Panorama: Lao, República Democrática Popular

Un seminario respaldado por UNICEF en la Rep. Dem. Popular Lao ayuda a los trabajadores de la salud a combatir la desnutrición

Imagen del UNICEF
© UNICEF EAPRO/2012/Kandel
Un niño de tres años contempla un examen médico para diagnosticar la desnutrición en la Rep. Dem. Popular Lao.

Por Janine Kandel

PROVINCIA DE SEKONG, República Democrática Popular Lao, 11 de junio de 2012. Casi 40 enfermeras locales y médicos se han reunido en el departamento de salud de Sekong, una provincia rural al sur de la Rep. Dem. Popular Lao.

Dentro de la iniciativa para combatir la desnutrición, estas personas asistieron a un taller de una semana de duración organizado por el Ministerio de salud del país y UNICEF, con el apoyo financiero de la Unión Europea.

La desnutrición infantil entre los pobres y apartados

El Dr. Wonkaeo Phonesivisay, médico del hospital del distrito de Darkcheung en la provicia de Sekong, figuró entre los participantes.

Phonesivisay pasa consulta diariamente a unos 30 pacientes en el hospital. Casi la mitad tienen menos de cinco años y padecen enfermedades infecciosas del aparato respiratorio tales como neumonía y bronquitis.

Imagen del UNICEF
© UNICEF EAPRO/2012/Kandel
El Dr. Wonkaeo Phonesivisay (dcha.) escucha una presentación sobre el diagnóstico de la desnutrición durante un seminario respaldado por UNICEF.

“Muy a menudo, mis pacientes infantiles están desnutridos", comentó el Dr. Phonesivisay. "La desnutrición perjudica a su sistema inmunitario y a su estado global de salud, por lo que contraen graves tipos de neumonía y otras enfermedades comunes".

Sus pacientes residen en zonas pobres y aparadas, donde los progenitores deben viajar a menudo durante dos días para llevar a sus hijos al hospital. Muchos pertenecen a la etnia thailang y hablan ese idioma, una lengua no muy comprendida. Muchos cuidadores tienen un bajo nivel educativo y muchos progenitores no cuentan con la información suficiente acerca de una salud y nutrición infantiles adecuadas. Tradicionalmente se da a luz en casa y sin el asesoramiento sobre nutrición y salud ofrecido en las instalaciones de salud.

“Los niños no reciben alimento básico para aumentar su masa muscular", expuso el Dr. Phonevisay. "Carecen de proteínas, minerales y vitaminas. Se debe en gran parte a que crecen en zonas montañosas donde escasea el alimento. Para comprar pescado, frutas y verduras, los progenitores deben ir al mercado. Esto supone para la mayoría tener que viajar hasta 60 km por arduos caminos sin transporte adecuado".

La comunidad gestiona la desnutrición aguda

En el seminario, el Dr. Phonesivisay aprendió el modo de diagnosticar la desnutrición aguda en los niños menores de cinco años con la medida de la circunferencia braquial. Con una cinta de medir con varios colores se diagnostica instantáneamente la desnutrición aguda: la parte verde indica que el niño está sano, la amarilla indica una desnutrición aguda moderada y la roja señala que el niño está gravemente desnutrido. El proceso es rápido, indoloro y rentable.

Imagen del UNICEF
© UNICEF EAPRO/2012/Kandel
La parte verde de la cinta para medir la circunferencia braquial indica que este niños de cuatro años tiene un peso y una salud normales.

La provincia de Sekong registra unas de las peores tasas de desnutrición en el país. Más del 60% de los niños menores de cinco años en la provincia padece retraso en el crecimiento y casi la mitad tiene un peso inferior al normal. Su terreno rural y montañoso la convierte en una de las zonas más remotas e inaccesibles del país.

Hasta ahora, el Dr. Phonevisay poco más podía hacer para mejorar la situación nutricional de los niños de la zona gravemente desnutridos, que remitir a los progenitores al hosptal y ofrecer consejos sobre alimentación.

Sin embargo, con la iniciativa conjunta de seguridad nutricional para madres y niños de corta edad –implantada por el Ministerio de salud de la Rep. Dem. Popular Lao con el apoyo de UNICEF y la Unión Europea– las instalaciones de salud pública de Sekong recibirán "eeZeepaste Nut", un alimento terapéutico listo para el consumo. Los niños gravemente desnutridos que ingieren esta pasta se recuperan rápidamente, a menudo entre seis y ocho semanas. La pasta ya ha llegado al almacén central en la provincia de Sekong y se distribuirá a los centros de salud, hospitales y clínicas en las semanas venideras.

Con la disponiblidad de eeZeepaste Nut, el Dr. Phonevisay cree que las tasas de desnutrición grave de los niños menores de cinco años disminuirá significativamente.

“La pasta es un modo fácil para que las madres y cuidadores alimenten a sus niños con todos los nutrientes que necesitan", manifestó.

El suministro de alimento terapéutico a los niños gravemente desnutridos es sólo uno de los componentes de la iniciativa conjunta para reducir la desnutrición infantil en la Rep. Dem. Popular Lao. La promoción de prácticas de nutrición positivas, el aumento en la ingesta de vitaminas y minerales, la mejora de la seguridad alimentaria, la reducción de la pobreza y la mejora de la red de agua y saneamiento son asimismo elementos clave para reducir la desnutrición, en particular, el retraso en el crecimiento y la anemia de los niños de corta edad.


 

 

Alianza de UNICEF y la Unión Europea

Búsqueda