Panorama: Sierra Leona

UNICEF responde ante la falta de atención médica materna y neonatal en Sierra Leona

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sierra Leone/2008
Una madre recibe asesoramiento en una clínica de maternidad en Sierra Leona. UNICEF brinda apoyo a las clínicas de maternidad en todo el país.

Por Umaru Fofana and Karolina Roiha

KOINADUGU, Sierra Leona, 27 de octubre de 2009 – La falta de acceso a una atención de la salud asequible constituye uno de los factores principales que intervienen en las muertes durante el embarazo y el parto en Sierra Leona.

Numerosos informes sobre desarrollo, particularmente el índice de desarrollo humano de las Naciones Unidas, indican de manera coherente que Sierra Leona es uno de los países más peligrosos del mundo para las embarazadas y los recién nacidos.

Según la Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados (MICS en sus siglas inglesas) efectuada en 2005, un total de 495 de 100.000 mujeres fallece durante el alumbramiento, mientras que 267 de cada 1.000 nacidos muere antes de cumplir cinco años de edad. Estas cifras nefastas son el resultado de la pobreza y la privación, en parte provocadas por la guerra civil desde hace una década, que destruyeron la infraestructura sanitaria.

El Ministerio de Salud y Saneamiento de Sierra Leona y los organismos de las Naciones Unidas efectuaron en 2008 una evaluación nacional de la atención obstétrica y neonatal que reveló las deficiencias de los servicios de maternidad de todo el país para llevar cabo el trabajo de parto y el nacimiento.

Carencia de instalaciones

Esta situación es la consecuencia de una grave carencia de instalaciones y de recursos humanos. Además, los honorarios pagaderos por los servicios de salud materna y neonatal son demasiado elevados.

"Cuando vamos al hospital, no se nos trata porque no tenemos dinero. Si no se hace [pagar], no se dan medicinas", afirmó una mujer de Koinadugu.

"El coste es la barrera más significativa contra la utilización de los servicios de salud", según confirmó el Dr. Rumishael Shoo, Jefe de Supervivencia Infantil y Desarrollo de UNICEF en Sierra Leona.

Necesidad urgente de personal cualificado

Otra razón que explica la baja utilización de las instalaciones de salud es la falta de confianza puesta en tales instalaciones, en comparación con una confianza mayor y extendida en las parteras tradicionales.

Asimismo, el volumen de recursos humanos cualificados y disponibles y de equipo básico es, de lejos, pequeño para las necesidades de las instalaciones de salud existentes, especialmente en las zonas rurales. Por ejemplo, los nacimientos donde asisten las comadronas capacitadas tienen lugar tan sólo en el 2% de los centros de salud comunitarios, y únicamente el 5% de las instalaciones cuenta con pediatras.

En la mayoría de los nacimientos intervienen parteras tradicionales que no están cualificadas y no derivan a tiempo los casos complicados a otros médicos.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sierra Leone/2008
Una madre de Sierra Leona amamanta a su bebé. La lactancia exclusiva protege a los bebés contra la diarrea, las infecciones y otras enfermedades.

"La necesidad más imperiosa es de personal que pueda realizar labores salvavidas básicas como poner inyecciones", dijo el Dr. Shoo.

A los problemas que afronta Sierra Leona en el tratamiento de los recién nacidos, especialmente los bebés prematuros o con poco peso, se añaden la carencia de servicios de ambulancias y la escasez de recursos básicos, tales como agua, electricidad y sistemas de comunicaciones para las derivaciones médicas.

Respuesta frente las deficiencias

Con el fin de brindar apoyo al Gobierno en la detención y marcha atrás de esta tendencia, UNICEF ha construido clínicas de maternidad en numerosos distritos subdesarrollados. Además, UNICEF distribuye medicamentos básicos y otros suministros para la atención obstétrica, y capacita al personal de la salud.

UNICEF brinda asimismo apoyo a la prestación de servicios de salud preventivos y curativos para niños menores de cinco años y mujeres en edad fértil.

En último lugar, UNICEF brinda apoyo para un enfoque basado en la comunidad destinado a la reducción de la mortalidad de los niños de corta edad y los lactantes y para el mejoramiento global de la salud infantil. Madres y niños reciben educación sobre salud e higiene, incluida la información relativa a la importancia del lavado de manos con jabón, la lactancia materna exclusiva, la nutrición y la prevención del paludismo. Los progenitores aprenden cómo tratar las infecciones de los recién nacidos y el modo de actuar si un recién nacido deja de respirar.

Se estima que la labor de UNICEF orientada a mejorar la salud materna y neonatal salve las vidas de las madres y su progenie, y les brinde la oportunidad de un futuro más saludable.


 

 

Búsqueda