Namibia

Durante un seminario regional en Namibia, los parlamentarios africanos se comprometen a hacer más por los niños

Una reunión sobre protección social copatrocinada por UNICEF y la Unión Interparlamentaria

Por Shantha Bloemen

WINDHOEK, Namibia, 5 de noviembre de 2010 – Hay un reconocimiento creciente en África oriental y meridional de que las políticas sensibles con la protección infantil son un modo decisivo para proporcionar una red de protección social para los niños más pobres y más vulnerables de la región. Recientemente, los miembros del Parlamento de toda la región se comprometieron a aprobar leyes enfocadas a la creación de políticas sociales que protejan a los niños.

VÍDEO (en inglés): 22 de octubre - Shantha Bloemen de UNICEF informa sobre un seminario de tres días de duración para los parlamentarios africanos interesados en ampliar los programas de protección social, es especial para la protección de los vulnerables.

 

Un total de 40 expertos en estrategia parlamentaria llegaron a la capital de Namibia, Windhoek, para un seminario regional de tres días sobre protección social. El Parlamento de Namibia fue quien lo auspició con el apoyo de la Unión Intraparlamentaria y UNICEF. El objetivo de los participantes era lograr más consenso en la construcción de redes de protección más sólidas y programas de protección social para sus integrantes más vulnerables, en especial los niños.

“Hace unos años, nadie hablaba de la protección social, especialmente en favor de los niños”, dijo en la reunión Bience Gawanas, Comisaria de Asuntos sociales de la Unión Africana. “Pero ahora hay un movimiento entre los gobiernos y la sociedad civil que se dan cuenta de que no se trata de caridad. Los sistemas de protección social nos suponen el reto [por reconocer] que las personas que viven en situación de pobreza tienen derechos”.

Necesidad de liderazgo

En una región donde la mitad de la población sobrevive con menos de 1,25 dólares estadounidenses al día, millones de niños han perdido a uno o ambos progenitores debido al SIDA y otros millones más han sufrido las consecuencias del VIH pandémico. Existía el acuerdo de que los gobiernos y el parlamento deberían adoptar medidas urgentes para garantizar un acceso más amplio a los servicios básicos como la asistencia médica y la educación.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Namibia/2010/González
Los participantes del seminario regional sobre protección social en África oriental y meridional, patrocinado por la Unión Intraparlamentaria y UNICEF en Windhoek, Namibia.

“Para afrontar muchos de nuestros desafíos, necesitamos un liderazgo fuerte”, dijo el Dr. Theo-Ben Grirab, Presidente de la Unión Intrarparlamentaria y portavoz de la Asamblea Nacional de la República de Namibia.

“Cuando casi el 50% de nuestra población tiene menos de 18 años y muchos de nuestros países sufren altas tasas de VIH, pobreza y desempleo”, añadió “tenemos que asegurarnos de que nuestro programa de desarrollo venga determinado por el bienestar social, el futuro y el legado de nuestros niños”.

Mejorar la calidad de vida

UNICEF presentó argumentos en favor de una protección social sensible con la infancia durante el seminario y esbozó una amalgama de elementos que podrían incluir transferencias sociales como las transferencias monetarias y los programas de seguros sociales. Este planteamiento sostiene que las labores no necesariamente tienen que apuntar a los niños exclusivamente, sino que pueden mejorar indirectamente su bienestar social, beneficiar a sus familias y mejorar la calidad de la vida en su conjunto.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Namibia/2010/González
Un total de 40 parlamentarios de África oriental y meridional se comprometen a hacer más para proteger a los niños más vulnerables tras un encuentro de tres días en la capital de Namibia.

El Director Regional de UNICEF para África oriental y meridional, Elhadj As Sy, señaló la necesidad de abogar más por los niños.

“La reciente crisis financiera mundial ha aumentado más la vulnerabilidad [de los niños], ha agravado la pobreza y ha empeorado la desigualdad económica”, dijo. “Lo que pedimos no es nada nuevo. Se trata simplemente de reforzar las labores para ocuparse los unos de los otros, sobre todo de nuestros niños, y hacerlos parte integrante de los proyectos de desarrollo del Gobierno”.

"Voluntad política para lograr un cambio"

Muchos países de la región –incluidos Sudáfrica, Kenya y Malawi– han diseñado de leyes integrales de protección infantil destinadas a los niños vulnerables y huérfanos. Otras naciones, como Lesotho y Namibia, han redactado proyectos de ley que ahora necesitan ser aprobados por los parlamentos. No obstante, se debe hacer más para poner en práctica estas leyes, educar a la población sobre las mismas y asegurarse de que funcionan.

Jonathan Bradshaw, un académico de la Universidad de York que dirige la investigación en África oriental y meridional, instó a los parlamentarios a centrarse en vincular las prioridades en el gasto con resultados concretos relacionados con la infancia.

“Los países ricos gastan entre el 20% y el 40% de su producto nacional bruto en seguridad social, mientras que en esta región, ningún país gasta ni siquiera el 10% en seguridad social. Y allí donde hay gasto, a menudo es muy inadecuado y desigual”, expresó Bradshaw.

“Tenemos países muy ricos en este continente y en cuanto al crecimiento económico se refiere, éste no parece tambalearse,” apuntó Gawanas. “Esto aún no se ha traducido en mejoras en las vidas de las personas ordinarias. Al final del día, se trata de la voluntad política para lograr un cambio”.

Los obstáculos por superar

El gran desafío que actualmente afrontan los países de la región es el modo de financiar suficientemente los programas de protección social, sobre todo cuando muchos gobiernos siguen dependiendo considerablemente de los donantes o de las finanzas de una base fiscal relativamente pequeña.

“Algunos gobiernos dudan a la hora de adoptar programas de protección social debido a la sostenibilidad a largo plazo”, explicó el catedrático Stephen Devereux del Instituto de Estudios de Desarrollo, un experto sobre programas de protección social en África. “Pero el argumento, refrendado con pruebas, es que si se invierte en estos programas después se obtienen frutos. Si se invierte en un niño y éstos crecen sanos y con mejor educación, después serán capaces de ganar mejores ingresos, lo que es mejor pues a largo plazo se pueden financiar estos programas”.

En una declaración final de resultados, los expertos en estrategia parlamentaria del cursillo se comprometieron a aumentar las medidas de protección social centrada en la infancia y proporcionar un panorama mejor para hacer a los gobiernos responsables de los resultados. Asimismo se comprometieron “a abordar la actual crisis económica y de empleo, así como la corrupción subyacente en muchos de nuestros países y las desigualdades de género, que constituyen obstáculos para el logro de los derechos de los niños”.


 

 

Búsqueda