Pakistán

Servicios de salud para las madres y las mujeres embarazadas desplazadas por los conflictos en el Pakistán

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2009-0656/Ramoneda
Un recién nacido envuelto entre paños duerme en la cama de un hospital en el complejo médico Mardan, en la Provincia de la Frontera Noroccidental. El complejo, que sirve como hospital de derivación para Mardan y los distritos adyacentes, ha establecido una unidad para tratar a las personas desplazadas por los conflictos.

Por Alistair Ingi Gretarsson y Shandana Aurangzeb Durrani

MARDAN, Pakistán, 5 de junio de 2009 – “No tengo nada para mi niño. Había tejido muchos vestidos para cuando naciera, pero no me los pude traer”, dice Azra, que está embarazada de nueve meses con su tercer hijo y ha acudido para realizarse una revisión prenatal a la unidad integral de atención de la salud en el campamento Sheikh Yasin de Mardan, que recibe apoyo de UNICEF.

Azra y su marido Farooq llegaron al campamento con sus dos hijos pequeños hace casi tres semanas, escapando los combates que se libraban en su ciudad natal de Mingora, en el valle de Swat. Se encuentran entre las más de 10.000 personas desplazadas que viven actualmente en el campamento Sheikh Yasin.

Azra está tan delgada que resulta difícil adivinar que se encuentra en las últimas etapas de su embarazo. La fatiga y el trauma emocional son claramente visibles en su rostro. “No somos ricos, pero llevábamos una vida cómoda en Swat. Mis hijos extrañan su casa y están llorando todo el tiempo”, dice Azra. Su mayor preocupación ahora es saber si podrá dar a luz a su hijo en un entorno seguro.

Servicios que salvan vidas

La unidad integral de atención de la salud en el campamento Sheikh Yasin Camp es uno de los cuatro centros sanitarios establecidos con apoyo de UNICEF para ayudar a las personas desplazadas que viven en los campamentos.

Mujeres embarazadas, madres de hijos recién nacidos y sus bebés reciben atención especial aquí, así como atención prenatal y postnatal que salva vidas. En los cuatro centros de salud se ofrece tratamiento a alrededor de 1.100 mujeres.

Hay alrededor de 400 mujeres embarazadas sólo en este campamento, según uno de los oficiales médicos de la unidad integral de atención de la salud, Neelum Jehangir.

“La mayoría de estas mujeres están traumatizadas y llegan al campamento en muy mal estado. A menudo necesitan una atención médica urgente”, dice el Dr. Jehangir.

Atención continua

En la unidad integral de atención de la salud, las mujeres embarazadas son sometidas a exámenes sistemáticos y reciben vacunas esenciales. Para garantizar que estas mujeres reciban una atención continua durante el parto, UNICEF ayuda a transportarlas al hospital y les proporciona alimentos y atención médica.

“Garantizamos que den a luz a sus hijos en una situación de seguridad”, dice el Dr. Jehangir. “Si no les proporcionamos estos servicios, un gran número de madres y de niños podrían morir”.

Mehr-un-Nisa está embarazada de nueve meses. Aunque anteriormente ha dado a luz a cuatro niños, nunca había acudido a una revisión prenatal antes de llegar al campamento. Parece demasiado joven como para haber dado a luz a cinco niños, pero como ocurre con muchas mujeres en las zonas rurales del Pakistán, no sabe exactamente cuántos años tiene.

“Mis cuatro hijos mayores nacieron en casa y sus partos resultaron difíciles. Esta vez ni bebe nació en el hospital y ha sido mucho más fácil”, dice Mehr-un-Nisa.

Una necesidad urgente

La mayoría de las personas desplazadas por el actual conflicto en el norte del Pakistán son mujeres y niños. UNICEF trata de garantizar su derecho a recibir servicios de salud para salvar sus vidas; a que dispongan de instalaciones adecuadas de agua y saneamiento; a que sus hijos estén protegidos contra la violencia, el abuso y la explotación; y a que no se interrumpa su educación.

Sin embargo, en la actualidad hay una urgente necesidad de ampliar los servicios esenciales vitales no sólo para las mujeres y los niños que están viviendo en los campamentos, sino también para aquellos que viven en comunidades de acogida cada vez más sobrecargadas. Para ello, se necesita un aumento rápido y considerable de la financiación.

En la actualidad se han recibido menos de una cuarta parte de los fondos que UNICEF considera necesarios para llevar a cabo una respuesta adecuada a la crisis hasta finales de 2009.

Debido a que se han recibido 12,8 millones en lugar de los 53,3 millones necesarios, UNICEF necesita 40,5 millones para ayudar a proporcionar la asistencia que se necesita con más urgencia en servicios de salud, nutrición, educación y protección de la infancia.


 

 

Vídeo (en inglés)

5 de junio de 2009:
La corresponsal de UNICEF, Chris Niles, informa sobre los esfuerzos realizados por UNICEF para prestar asistencia a las mujeres embarazadas desplazadas por el conflicto en el Pakistán.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda