Educación básica e igualdad entre los géneros

La educación básica sustitutiva mantiene vivos los sueños de los niños y niñas de las comunidades pastoriles

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-0505/Getachew
Medina Humed Ahmed (centro), de 10 años de edad, espera en fila junto a otras niñas para entrar a la Escuela Primaria de Educación Básica Sustitutiva de Galifega, localizada en la región de Afar, Etiopía.

Por Indrias Getachew

ADIS ABEBA, Etiopía, 19 de junio de 2006 –Medina Humed Ahmed, una niña de 10 años de edad, habla libremente sobre sus sueños para el futuro.

“Quiero conducir uno de esos vehículos de todoterreno, y también quiero pilotar aviones”, anuncia mientras señala el límpido cielo del desierto de la región de Afar, en Etiopía. Las palabras de la niña son celebradas con sonoros aplausos por su familia.

La confianza en sí misma que hoy demuestra la niña contrasta con sus sentimientos hace dos meses, cuando Medina no sabía muy bien si tendría un futuro. Para entonces, Medina dedicaba la mayor parte del tiempo a ayudar a su madre con las labores domésticas. Su contacto con el mundo exterior se limitaba a ir a buscar agua y leña y a llevar a pastorear al rebaño de ovejas y cabras de su familia.

Ahora, en cambio, Medina, al igual que otros niños y niñas de las comunidades pastoriles puede ir a la escuela gracias a la estrategia de Educación Básica Sustitutiva, que pone en práctica el Departamento de Educación de la región de Afar con el apoyo de UNICEF.

Los niños de las comunidades pastoriles

La región de Afar, donde reside la familia de Medina, tiene algo más de un millón de habitantes y es una de las zonas más pobres de Etiopía. La infraestructura de la región es mínima, y se calcula que un 90% de los niños y niñas en edad escolar no recibe educación. Esa tasa es mucho más elevada que la correspondiente a toda la nación, que es del orden del 43%.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-0505/Getachew
Medina recoge agua de un estanque formado por una reciente inundación. Como todos los niños y niñas pastores, Medina comenzó a ayudar con las tareas domésticas a muy corta edad.

La mayoría de los pobladores de la región de Afar son pastores cuyas vidas se desarrollan alrededor de la crianza de vacas, ovejas, cabras y camellos en uno de los hábitats más inclementes del mundo.

Tanto los niños como las niñas desempeñan papeles fundamentales en el modo de vida nómada. Los varones comienzan a cuidar los rebaños de ovejas y cabras de sus familias a partir de los ocho años, mientras que las niñas ayudan con las tareas en el hogar. Medina, al igual que muchos otros niños y niñas de la población pastoril, se vio privada desde muy corta edad de su derecho a la educación.

Responsabilidades escolares y familiares

El sistema de Educación Básica Sustitutiva da respuesta a la necesidad urgente de métodos de educación que se adapten a las necesidades especiales y a las limitaciones de la vida de los pastores. Al ofrecer horarios escolares flexibles hace posible que los niños de las comunidades pastoriles cumplan con sus responsabilidades familiares sin dejar por ello de ir a la escuela. Los docentes conocen bien la comunidad en la que trabajan y comprenden las normas de vida de los pastores.

“La docencia es una profesión que la población afar tiene en alta estima”, afirma Mohammed Adam Mohammed, un facilitador de educación básica sustitutiva de 20 años de edad. “¿Hay algo más importante que poder impartir sabiduría a nuestra propia gente? Yo vivo con la comunidad. Yo como y duermo con ellos. Si tienen que abandonar el sitio donde estamos, me voy con ellos”.

Hoy en día, Medina se levanta con la primera luz del alba y, junto a su hermano Mohammed, de 12 años, lleva a pastorear a las ovejas y cabras de la familia. Salen temprano para poder regresar a tiempo para recoger sus útiles escolares. A las ocho de la mañana, ambos están presentes para la formación y los ejercicios matutinos en compañía de otros 40 alumnos y alumnas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-0505/Getachew
Medina,junto a su abuela, Robi Ibrahim, y dos amigas. Desde que Medina comenzó un programa de estudios diseñado especialmente para los niños y niñas de las comunidades pastoriles, su familia ha modificado su modo de vida.

Los jóvenes pastores aprenden el idioma afar, además de inglés, matemáticas y ecología. Los horarios escolares los establece la propia comunidad. Algunas clases se ofrecen los sábados, y el año escolar es aquí algo más prolongado que en el resto de Etiopía, a fin de que los niños y niñas tengan tiempo para ir a la escuela y para ayudar a sus familias.

Siempre junto a los niños

“La Educación Básica Sustitutiva hace posible la aparición de una nueva generación de pastores etíopes instruidos”, afirma el Representante de UNICEF en Etiopía, Bjorn Ljungqvist. “Para poder brindar educación primaria a todos los niños y niñas etíopes, es necesario que contemos con sistemas que se adecuen a las normas de vida de los niños y niñas a los que nos resulta más difícil brindar servicios de educación”.

UNICEF aumenta el apoyo que presta en la región de Afar con el propósito de atraer más niños y niñas a las escuelas. En breve se construirán más de 150 centros de Educación Básica Sustitutiva adicionales, con lo cual será posible brindar instrucción escolar a unos 7.500 niños y niñas.

En los lugares de la región de Afar donde ya funcionan las escuelas de Educación Básica Sustitutiva, la vida de las comunidades pastoriles ya ha comenzado a cambiar.

“Yo prefiero la vida nómada porque creo que es mejor para nosotros”, afirma Robi Ibrahim, abuela de Medina. “Sin embargo, hemos decidido quedarnos aquí con los niños mientras la mayoría de los demás adultos se ha alejado con el ganado. Es que no queremos que nuestros niños y niñas se retrasen en sus estudios mientras los demás pueden seguir yendo a clases”.

“Solamente Alá sabe qué le depara el destino a Medina, pero yo creo que la educación la preparará de la mejor manera posible para la vida”, agrega la abuela.


 

 

Vídeo (en inglés)

19 de junio de 2006:
Kun Li, corresponsal de UNICEF, informa sobre un nuevo enfoque educacional que hace posible que muchos niños y niñas de las comunidades pastoriles etíopes de la región de Afar reciban educación escolar.

 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Ensayo fotográfico (en inglés)

Búsqueda