Supervivencia y desarrollo infantil

Soluciones caseras para abordar la desnutrición en Uganda

Un programa financiado por la Unión Europea en alianza con UNICEF ha logrado avances en las estadísticas de desnutrición de Uganda y ha cambiado la vida de la gente mediante soluciones simples.  Véalo en RealPlayer

 

Por Ijuka Agnes Barongo

Una nueva iniciativa tiene por objetivo promover mejores prácticas de nutrición en los hogares de Uganda.

KICUZI, Uganda, 17 de mayo de 2013 – Peter, Erik y Dalton Butetera están acurrucados en una esquina de la cabaña donde viven, mientras la trabajadora de salud, Beatrice Asaba, prepara gachas de mijo en este hogar situado en el distrito de Ibanda, al suroeste de Uganda. A pesar de la diferencia de edad –Peter tiene 4 años, Erik 3, y Dalton sólo 2 años–los tres hermanos tienen casi el mismo tamaño. Todos ellos están desnutridos, y su similitud física es el resultado del retraso en el crecimiento.

La familia Butetera es solamente una de las que han sido seleccionadas en un programa integrado a la comunidad destinado a mejorar las prácticas de nutrición en los hogares. El Informe de UNICEF sobre la evaluación de la salud, la nutrición y la seguridad alimentaria en los distritos de Ibanda, Kabale, Kanungu y Pader, realizado en 2013, indica que una tercera parte (34,9%) de los niños y niñas menores de 5 años en el distrito de Ibanda sufren retraso en el crecimiento. El programa está financiado por la Unión Europea en alianza con UNICEF y la oficina de USAID en Uganda, bajo la dirección de la oficina del Primer Ministro.

Los alimentos adecuados

En Ibanda llueve durante todo el año, y la vegetación es exuberante, con una amplia gama de cultivos saludables como plátano, café, papaya, piña, batata, espinacas, col y calabaza. Aunque la casa de la familia Butetera está rodeada por muchos de estos cultivos, los niños han sido alimentados con sólo media comida de plátanos hervidos en sal, sin las proteínas o las vitaminas que aportan las verduras.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
La trabajadora de salud, Beatrice Asaba, visita el hogar de la familia Butetera, en el distrito de Ibanda, al suroeste de Uganda. Tres de los hijos de Geresomu Butetera están gravemente desnutridos.

“Uganda hace frente todavía a problemas muy graves, sobre todo con respecto a los dos ODM relacionados con la mortalidad de menores de 5 años y la salud materna. La mortalidad de los menores de 5 años debe abordarse no sólo mediante la seguridad alimentaria, sino también mediante una comida adecuada, y por eso la UE está participando con las oficinas de UNICEF en este proyecto”, dijo el Embajador Roberto Ridolfi, responsable de la delegación de la UE en Uganda.

Intervenciones integradas

El objetivo principal del programa es mejorar los patrones de nutrición y mantenerlos por medio de actividades como demostraciones en los hogares y los días de servicios de salud prenatal y de inmunización, que se celebran una vez a la semana en el Centro de Salud Kanywambogo Ibanda. También se celebra todos los años una “Exposición de alimentos en el terreno”, donde los comerciantes muestran varios alimentos cultivados en el distrito.

“A través de estas exposiciones, se alienta a los trabajadores de la salud a que inviten a los miembros de las familias a asistir a ellas y a que aprendan mejores prácticas de alimentación y nutrición que luego es posible adoptar en los hogares”, dice Maimuna Kabatooro, Oficial de enlace para la comunidad de USAID en el subcondado de Kicuzi.

Los trabajadores locales de la salud determinan también cuáles son los hogares vulnerables, como el de la familia Butetera, y examinen sistemáticamente la situación por medio de visitas domiciliarias y demostraciones de alimentos.

Además, cada subcondado dispone de un coro de la comunidad compuesto por mujeres que utilizan la música, la danza y el teatro para hacer frente a los problemas de salud.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
En el Centro de Salud Ibanda Kanywambogo, los trabajadores de la salud hablan sobre el régimen alimentario adecuado para los niños y las mujeres embarazadas. Los pobladores aprenden también sobre las mejores prácticas de alimentación y nutrición.

“Cada semana, el grupo sale por la comunidad y realiza  danzas y obras de teatro para mostrar a las familias la importancia de la nutrición”, dice Medius Kyarikunda, un trabajador de salud en el subcondado de Kicuzi. “Creemos que el cambio es posible cuando juntamos nuestras manos como comunidad para combatir la mala salud de los niños en nuestras comunidades”.

Hogares modelo

El distrito de Ibanda también cuenta con hogares modelo donde viven familias saludables, como el de Samuel Bamwesige, situado en la Zona A del pueblo. Un padre separado de cinco niños de 4 a 19 años, el Sr. Bamwesige mantiene una granja limpia, organizada y bien cultivada que le sirve para alimentar a sus hijos y de la que obtiene excedentes para vender.

“Después de que mi esposa y yo nos separamos, yo tenía que asegurarme de que mis hijos siguieran teniendo acceso a una alimentación, ropa, vivienda, educación y atención de salud adecuadas”, dice el Sr. Bamwesigye. “Ha sido difícil, pero he conseguido que se mantengan sanos, que vayan a la escuela, que trabajen en la granja y que cuiden del ganado de la familia”.

El hombre tiene dos casas, dos tiendas que alquila para obtener ingresos, una cocina ordenada, aseos limpios con un grifo para lavarse las manos, un escurridor para los utensilios y un lugar para almacenar la leña. También mantiene gallinas, cerdos y cabras que pastan en la finca de yuca, camote, plátano, calabaza, espinacas y col. Es un hombre muy respetado por los miembros de su comunidad, que están aprendiendo de él lo que se requiere para tener una familia saludable.

Con el tiempo, el enfoque basado en la comunidad del programa de nutrición y medios de subsistencia tiene como objetivo hacer que estos hogares modelo sean la norma en el distrito de Ibanda y en toda Uganda.


 

 

Fotografía de UNICEF: Construyendo la seguridad nutricional

Alianza de UNICEF y la Unión Europea

Búsqueda