Somalia

Una campaña en pro de la supervivencia de los niños y niñas ayuda a las familias desplazadas por el conflicto en Mogadishu

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2007/D’Ercole
Nuurto, que perdió a su hijo menor debido al sarampión, espera que la campaña de inmunización de UNICEF proteja a sus otros hijos.

Por Misbah M. Sheikh

AFGOYE, Somalia, 18 de diciembre 2007 – Hawa Ali, madre de dos niños, huyó de los combates en Mogadishu, la capital de Somalia, y buscó refugio en el asentamiento transitorio de Eelasha Biyasha. En éste y otros campamentos similares instalados a lo largo de los 30 km que separan la capital de la localidad de Afgoye residen actualmente unos 200.000 niños, niñas, mujeres y hombres que han sido desplazados por el conflicto.

“Vine a este campamento porque ya no podía vivir en Mogadishu”, explicó Hawa. “Como algunos de mis familiares ya vivían aquí decidí estar cerca de ellos. Cuando llegué me enteré de que muchos niños y niñas sufrían de diarrea, irritación de la piel y hasta sarampión”.

Hawa, que estaba preocupada por la posibilidad de que sus hijos se enfermaran, recibió con alegría la noticia de que en el campamento se llevaría a cabo una campaña sanitaria y de inmunización.

“Mi madre solía decirme que nunca inmunizara a mis hijos, porque las infecciones los iban a matar”, continuó diciendo Hawa. “Ni mis hermanos ni yo fuimos vacunados. Es sorprendente que hayamos sobrevivido, ya que vimos morir a tantos otros. Pero decidí inmunizar a mis hijos porque en la radio todos decían que era muy importante hacerlo y porque todos mis parientes en el campamento llevaron a sus hijos a vacunarse”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2007/D’Ercole
Hawa, que huyó de los combates en Mogadishu a un campamento de desplazados, se asegura de que sus hijos sean inmunizados.

Para mejorar la salud maternoinfantil

La campaña a la que se refirió Hawa consistió en un plan de vacunación contra las enfermedades infantiles más comunes que llevaron a cabo las organizaciones no gubernamentales locales CED y SOPHPA con la colaboración de UNICEF. Como parte de esa campaña en la que se vacunó a unos 47.000 niños y niñas menores de cinco años, también se les suministraron cápsulas de vitamina A a fin de reforzar su sistema inmunológico.

Asimismo, durante la campaña se suministraron suplementos de hierro y vitamina A a unas 56.000 mujeres en edad de procrear, a quienes también se inmunizó contra el tétanos y, en el caso de las embarazadas, se les ofreció ayuda con el alumbramiento.

“La buena salud y el bienestar de los niños, niñas y mujeres desplazadas tiene una importancia enorme para UNICEF, especialmente porque muchos de los niños y niñas que llegan aquí están desnutridos y tienen necesidad inmediata de atención”, afirmó Christian Balslev Olesen, Representante de UNICEF en Somalia.

“Si se tiene en cuenta que apenas un 5% de los niños y niñas somalíes reciben todas las dosis recomendadas de vacunas, las campañas como ésta tienen una gran importancia con respecto al aumento de las tasas de cobertura”, agregó el Representante de UNICEF.

Mediante otras campañas realizadas recientemente en diversas partes de Somalia con apoyo de UNICEF se ha logrado inmunizar a más de 1,6 millones de niños y niñas contra la poliomielitis y a casi 900.000 contra el sarampión, lo que demuestra que es posible reducir la mortalidad debida a esas enfermedades mediante un enfoque planificado.

Un gran esfuerzo humanitario

UNICEF se propone emplear ese enfoque para garantizar que todos los niños y niñas, independientemente de dónde vivan, reciban los beneficios de esa intervención sanitaria integral. A tal fin, en los próximos meses se llevarán a cabo dos ciclos más de la campaña en pro de la supervivencia infantil a lo largo del “corredor de Afgoye”.

Sin embargo, esas actividades no son el único componente de la respuesta de emergencia de UNICEF. Otros elementos de esa respuesta son la gestión integrada de la desnutrición aguda, la distribución de agua potable, la construcción de letrinas y el suministro de locales donde los niños y las niñas puedan estudiar y aprender.

Hasta la fecha, esas labores han hecho posible, por ejemplo:

  • El suministro de agua potable a 200.000 personas. 
  • El tratamiento de unos 80.000 niños y niñas con desnutrición aguda en las regiones central y meridional del país.
  • El suministro a 240.000 familias desplazadas y vulnerables de elementos esenciales para la supervivencia, como mantas y bidones para el transporte de agua.

“Sé lo importante que es que los niños reciban sus vacunas”, comentó Nuurto Abshir, que llevó a vacunar a los más pequeños de sus seis hijos. “Mi primer hijo murió de sarampión y no quiero perder ninguno más por una enfermedad que se puede prevenir”.


 

 

Vídeo (en inglés)

18 de diciembre de 2007:
Misbah Sheikh, de UNICEF, informa sobre las labores que realizan ese organismo internacional y sus aliados en Somalia para proteger de las enfermedades infantiles más comunes a los niños y niñas desplazados.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda