Dominica

En Dominica, un joven “cuidador itinerante” contribuye a que los niños tengan una comienzo firme en la vida

Imagen del UNICEF
© UNICEF Barbados/2006/McClean-Trotman
Christian Darroux, de 19 años, utiliza el deporte para contribuir al desarrollo infantil, dentro del programa Cuidadores Itinerantes de Dominica

Por Lisa McClean-Trotman

ST. DAVID, Dominica, 24 de mayo de 2006 – Christian Darroux, de 19 años, ha elegido una profesión poco habitual entre los hombres de Dominica, y de la mayoría de los demás países: trabaja como cuidador con niños y niñas pequeños y sus familias.

"Adoro a los niños", dice Christian, que desciende del grupo indígena caribeño conocido como caribes. Trabaja con 14 niños de distintas familias en el Territorio Caribe, en la parroquia de St. David, que no dispone de guarderías y es una de las más pobres de Dominica.

Christian lleva seis meses participando en el programa Roving Caregivers (Cuidadores itinerantes), apoyado por UNICEF. "Lo más gratificante es cuando veo a los progenitores poner en práctica con sus hijos las actividades de estimulación que enseñamos", dijo.

Su trabajo con los Cuidadores Itinerantes es posible gracias a la rama dominicana del Christian Children’s Fund, con el apoyo de la Iniciativa de Apoyo al Caribe de la Fundación Bernard Van Leer y de UNICEF.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Barbados/2006/McClean-Trotman
Karin Sham Poo (izquierda), enviada especial de UNICEF al Caribe, juega con niños y niñas en el Programa de Cuidadores Itinerantes.

Apoyar a los progenitores 

El programa se aplica de forma piloto en seis comunidades de la parroquia de St. David. Comprende a 206 niños y niñas, entre ellos 117 del Territorio Caribe.

Los cuidadores itinerantes proporcionan apoyo y formación a los padres para que den a sus hijos una vida mejor, en especial a aquellos que no tienen acceso a guarderías o centros preescolares.

"Los jóvenes prefieren especialmente las actividades deportivas que desarrollo con ellos, y me gustaría ver a más varones del Territorio Caribe implicados en el programa", apunta Christian, que en este momento es el único cuidador itinerante de su territorio.

Esta opinión la comparte Niloufar Pourzand, oficial superior de programas de UNICEF, quien hace poco visitó el Territorio Caribe con Karin Sham Poo, enviada especial de UNICEF al Caribe.

Modelo masculino de conducta

"El programa comprende a jóvenes de ambos sexos, y aspira a involucrar a los padres y las madres en la estimulación de sus hijos", dice la señora Pourzand. "La presencia de alguien como Christian es importante porque es necesario que los niños tengan un modelo masculino de conducta. Es también importante que los padres vean que también los hombres pueden desempeñar un papel en el desarrollo de sus hijos."

Nisbertha Buffong, coordinadora del Christian Children’s Fund, añade que cuidadores como Christian cuestionan el punto de vista tradicional de que hacerse cargo de los niños pequeños es “trabajo de mujeres”.

"La presencia de varones jóvenes en el programa transmite el claro mensaje de que cuidar de nuestros hijos, e involucrarse en sus cosas desde que nacen puede ser algo muy noble", dice.


 

 

Búsqueda