Panorama: Japón

En Japón, la estrella del fútbol Makoto Hasebe pide apoyo para los niños del mundo

Por Hiromasa Nakai

TOKIO, Japón, 3 de octubre de 2012. “Esto se convertirá en el símbolo de la recuperación de nuestro municipio”, dice Jin Sato, alcalde de Minami Sanriku-Cho, en alusión a la nueva guardería de la ciudad.

VÍDEO (en inglés): En su último anuncio de interés público, la estrella del fútbol japonés Makoto Hasebe pide apoyo para los niños de todo el mundo.

 

Minami Sanriku-Cho es una ciudad costera. El maremoto del 11 de marzo de 2011 la arrasó casi completamente. La ciudad perdió casi la mitad de sus 18.000 residentes, algunos de los cuales todavía están desaparecidos.

Todo empezó con un folleto de UNICEF

En Minami Sanriku-Cho la recuperación ha sido lenta. Los escombros son aún visibles en los espacios abiertos donde un día se encontraban la estación ferroviaria, las tiendas, los hospitales, las oficinas municipales, las escuelas y las guarderías. La mayoría de las familias que perdieron sus hogares viven en pequeñas estructuras temporales.

Minami Sanriku-Cho planea reconstruir su ciudad “pérdida”.

Imagen del UNICEF
© Japan Committee for UNICEF/2012/Matsui
En un anuncio de interés público presentado en Japón este mes, la estrella del fútbol Makoto Hasebe ha pedido a los jóvenes que den el “primer pase” a UNICEF para hacer del mundo un lugar mejor para los niños.

Con el apoyo del jugador de fútbol japonés de fama mundial, Makoto Hasebe, y del Comité de Japón pro de UNICEF, se ha construido una guardería con árboles de 300 años de edad que de otro modo habrían sido descartados por daños debidos a la sal.

Hasebe, que ha jugado para el VfL Wolfsburg en la Bundesliga alemana desde 2008, comenzó a apoyar UNICEF en 2007. En 2006 fue seleccionado para jugar en la selección nacional de Japón y comenzó a tener más oportunidades de volar al extranjero para disputar partidos internacionales. Fue entonces cuando dio su “primer pase” a UNICEF mediante un folleto que encontró en un bolsillo del asiento del avión.

En un primer momento, Hasebe hizo un donativo anónimo a UNICEF, pero como su fama crecía, y a petición del Comité de Japón pro de UNICEF, Hasebe comenzó a proporcionar apoyo adicional como mensajero de UNICEF. “A medida  que comencé a tener más responsabilidad y a ganar más, pensé que debía empezar algo como esto”, explica.

Imagen del UNICEF
© Japan Committee for UNICEF/2012/Matsui
Además de proporcionar apoyo financiero, Hasebe ha visitado a los niños en las zonas afectadas por desastres.

Una petición de fondos

En 2010, Hasebe apareció en un anuncio de interés público de UNICEF en el que pidió a la gente que se uniera con él en apoyo de UNICEF mediante un programa de compromiso mensual. En ese momento, estaba escribiendo su primer libro y decidió donar las regalías a UNICEF.

Unos días antes de la publicación del libro, la región japonesa de Tohoku donde se encuentra Minami Sanriku-Cho sufrió la dura sacudida del seísmo y del maremoto. Hasebe respondió con la donación de unos 165 millones de dólares para el Comité deJapón pro de UNICEF. Los fondos provienen de las regalías y de un acto benéfico que organizó en su ciudad natal de Fujieda City en Shizuoka. Unos 10.000 espectadores asistieron al acto y la donación financió la construcción de la guardería en Minami Sanriku-Cho.

Primer pase para cambiar el mundo

A principios de este mes, Hasebe hizo otro anuncio de interés público. Realizó en él un llamamiento a los jóvenes japoneses para que dieran el primer pase, con el fin de cambiar el mundo en favor de la infancia.

Imagen del UNICEF
© Japan Committee for UNICEF/2012
Con el apoyo de Hasebe por medio del Comité de Japón pro de UNICEF se reconstruyó una guardería en Minami Sanriku-cho (Japón) después del seísmo y el maremoto de 2011. El alcalde de la ciudad, Jin Sato, dice: “Esto se convertirá en el símbolo de la recuperación de nuestro municipio”.

El título del anuncio es “Primer pase”. El primer pase es la primera acción que los jugadores de fútbol realizan en el campo de fútbol para comenzar el partido.

En una parte del anuncio, “Donar es embarazoso”, Hasebe aborda la posible reserva que algunos japoneses -especialmente los varones- pueden sentir acerca de la donación de dinero. En la cultura japonesa, el dinero donado se puede considerar como una ostentación. Al abordar esta percepción directamente, Hasebe espera superar las reservas que los espectadores y aficionados puedan tener.

Hasebe recuerda que él mismo solía sentirse tímido a la hora de hacer una donación y que sentía que era demasiado pequeña para cambiar la multitud de problemas que afrontan los niños en el mundo. El folleto que recogió en un avión cambió su punto de vista.

Ahora espera que cada vez más personas, especialmente los jóvenes, superen sus reservas y su sentimiento de impotencia, como hizo él, y cree que los nuevos donantes de “Primer pase” podrían ayudar a mejorar el mundo en favor de los niños.


 

 

Búsqueda