Chad

La educación de Fatna: Para una niña refugiada en el Chad, la posibilidad de aprender

Imagen del UNICEF
© UNICEF Chad/2006/Matthews
Un grupo de niñas estudia en una de las siete escuelas establecidas por UNICEF en el campamento de refugiados sudaneses de Bredjing, en el Chad oriental.

Por Jane O’Brien

NUEVA YORK, 13 de abril de 2006 – Varios gobiernos y organismos de las Naciones Unidas, así como diversas organizaciones no gubernamentales y otros aliados que participan en la Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas Africanas, inauguraron hoy en Dakar, Senegal, la nueva Red Regional de África Oriental y Central, donde uno de los principales desafíos ha sido el incremento del nivel de acceso de las niñas a la educación de buena calidad.

La naturaleza de ese reto queda en evidencia en la historia de Fatna, una estudiante de 14 años de edad proveniente de la región sudanesa de Darfur, que ha sufrido los efectos de un grave conflicto.

Un espacio seguro para los niños y las niñas

Frente a Darfur, al otro lado de la frontera, en la árida planicie del Chad oriental, el viento y el polvo obligan a varios grupos de niños a realizar grandes esfuerzos para poder estudiar durante sus clases al aire libre. Los árboles dispersos del paraje ofrecen poca protección, pero a pesar de las condiciones difíciles, los niños continúan con sus lecciones.

Los jóvenes alumnos forman parte de las decenas de miles de refugiados provenientes de Darfur, y muchos de ellos jamás habían ido a la escuela. Pero en el caso de las niñas, probablemente se trata de la primera oportunidad que tienen de recibir educación escolar.

“Fuimos a la aldea de mi madre, que estaba muy distante de la escuela más cercana, de manera que tuve que abandonar mis estudios después del segundo grado", explica Fatna. “Espero que esta vez pueda seguir estudiando. Esto sería muy bueno para mí. Una vez que aprenda a leer y escribir y todo lo demás, quizá pueda llegar a ser alguien en una buena posición, con un empleo de responsabilidad".

Fatna y su familia huyeron de Darfur después de un ataque armado contra su comunidad en el cual resultó muerta su hermana. "Murió frente a nosotros", recuerda la adolescente. "Ni siquiera pudimos enterrarla. Tuvimos que huir, tuvimos que dejarla allí abandonada".

Imagen del UNICEF
© UNICEF Chad/2006/Matthews
UNICEF suministra materiales escolares y ayuda a capacitar a los docentes en el campamento de refugiados de Bredjing, donde las niñas constituyen más de la mitad del estudiantado.

La escuela constituye para los niños como Fatna un espacio seguro donde pueden recuperar el sentido de la estabilidad y la normalidad. También sirve para protegerlos de la violencia, el abuso y la explotación.

La educación beneficia a las familias

UNICEF ha establecido escuelas provisionales en 12 campamentos de refugiados en el Chad oriental. La organización suministra equipos y materiales de enseñanza y ayuda a capacitar a los docentes. Las lecciones se ajustan al programa oficial de estudios del Sudán, de manera que los niños puedan reanudar su educación cuando regresen a sus lugares de origen.

Lograr que las niñas vayan a la escuela constituye un desafío debido a la discriminación y las tradiciones culturales. De ellas se espera que se dediquen a las tareas domésticas y que cuiden a los demás niños, y a veces se las obliga a contraer matrimonio en la adolescencia. Parte de las labores de UNICEF en las comunidades de refugiados de Darfur en el Chad consiste en recalcar la importancia de la educación de las niñas. Como resultado de sus esfuerzos, casi todos los niños y niñas de los campamentos asisten actualmente a clases.

“Las mujeres de la comunidad han comprendido la importancia que tiene que las niñas vayan a la escuela", afirma Paola Retaggi, Oficial de Educación de UNICEF. “Lo que nos dicen es que quieren darles a las niñas la oportunidad que ellas no tuvieron en el Sudán".

Hasta el padre de Fatna se ha convencido de los beneficios de enviar a su hija a la escuela. "Es importante que las niñas reciban educación", explica. "Las niñas que van a la escuela saben todo. A veces, hasta resulta bueno para la familia. Porque si una niña va a la escuela, luego puede ayudar a su familia".

Lograr que las niñas asistan a la escuela es una cuestión prioritaria para UNICEF y constituye un paso fundamental rumbo al Objetivo de Desarrollo del Milenio de lograr la educación primaria universal para 2015.


 

 

Vídeo (en inglés)

13 de abril de 2006:
Jane O’Brien, corresponsal de UNICEF, informa sobre las jóvenes refugiadas de Darfur que reciben educación escolar en el Chad.

Anchura de banda
baja
| alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda