Bolivia (Estado Plurinacional de)

El proyecto Escuela Amiga brinda esperanzas a una niña de la localidad boliviana de El Alto

Imagen del UNICEF
© Coca Cola Foundation Bolivia/2006/Cuellar
Además de ser una excelente atleta, María Mamani (izq.), de 12 años de edad, descuella en sus estudios escolares.

Como parte de los preparativos para la Copa Mundial de Fútbol de Mujeres de la FIFA de 2007, que se disputará en China en septiembre, UNICEF y la FIFA, dos antiguos aliados, han puesto en marcha una campaña para destacar la importancia que tienen los deportes y las escuelas acogedoras para que las niñas superen las barreras sociales y transformen sus vidas. A continuación, un artículo de una serie referida a las mujeres jóvenes de todo el mundo.

EL ALTO, Bolivia, 6 de agosto de 2007 – Mariela Mamani vive en Villa Tunari, uno de los vecindarios más populosos de la ciudad boliviana de El Alto, donde es fácil perderse en el complejo entramado de sus calles, que cubren una vasta superficie del altiplano.

Mariela cursa el quinto grado en el Distrito Escolar No. 4 de El Alto, que cuenta con 2.000 alumnos. A pesar del elevado número de estudiantes, hasta hace un año la escuela de Mariela carecía de instalaciones deportivas. Pero todo cambió recientemente, al instituirse el programa Escuela Amiga de El Alto, que hizo posible que Mariela descubriera que no sólo es una excelente alumna sino también una gran atleta.

Imagen del UNICEF
© Coca Cola Foundation Bolivia/2006/Cuellar
Mariela juega con sus primos y primas en su hogar, en la ciudad de El Alto.

Mejores instalaciones escolares

“Yo no sabía jugar al fútbol hasta que en nuestra escuela se construyó una cancha y nos comenzaron a convencer de que practicáramos deportes", explica la niña. "Como siempre me había gustado el fútbol, mis amigas y yo formamos un equipo de niñas. Hicimos mucho entrenamiento y así llegamos a ser campeonas de todas las escuelas de la región".

El Programa Escuela Amiga suministra a las escuelas materiales educacionales de alta calidad y realiza mejoras en las instalaciones escolares, como la construcción del campo de fútbol en la escuela de El Alto. El programa recibe apoyo de UNICEF y se lleva a cabo con la colaboración del Gobierno Municipal de El Alto y la Fundación Coca-Cola.

“Resulta bastante difícil que la escuela sea acogedora para los niños y niñas cuando prácticamente no tiene techo ni pupitres para los alumnos", afirma  Irene Acarapi, una de las maestras. "Gracias a esta iniciativa, ahora tenemos un mayor compromiso por parte de las autoridades locales. Y los padres se involucran más y nos ayudan a obtener mejores resultados".

Pérdidas y esperanzas

Mariela luce con orgullo una medalla de oro de un torneo de fútbol de salón en el que fue la máxima goleadora de su equipo. Sin embargo, la vida de esta niña no ha sido fácil. Hace dos años, Mariela quedó huérfana al morir su madre tras una larga enfermedad complicada por los problemas económicos de la familia. La niña vive desde entonces con sus tíos.

Al dolor de haber quedado huérfana se sumó la separación de su hermano, que fue a vivir con otros parientes.

Imagen del UNICEF
© Coca Cola Foundation Bolivia/2006/Cuellar
Mariela muestra su posesión más preciada, la medalla de oro que obtuvo en un torneo de fútbol de salón.

“Mi mamá era una persona muy buena", cuenta Mariela. “Aunque vivíamos solos, ella nos hacía sentir muy felices. Ahora, mi hermanito vive en otro lado y ya no puedo verlo. Pero por lo menos se que está bien, como yo".

Pese a que la pérdida de su madre fue dolorosa, Mariela se ha repuesto. Es feliz en la escuela, donde recibió un premio por su excelencia atlética. Y sus tíos se sienten muy orgullosos de sus buenas calificaciones.

“Sueño con ser una atleta famosa algún día", confiesa Mariela. “Nos gustaría tener una academia deportiva donde pudiéramos practicar más… Me divierto mucho practicando deportes, y mi escuela es una de las mejores".

Gracias a las escuelas acogedoras que ofrecen a sus alumnos más posibilidades de aprender y jugar, los niños y niñas de Bolivia podrán disfrutar de las oportunidades con la que sueñan y que tanto merecen.

“Amo la escuela”, dice Mariela con una amplia sonrisa en los labios.


 

 

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda