Primera infancia

Panorama general

Imagen del UNICEF
© UNICEF/ HQ99-0826/ LeMoyne
Una mujer lleva a su hija a la escuela en el pueblo de Ngoc Lu, en la provincia norteña de Ha Nam, Viet Nam.

Los primeros años en la vida de los niños y niñas tienen una importancia fundamental. Si en esos años iniciales reciben buena alimentación y atención, los niños tienen más probabilidades de sobrevivir, de crecer en buen estado de salud, de sufrir menos enfermedades y de adquirir aptitudes y conocimientos relacionados con el pensamiento, el lenguaje, las emociones y las relaciones sociales. Sin embargo, más de 200 millones de niños y niñas menores de cinco años no reciben la atención y el apoyo que necesitan para crecer físicamente saludables, mentalmente alertas y emocionalmente seguros. Debido a su salud deficiente y su estado de desnutrición, y a que los ámbitos de aprendizaje no les ofrecen suficientes estímulos y tibieza, muchos niños y niñas de todo el mundo comienzan tarde su educación escolar, tienen mal desempeño en la escuela y no desarrollan plenamente su potencial. Las consecuencias de esto no se limitan a las vidas individuales de esos niños y niñas, sino que afectan a familias, comunidades y naciones. La causa subyacente de todos estos problemas es la pobreza.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que fueron ratificados por todos los estados miembros de las Naciones Unidas, establecen metas claras y tangibles con respecto a la lucha contra la pobreza y el mejoramiento de los niveles de vida de la población mundial para el año 2015. Uno de los factores que contribuyen a la conquista de esos objetivos es el desarrollo en la primera infancia. Siete de los ocho objetivos de desarrollo del milenio se relacionan directamente con la supervivencia, el crecimiento y el desarrollo de los niños y niñas. Diversos estudios han demostrado que las acciones más eficaces con respecto al mejoramiento del desarrollo humano y la interrupción del ciclo de pobreza son las que se llevan a cabo durante los primeros años de vida de los niños. La prevención resulta más eficaz con respecto al costo que la solución de lo que posteriormente se convierte en un problema.

El obstáculo más grave al desarrollo en la primera infancia es la dificultad para desarrollar y ejecutar políticas eficaces que alcancen a todos los niños y niñas y familias y que garanticen que los menores disfruten de buena salud física y logren el desarrollo necesario para poder aprender. Los aspectos más importantes se relacionan con la socialización de género positiva, el apoyo a los progenitores y las familias y el establecimiento de normas e indicadores adecuados para la planificación, la vigilancia y el registro de los avances logrados en materia de desarrollo en la primera infancia.


 

 

Enlaces (en inglés)

Early Child Development: A Powerful Equalizer, prepared for the WHO's Commision on Social Determinents of Health, proposes ways in which government and civil society actors can work with families to provide equitable access to strong nuturant enviornments for all children globally. This is crucial because what children experience during the early years sets a foundation for their entire lives.

Búsqueda