Panorama: Perú

Un proyecto comunitario en el Perú promueve el desarrollo y la salud de los niños y niñas andinos

Imagen del UNICEF
© UNICEF Peru/2006/Perellon
El dirigente de la comunidad Santos Ramos juega con niños y niñas pequeños de la comunidad Huama, en el distrito de Lamay en el Perú. El ejercicio forma parte de un programa de estimulación temprana.

Por Carlos Perellon

NUEVA YORK, EEUU, 29 de junio de 2006 – Los habitantes de la comunidad Huama, en los Andes del Perú, saben exactamente lo que quieren.

En esta comunidad, situada a 3.700 metros de altitud en el Distrito de Lamay, viven unas 200 familias. Para llegar al poblado es preciso recorrer una carretera sinuosa y sin asfaltar que atraviesa un paisaje de montañas verdes con nieves perpetuas en sus cimas.

Cada dos años, los habitantes del poblado escogen a sus dirigentes, promotores y consejeros comunitarios, que están a cargo de sectores relacionados con la salud, la nutrición y el agua y saneamiento. Todas las decisiones se toman de manera conjunta en una asamblea general en la que los miembros de la comunidad votan para aceptar o rechazar las propuestas.

Esta es la manera tradicional en que los habitantes de Huama toman sus decisiones, pero las propuestas sobre las que han estado deliberando desde 2001 –cuando se inició una iniciativa comunitaria de salud con UNICEF y sus asociados– son nuevas, y abarcan temas como la desnutrición infantil, la estimulación temprana, la supervisión de la salud y la enseñanza de cuestiones sobre la vida práctica.

Nuevas ideas, métodos tradicionales

Santos Ramos es un ex promotor de salud y portavoz de la comunidad. Por medio de dibujos elaborados por los propios habitantes de la comunidad Huama con la ayuda de formadores de UNICEF y World Vision, indica cómo la desnutrición era un grave problema en la comunidad hace cinco años, y la manera en que la situación ha progresado gracias al programa.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Peru/2006/Romero
Por medio de dibujos, la comunidad recibe información sobre cuestiones básicas de salud.

“Ahora los niños han mejorado bastante, tienen buen peso, buena talla.., aunque no todo es perfecto, hay algunos que se nos escapan”, dice Ramos. “Pero en general, un 95%, casi un 100%, están bien”.

Otro sector en el que la comunidad ha logrado grandes avances es en el del desarrollo de la primera infancia. Mediante una combinación de nuevas ideas con métodos tradicionales, los padres participan ahora más en la crianza de sus hijos y pasan más tiempo con ellos. Juntos, fabrican nuevos juguetes con objetos cotidianos como botellas, cintas y cajas, e inventan juegos que estimulan a los niños y les enseñan conceptos relacionados con el color, el espacio y el volumen.

Sistema de supervisión de la salud

Para abordar el asunto que más les preocupa –la salud de sus hijos– la gente de Huama ha establecido un sistema de supervisión. Un consejero de salud visita a las familias cada semana con un cuaderno lleno de imágenes que se utiliza para verificar la evolución de los niños y las mujeres embarazadas.

El cuaderno tiene dibujos que reflejan categorías diferentes: la diarrea, la limpieza de manos, el amamantamiento, la recreación, la buena alimentación, y demás. Cuando los promotores de salud visitan las casas de los niños, hacen una marca en cada columna para verificar la situación de cada niño.

El mismo proceso se aplica a las mujeres embarazadas. El consejero visita sus hogares y apunta distintas categorías: si comen bien, si descansan, si sufren hemorragias, si pierden fluidos o tienen los pies hinchados. El consejero hace una señal en cada categoría al lado del nombre de la futura madre.

Toda la información que se recoge en los diferente barrios del poblado se transfiere después a grandes carteles colgados en el centro de salud, donde se apuntan los nombres de todos los niños y de las mujeres embarazadas, junto a los datos sobre su situación. Cuando consultan los carteles, los consejeros de salud saben exactamente quién necesita atención.

De este modo, la comunidad ha conseguido superar problemas ancestrales que afectaban la salud y la alimentación de las familias, y el progreso logrado no sólo les llena de orgullo, sino que les permite observar el futuro con optimismo.


 

 

Vídeo (en inglés)

29 de junio de 2006:
La corresponsal de UNICEF Sabine Dolan informa sobre una iniciativa comunitaria que ayuda a los niños y niñas indígenas del Perú desarrollar todo su potencial.

 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda