Copa Mundial FIFA 2006

UNICEF apoya la campaña "Días contra el Racismo" de la Copa Mundial FIFA 2006

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Koch
Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF (segunda desde la izq.), y Joseph S. Blatter, Presidente de la FIFA (tercero desde la izq.), durante la conferencia de prensa “Say No to Racism” (Di no al racismo), que se llevó a cabo en el campo de juego del Estadio Olímpico de Berlín.

Por Monique Thormann y David Koch

BERLÍN, Alemania, 28 de junio de 2006 – Mientras los aficionados del mundo pasaban dos días sin la emoción que despierta la disputa de la Copa Mundial FIFA 2006 de Alemania, UNICEF y la FIFA, así como destacados dirigentes del Gobierno de Alemania y de diversas asociaciones deportivas internacionales, se reunieron en el Estadio Olímpico de la capital germana para condenar la discriminación y el racismo.

Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF, se sumó a Joseph S. Blatter, Presidente de la FIFA, y al legendario futbolista alemán Franz Beckenbauer para comprometer su apoyo a los Días contra la Discriminación, que la FIFA celebra por quinto año consecutivo.

“El racismo es un demonio”, manifestó el Sr. Blatter. “El fútbol tiene una responsabilidad social, y nuestro deporte abre sus brazos a todos: a todos los géneros, a todas las razas y a todas las culturas".

Los prejuicios se aprenden en la infancia

La FIFA, el organismo rector del fútbol mundial, se ha asociado con UNICEF en la campaña ÚNETE POR LA NIÑEZ, ÚNETE POR LA PAZ con motivo de la Copa Mundial. En el marco de esa alianza, UNICEF sumó su voz a la campaña “Say No to Racism” (Di no al racismo) de la FIFA.

La Sra. Veneman señaló que el racismo no es una característica humana innata sino un conjunto de creencias y prejuicios que se aprenden en la niñez. "Las actitudes y los comportamientos de los niños y niñas los forman los adultos que les rodean durante sus primeros años de vida", explicó la Directora Ejecutiva de UNICEF. "Esencialmente, el racismo y la discriminación consisten en degradar y devaluar a los otros seres humanos, ya sea debido a su género, su raza, sus limitaciones u otras características".

En los cuatro partidos que se disputen el 30 de junio y el 1 de julio −los días contra la discriminación− los capitanes de los seleccionados nacionales declararán en representación de todos sus jugadores que "rechazan incondicionalmente el racismo y toda forma de discriminación, tanto dentro como fuera del campo de juego. Podemos aprovechar el poder del fútbol para ayudar a eliminar el racismo no sólo en nuestro deporte sino también en el resto de la sociedad".

El fútbol derriba barreras

Tokyo Sexwale, une ex activista del Congreso Nacional Africano que estuvo preso en la cárcel sudafricana de Robben Island junto a Nelson Mandela, habló de sus convicciones sobre la lucha contra el racismo. "La Copa Mundial aumenta la paz mundial. Es un coro mundial de voces diversas, claras y potentes".

Otras personas que hicieron uso de la palabra durante la conferencia de prensa señalaron que el fútbol es el deporte más popular del mundo y que una tercera parte de los habitantes del planeta ve los partidos de la Copa Mundial FIFA 2006. Agregaron que no se puede negar que en la cancha, el fútbol une a las personas en un plano de igualdad, ya se trate de jóvenes o viejos, o ricos o pobres, o de personas de razas y nacionalidades diferentes.

La Sra.Veneman comentó que el racismo y la discriminación “pueden ser causa de violencia, guerra y, en sus manifestaciones más extremas, de limpieza étnica". Finalmente, la Directora Ejecutiva de UNICEF dijo que "un simple partido de fútbol como los de la Copa Mundial puede derribar barreras y unir a la gente".


 

 

Búsqueda

 
UNICEF - FIFA World Cup 2006 - UNITE FOR PEACE