Timor-Leste

UNICEF colabora con el Gobierno de Timor-Leste en la reconstrucción de un sistema de educación acogedor para los niños

Por Steve Nettleton

LACLUBAR, Timor-Leste, 13 de mayo de 2011. En lo alto de la cordillera de Timor-Leste, los niños y niñas de la aldea de Laclubar se dirigen a clase. En este tranquilo lugar y bajo el palio de los elevados árboles se encuentra uno de los países más pobres de Asia. Sin embargo, la apacible escena enmascara una historia más oscura que sólo ahora empieza a desvanecerse.

VÍDEO: 13 de mayo de 2011. Pedro Bujalance Andrés, de UNICEF, informa sobre los esfuerzos que se realizan en Timor-Leste por reconstruir el sistema educativo.  Véalo en RealPlayer

El simple hecho de que Madalena Soares, de 13 años de edad, pueda ir a la escuela constituye un notable éxito de cooperación local e internacional. Madalena no es sólo una alumna sino una líder estudiantil, ya que preside el consejo de alumnos de su escuela. El aula que Madalena comparte con sus compañeros de estudios dista de ser un ámbito ideal, ya que se trata de un simple piso de tierra con paredes de bambú trenzado. Sin embargo, las demás aulas de la escuela están en mejores condiciones.

Tanto la escuela de la localidad de Batara a la que asiste Madalena como esa comunidad en general sufrieron graves perjuicios tras el referéndum mediante el cual Timor-Leste se independizó de Indonesia en 1999. En aquella ocasión, milicias pro indonesias tomaron represalias por la independencia con una serie de matanzas, saqueos e incendios intencionados que obligaron a centenares de miles de habitantes a huir de sus hogares.

Reconstruir de la nada

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Madalena Soares, de 13 años, en su escuela de la localidad de Laclubar, en Timor-Leste, cuyo gobierno se ha aliado con UNICEF para reconstruir íntegramente el sistema de educación de la nación.

“En 1999, toda la población, incluso los niños, quedó desperdigada por toda la región”, explicó Fernanda de Almeida, ex directora de la escuela primaria pública de Batara. “Estábamos en las montañas: estudiantes, padres y madres. Cuando regresamos, muchos alumnos no volvieron a la escuela”. Eso se debió, en parte a que los edificios escolares de Laclubar quedaron en ruinas, sin techos, escritorios o sillas.

Sin embargo, un grupo de educadores decidió hacer algo al respecto e inició una campaña para rehabilitar la escuela. Para ello, los educadores solicitaron a otros antiguos maestros y maestras que regresaran a las aulas y movilizaron a la población para que colaborara como pudiera.

“Los padres y madres también ayudaron, ya que donaron sillas, mesas y otros enseres que necesitaba la escuela”, recordó Raimundo Soares, ex Presidente de la Asociación de padres y maestros de la escuela primaria pública de Batara. “La comunidad demostró gran interés, además de una firme voluntad de rehabilitar la escuela, porque todos querían que sus hijos tuvieran un futuro mejor”.

En toda la nueva nación, el sistema educativo estaba en ruinas. En Dili, la capital, la mayoría de la población había huido y muchos edificios escolares habían sido incendiados.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Los alumnos de una escuela de Laclubar, en Timor-Leste, esperan en fila para recibir su almuerzo. Los alumnos de este centro no sólo estudian las materias tradicionales sino que también aprenden acerca de la tolerancia y el respeto por los demás.

João Câncio Freitas, Ministro de Educación de Timor-Leste, comentó que un 80% de la infraestructura escolar resultó incendiado o destruido después del referéndum. “Con respecto a los maestros, en aquella época un 80% era indonesio o se trataba de timorenses que prefirieron irse a Indonesia”, apuntó. “Los estudiantes habían huido, de manera que realmente comenzamos a reconstruir de la nada”.

Enseñar tolerancia y respeto

Ante tal desafío, el Gobierno que Timor-Leste se unió a UNICEF y otros aliados para reconstruir íntegramente su sistema educativo. Desde entonces, se han elaborado nuevos programas de estudios y se siguen rehabilitando escuelas y capacitando profesionalmente a miles de maestros.

La estrategia que se emplea en Timor-Leste implica convertir las escuelas en sitios donde los alumnos adquieren no sólo conocimientos básicos sino también aptitudes como la tolerancia, el respeto por los demás y la voluntad de convivir pacíficamente con otras personas.

“Uno de los elementos del programa académico incluye la enseñanza sobre la paz, la educación cívica y los derechos humanos. De modo que la próxima generación contará con los principios básicos de los derechos humanos y el modo para trabajar juntos y brindarse apoyo los unos a los otros”, señaló Annette Nyquist, Especialista en Educación de UNICEF.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Un grupo de alumnos de la escuela de Laclubar, en Timor-Leste. Gracias al enfoque de escuelas acogedoras para los niños que se emplea en este país, hay una mayor participación de los progenitores y las comunidades en la educación de los niños.

Ese enfoque integral de la educación de buena calidad se inspira en el modelo de las escuelas acogedoras para los niños de UNICEF. Uno de sus aspectos principales consiste en alentar tanto a los niños como a la comunidad a involucrarse más profundamente en el proceso de la educación.

La escuela primaria pública de Batara es uno de los casi 40 centros educativos de Timor-Leste donde se pone en práctica el programa de escuelas acogedoras para los niños. Los maestros de esas escuelas reciben capacitación para crear ámbitos de aprendizaje más incluyentes, en los que los alumnos participen más libremente en sus clases.


La educación es imprescindible

Las actividades de reconstrucción del sistema educativo de Timor-Leste también ofrecen a los niños, padres y dirigentes comunitarios la oportunidad de ayudar a las comunidades más marginadas, como la de Laclubar.

“La educación no consiste solamente en darles conocimientos a las personas sino en dotarles de las aptitudes que necesitan para integrarse activamente en el proceso de desarrollo”, dijo Freitas. “La educación es imprescindible para un país como el nuestro”.


 

 

Búsqueda