La catástrofe del tsunami: Países en crisis

La educación y el juego ayudan a los niños y las niñas a dejar atrás los recuerdos del tsunami

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ05-0165/Noorani
Juegos simples pueden servir para recuperar las sonrisas de los niños.

BATTICALOA, Sri Lanka, 7 de febrero de 2005 - En Batticaloa, los niños y las niñas describieron el tsunami del mes pasado como “la arremetida de una cobra que ataca”. Las serpientes son un peligro corriente para los jóvenes de Sri Lanka, y las olas devastadoras que asolaron la región el mes pasado parecían haber transformado todo el entorno en una amenaza.

La educación y el juego están demostrando ser los mejores métodos para ayudar a los niños y las niñas a resolver las heridas psicológicas, ofreciendo una apariencia de normalidad y una importante vía de autoexpresión. El UNICEF trabaja actualmente con las autoridades gubernamentales y los aliados de las ONG para canalizar el apoyo psicosocial y los servicios de protección social mediante el sistema de educación y las organizaciones comunitarias.

 “Las necesidades emocionales de los niños y las niñas son una de nuestras principales preocupaciones”, dice la Oficial de Protección Infantil del UNICEF, Christine Watkins. “Por fortuna, en Sri Lanka ya había muchas organizaciones que trabajaban en este tipo de programas, por lo que pudieron movilizarse rápidamente y facilitar que los niños y las niñas de los campamentos participaran en actividades normales cotidianas”.

Cuando el tsunami sacudió las costas del país, la oficina del UNICEF en Sri Lanka vació inmediatamente sus reservas de conjuntos recreativos para los niños y los distribuyó en los campamentos de socorro. En la actualidad se han enviado otros 760 conjuntos destinados a más de 30.000 niños y niñas que viven en cientos de campamentos de socorro.

Estas medidas están ayudando a los niños y las niñas a superar su nueva y terrible realidad. “Recuerdo escuchar que las personas gritaban y chillaban ‘el mar viene hacia el poblado, el mar viene hacia el poblado’. Conseguimos salir corriendo y escapar. Por fortuna, toda mi familia sobrevivió. Después de un tiempo regresé con mi padre y mi madre a ver qué había quedado de nuestro poblado, pero casi todo había desaparecido”, dice Vijaya, un niño delgado que vive en Batticaloa.

Jayakumar, de 14 años, no fue tan afortunado. Perdió a su madre y a su hermano pequeño debido al maremoto: “Ese día estaba jugando en la casa de mi vecino. De repente, escuché a mi madre gritar ‘el mar viene, sal, vete corriendo’. Por suerte, conseguí subir al techo de la casa de un vecino. Cuando pensamos que ya no había problema, regrese a mi casa. Ni mi padre ni yo pudimos encontrar a mi madre ni a mi hermano pequeño. Algunas personas del poblado nos dijeron luego que habían muerto debido al tsunami”.

Sin su madre ni su hermano pequeño, Jayakakumar dice que se siente terriblemente sólo. Como Vijaya, quiere expulsar para siempre de su mente los recuerdos del tsunami. Tiene miedo del mar y de la posibilidad de regresar a su casa. “Cuando jugamos nos olvidamos de todo. Es bueno para nosotros olvidarnos de todo lo malo”, dice Jayakumar, sin un asomo de sonrisa.

Otra forma eficaz de terapia consiste en enseñar a los niños y las niñas a reproducir las imágenes en su mente. “Muchos de ellos reproducen las olas, el mar y las personas que corren”, dice Christine Watkins. “Les ayuda porque alienta a los niños y las niñas a quitarse ese peso de encima, en lugar de sentarse todo el día solos y encerrados con sus sentimientos. La recreación y los juegos ofrecen también la oportunidad de que los niños se ayuden unos a otros”.

El UNICEF y sus aliados han comenzado recientemente a capacitar a niños y niñas de mayor edad, como Vijaya, para que asuman funciones de liderazgo en los campamentos a fin de fomentar un sentimiento de habilitación y asegurar que las actividades recreativas continúen cuando los coordinadores se hayan ido.

En el noroeste, las organizaciones locales ampliarán esta labor a la comunidad en general, y en el sur, pasantes médicos reciben ya capacitación como voluntarios para llevar a cabo actividades similares junto a las autoridades sanitarias de Galle, Hambantota y Matara.

“El UNICEF está tratando de desalentar la idea de ofrecer orientación sobre traumas por sí sola”, dice Christine Watkins. “En lugar de ello, consideramos enfoques basados en la comunidad como un elemento fundamental para facilitar la recuperación y la resistencia de los niños y las niñas a largo plazo. El mejor tipo de curación es el que proviene de la propia gente”.

“Pero en última instancia”, dice Christine Watkins, “la forma más efectiva de terapia para todos los niños y las niñas después de una catástrofe como ésta es regresar pronto a la escuela y comenzar a aprender lo más rápidamente posible”.


 

 

Vídeo (en inglés)

7 de febrero de 2005: Thomas Nybo, del UNICEF, informa desde Sri Lanka sobre cómo los juegos y la recreación ayuden a los niños y las niñas a superar sus traumas.

Anchura de banda:
baja | alta
(Real player)

Enlaces sobre el tsunami

Búsqueda