Mozambique

Tres millones de niños y niñas mozambiqueños reciben servicios vitales durante la Semana de la Salud Infantil

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mozambique/2009/Delvigne-Jean
Los agentes sanitarios entintan el dedo de un niño recién vacunado contra el sarampión para mantener un registro de los inmunizados durante la Semana de la Salud Infantil de Mozambique.

MAPUTO, Mozambique, 26 de mayo de 2009 – En los cinco días que duró la Semana de la Salud Infantil, del 18 al 22 de mayo, se llevaron a cabo en Mozambique varias intervenciones de salud de suma importancia para más de tres millones de niños y niñas menores de cinco años, como la distribución de suplementos de vitamina A, las campañas de vacunación y los exámenes de nutrición.

La Semana de la Salud Infantil formó parte de una estrategia acelerada de actividades en pro de la supervivencia y el desarrollo de los niños y niñas que consiste en poner en práctica un conjunto de intervenciones básicas de eficacia demostrada en materia de reducción de la mortalidad y mejoramiento de la salud infantil. Las campañas, de aproximadamente una semana de duración, complementan los servicios sanitarios habituales, ya que garantizan la prestación de atención básica de la salud mediante clínicas y puestos sanitarios y brigadas móviles a todos los niños y niñas, aun aquellos que viven en las comunidades más apartadas.

Las Semanas de la Salud Infantil ofrecen la oportunidad de vacunar a los integrantes de las familias que han sido pasadas por alto durante las campañas de inmunización ordinarias, especialmente en las regiones rurales, donde los sectores más vulnerables de la población carecen de acceso a los servicios sanitarios.

Persiste la disparidad entre las zonas urbanas y rurales

“Esperamos que durante esta semana los padres y madres lleven a sus hijos a los centros sanitarios más cercanos para que reciban servicios básicos de atención de la salud”, afirmó Roberto De Bernardi, Jefe de Salud y Nutrición de la Oficina de UNICEF en Mozambique.

La cobertura de inmunización ordinaria de Mozambique es del orden del 80%, aunque persiste una enorme disparidad entre las tasas de las zonas rurales y urbanas. De manera similar, los niños y niñas de familias pobres tienen la mitad de las probabilidades de recibir todas las dosis de todas las vacunas en comparación con los hijos de las familias acomodadas.

Al mismo tiempo, los datos más recientes de los que se dispone indican que más de dos terceras partes de los niños menores de cinco años sufren carencias de vitamina A, un problema de salud que afecta al crecimiento y a la vista y que disminuye la resistencia a diversas enfermedades e infecciones, como el sarampión, la diarrea y las infecciones agudas de las vías respiratorias.

La mitad de las muertes de menores mozambiqueños se relaciona con la desnutrición. Para combatir ese problema, durante la reciente Semana de la Salud Infantil se llevaron a cabo exámenes de nutrición para detectar casos de desnutrición aguda y remitir a los niños y niñas afectados a centros de tratamiento cercanos.

La difusión del mensaje

En un país como Mozambique, donde un 70% de la población vive en zonas rurales y carece generalmente de radio y televisión, uno de los desafíos más complejos consiste en brindar servicios a los pobladores más distantes, apartados y aislados.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mozambique/2009/Delvigne-Jean
Sostenida por su hermano, una niña de corta edad recibe un medicamento antiparasitario en un puesto de vacunación en Mozambique.

En esta ocasión no se escatimaron esfuerzos para difundir mensajes acerca de la Semana de la Salud Infantil. Como parte de las actividades preparatorias de la campaña se difundieron anuncios breves de radio y televisión por las principales cadenas radiales y estaciones de radio comunitarias. Asimismo, se colocaron miles de carteles y estandartes alusivos en iglesias, escuelas y hospitales.

Al comenzar la Semana, los activistas comunitarios de todo el país anunciaron la campaña en las calles, mercados, ferias y otros sitios públicos, mientras que otros miles de voluntarios recorrieron las zonas cercanas a los puestos de vacunación invitando y acompañando a las madres con hijos en edad de vacunación.

La lucha contra las altas tasas de mortalidad

Pese a que en los últimos cinco años Mozambique ha logrado reducir el número de muertes de menores de cinco años, todavía tiene una de las tasas de mortalidad más elevadas del mundo, del orden de 168 por cada 1.000 nacidos vivos. Se calcula que de unos 715.000 niños que nacen anualmente en el país, 69.000 mueren durante el primer año de vida y otros 29.000 antes de cumplir los cinco años.

Sin embargo, aun aquellos que superan los cinco años de edad viven bajo la amenaza de una multitud de enfermedades que resultan aún más peligrosas debido a la desnutrición. La mayor parte de las muertes de menores de cinco años se debe a unas pocas causas comunes, prevenibles y tratables, como el paludismo, la neumonía, la diarrea, la desnutrición y las enfermedades neonatales.

La Semana de la Salud Infantil que se llevó a cabo recientemente en Mozambique complementa otras dos que se realizaron en 2008 y durante las cuales se brindó atención de la salud a unos tres millones y medio de niños y niñas de corta edad. En su conjunto, las tres campañas acercan a Mozambique al logro del Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducir la mortalidad infantil en dos tercios para 2015.


 

 

Búsqueda