Panamá

Casa Esperanza ayuda a los niños panameños a estudiar y convertirse en líderes

Por Thomas Nybo

CIUDAD DE PANAMÁ, Panamá, 7 de septiembre de 2010 – Si uno mira más allá del famoso Canal de Panamá, descubre un país donde unos 55.000 niños y niñas menores de 18 años trabajan en la calle, en el campo, en la industria pesquera y en los cafetales.

VÍDEO - Thomas Nybo, de UNICEF, informa sobre las actividades que llevan a cabo el organismo internacional y sus aliados para erradicar el trabajo infantil de Panamá y lograr que los niños y niñas que trabajan vayan a la escuela.

 

En Panamá, los niños más amenazados por la explotación provienen de las familias indígenas o descendientes de africanos que trabajan en el sector no estructurado de la economía y que en muchos casos viven en zonas rurales o regiones fronterizas donde no se dispone de servicios básicos. Muchos de esos niños y niñas no fueron inscritos en el registro civil al nacer, lo que dificulta aún más su acceso a la atención de la salud, la educación y los servicios sociales.
Los niños que no cuentan con partidas de nacimiento no disfrutan del derecho a la identidad y están amenazados por las adopciones ilícitas, el matrimonio a edad temprana y los tratantes de menores.

El trabajo infantil

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Panama
Un estudiante observa las canchas de basketball vecinas a la escuela de Casa Esperanza.

Desde los nueve años de edad, Juan Carlos Quintana, hoy de 16, realizó diversos trabajos. Mientras los demás niños de su edad aprendían a leer y escribir, Juan Carlos barría el piso de una tienda de comestibles. Todo eso cambió, sin embargo, el día que conoció a una trabajadora social de Casa Esperanza, una organización no gubernamental dedicada a la eliminación del trabajo infantil en Panamá que cuenta con el apoyo de UNICEF.


"Vengo a Casa Esperanza desde hace seis o siete años", explica Juan Carlos, que visita con regularidad las instalaciones de la organización en la Ciudad de Panamá. "Cuando llegué aquí era un niño muy pequeño y tímido".


En Casa Esperanza, los niños asisten a clases escolares y participan en cursillos sobre aptitudes y conocimientos para la vida. La organización ayuda a pagar las cuotas escolares de los niños de las familias que viven en situación de pobreza extrema y todos los niños que concurren al centro reciben una comida. Unos 5.000 niños panameños participan actualmente en el programa.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Panama
Juan Carlos Quintana, un alumno de la escuela de Casa Esperanza de 16 años de edad, junto a Angélica La Vitola, la directora de la misma.

En Casa Esperanza se alienta a los jóvenes estudiantes a que sirvan de ejemplo a los demás niños. Juan Carlos comenta que una vez que se puso a la par de sus compañeros de estudios, se sintió muchísimo más seguro de sí mismo y se convirtió en mentor de los niños recién llegados a Casa Esperanza.

Invertir en los niños

Gracias al apoyo técnico y financiero de UNICEF, Casa Esperanza ha logrado implementar varios programas, como una campaña de prevención de la violencia en las zonas urbanas y un proyecto de reducción del trabajo infantil en los cafetales de las zonas montañosas de Panamá.


 “Aquí tenemos niños que trabajan en la calle y que viven por debajo del umbral de pobreza”, explica Angélica La Vitola, Directora de Casa Esperanza. “Muchos están enfermos o tienen problemas en la escuela. En Casa Esperanza les damos la bienvenida a todos y les integramos en nuestros programas".

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Panama
El Canal de Panamá, símbolo emblemático del país centroamericano, donde se calcula que hay unos 55.000 niños y niñas menores de 18 años que trabajan.

El trabajo que realiza Casa Esperanza pone de relieve los desafíos en materia de educación que existen en Panamá, donde uno de cada tres habitantes vive en situación de pobreza. Los niños sufren los efectos de esos problemas de manera desproporcionada, ya que la carencia de acceso a la educación reduce en gran medida las probabilidades de interrumpir el ciclo generacional de la pobreza.


La única manera de eliminar de manera sostenible la pobreza consiste en invertir en los niños de manera constante.

Hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo

El trabajo que realizan UNICEF y las organizaciones como Casa Esperanza, sin embargo, hace posible el avance gradual hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas, que se aprobaron internacionalmente con el objetivo de reducir la pobreza en todo el mundo. Dos de esos ocho Objetivos apuntan específicamente a garantizar la educación primaria universal y a fomentar la igualdad entre los géneros, incluso la reducción de la brecha entre los géneros en las escuelas, para 2015.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010/Panama
Angélica La Vitola, Directora de la escuela de Casa Esperanza, conversa con varios alumnos de la institución.

Pese a los avances realizados, a nivel mundial las niñas aún tienen menos probabilidades de cursar estudios primarios que los varones. A fin de combatir esa disparidad, es necesario hacer hincapié en la igualdad entre los géneros y prestar especial atención a la situación de los niños y niñas de las familias más pobres.


Al ayudar a los niños, niñas y jóvenes a disfrutar de sus derechos, y en especial de su derecho a la educación, Casa Esperanza colabora en la creación de un mundo más seguro, más feliz y con más posibilidades de eliminar la pobreza que el que la mayoría de esos niños y jóvenes panameños ha tenido oportunidad de conocer hasta ahora.


“Es maravilloso verles años después, cuando son los mejores de sus clases", comenta la Sra. La Vitola refiriéndose a quienes reciben ayuda de Casa Esperanza. "Son niños y niñas que quieren ser abogados o doctores para ayudar a la gente de sus comunidades, niños y niñas que van convirtiéndose en dirigentes comunitarios inteligentes. Se trata de niños que tienen sueños y ambiciones, y cuyos rostros dicen: ‘No importa cómo llegué aquí. Lo que importa es que voy a progresar y elevarme porque hay mucha gente que cree en mí’”.

 


 

 

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda