ha conseguido llegar hasta la escuela secundaria en Monrovia, Liberia, a pesar de los obstáculos que todavía impiden a muchas niñas completar su educación.

Por Sabine Dolan

MONROVIA, Liberia, 16 de marzo de 2007 – Todos los días, al final de la jornada escolar, Mamiwhe Kpahgbor, de 16 años de edad, se dirige al mercado de la capital liberiana para ayudar a su madre a atender su puesto de venta de pescado.

La madre, Elizabeth, lucha todos los días por ganarse la vida y mantener a su familia. A pesar de las dificultades, la madre de Mamiwhe siempre ha dado prioridad a que sus cuatro hijos completen sus estudios.

En este país donde sólo una cuarta parte de las mujeres sabe leer y escribir, Mamiwhe es una de las pocas niñas afortunadas que cursa estudios secundarios. A nivel nacional, apenas el 28% de las niñas liberianas recibe educación secundaria, mientras que la proporción de niños que reciben ese nivel de instrucción llega al 40%.

“Aproximadamente un 60% de la población femenina de 15 a 25 años nunca ha ido a la escuela o completado su educación”, afirma Rozanne Charlton,  Representante de UNICEF en Liberia.

Los efectos de la guerra en la educación escolar

Mamiwhe, que vive con su familia en el vecindario de la Calle 12 de Monrovia, donde cursa el décimo grado, dice que le gusta estudiar. Como la mayoría de las niñas que estudian, algunas materias le gustan mucho y otras le gustan menos.

“Realmente amo la escuela. Tengo muy buenas notas en Economía, que es mi materia favorita”, comenta Mamiwhe. Y agrega: “Pero tengo problemas con la Física. ¡Es tan difícil!”

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Mamiwhe con unas amigas en el exterior de su escuela secundaria en Monrovia.

La pobreza (tres cuartas partes de la población de Liberia sobrevive con menos de un dólar por día), determinadas prácticas sociales y culturales y la prolongada guerra civil han tenido efectos devastadores para la educación de las niñas. La guerra destruyó o provocó graves daños a un 75% de la estructura educacional del país.

Por supuesto, el conflicto no sólo afectó a la educación escolar sino que ha traumatizado a los niños y niñas. “Mi padre se enfermó y murió durante la guerra”, explica Mamiwhe. “¡Fue terrible!”.

Obstáculos a la educación de las niñas

Las posibilidades de recibir educación escolar han sido especialmente limitadas para las niñas, a quienes se les exige que pasen gran parte del día ayudando con las tareas del hogar y que, además, tradicionalmente son discriminadas.

Otros obstáculos que complican la educación de las niñas son los malos tratos y la explotación sexual. Asimismo, el matrimonio y el embarazo adolescente suelen interrumpir sus estudios escolares. Mamiwhe está al tanto de todo esto, ya que varias de sus compañeras abandonaron sus estudios porque estaban embarazadas y no han regresado a las aulas por temor a la humillación y ridículo.

“Por eso quiero marcar una diferencia”, afirma con decisión.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Adolescentes embarazadas en una clínica en Liberia. El matrimonio precoz y el embarazo a menudo interrumpen o terminan la educación de las niñas.

Lo que queda por hacer

Tras la finalización de la guerra civil, la revitalización del sistema de educación se lleva a cabo teniendo en cuenta las necesidades específicas de las niñas. UNICEF, en colaboración con sus aliados y el gobierno, ha ayudado a Liberia a desarrollar un marco nacional para la educación de las niñas.

UNICEF también presta su asistencia para que más de un millón de niños y niñas puedan ir a la escuela. En 2006, la organización suministró materiales y elementos de aprendizaje esenciales a unos 400.000 alumnos y alumnas de 2.000 escuelas públicas, así como capacitación docente a unos 500 maestros de escuelas gubernamentales.

Sin embargo, queda mucho por hacer con respecto a la solución de diversos problemas urgentes como la grave carencia de materiales de enseñanza y aprendizaje, de lugares adecuados para la enseñanza y de servicios e instalaciones básicas como los de agua y saneamiento ambiental en las escuelas.

Educación para el futuro

Mamiwhe comenta que quiere estudiar arquitectura y que espera contraer matrimonio cuando esté lista para hacerlo.

“Quiero casarme cuando tenga 24 o 25 años”, comenta. “Antes me gustaría enamorarme del hombre. Me gustaría que fuera un hombre educado... ¿Guapo? Si, por supuesto. ¡Eso ni se pregunta, porque tiene que ser guapo!”.

Mamiwhe también tiene esperanzas de que su educación pueda marcar una diferencia para su futuro y para el futuro de Liberia, que hoy se encuentra en pleno proceso de reconstrucción.


 

 

Vídeo (en inglés)

16 de marzo de 2007:
Sabine Dolan, corresponsal de UNICEF, informa sobre la experiencia de Mamiwhe Kpahgbor, una alumna del décimo grado de una escuela de Monrovia, la capital de Liberia.

 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket


Marzo 2007:
Mujeres en Liberia hablan sobre la educación de las niñas

 VIDEO  alta | baja

Búsqueda