Supervivencia y desarrollo infantil

El método madre canguro estabiliza la salud de los bebés prematuros en Haití

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2012/Dormino
Marie Michelle François sostiene a su recién nacido en una bolsa a modo de canguro. El bebé nació a las 32 semanas de gestación. El método madre canguro se ha revelado útil para estabilizar la temperatura corporal de los bebés, mantener su ritmo cardíaco estable y ayudar en la respiración

Con motivo del Día mundial del niño prematuro, los gobiernos de todo el mundo organizan actos de concienciación sobre la grave cuestión de los partos prematuros.

Todos los años nacen prematuramente 15 millones de niños. Con más de un millón de muertes de bebés prematuros por año, los nacimientos prematuros son la segunda causa principal de mortalidad infantl de menores de cinco años. La mayoría de los que sobreviven afrontan una vida de desafíos: desde discapacidad en el aprendizaje hasta problemas de vista y audición.

El movimiento mundial denominado Una promesa renovada tiene por objetivo la reducción de la mortalidad infantil de menores de cinco años en hasta 20 casos o menos por cada 1.000 nacidos vivos para 2035. UNICEF brinda su apoyo para medidas especificas, encaminadas al logro de una reducción espectacular de la mortalidad neonatal.

Una de las intervenciones prioritarias clave que ha resultado prometedora es el "método madre canguro", un programa que anima a las madres a abrazar a sus bebés prematuros contra su pecho usando una bolsa. El contacto directo con el cuerpo de la madre se ha revelado útil para estabilizar la temperatura corporal de los bebés, mantener su ritmo cardíaco estable y ayudar en la respiración.

Por Suzanne Suh

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 16 de noviembre de 2012. Marie Michelle François yace en su cama de la unidad de neonatos. Su bebé recién nacido está atado a su estómago con una envoltura elástica. A pesar del calor sofocante, su cabeza está cubierta con sombrero de punto. Con 32 semanas al nacer, él niño tiene una semana de vida y pesa menos de kilo y medio. Sus ojos se agitan pero no está despierto.

No se trata de su primer bebé prematuro, François tuvo otro que falleció.

Éste es en cambio el primero con el que ha aplicado el método madre canguro.

Un método sencillo

En Haití, donde casi la mitad de la población no tenía acceso a la atención médica en 2008 y sólo una cuarta parte de las mujeres da a luz con un auxiliar de parto cualificado presente, un niño que nace prematuro es muy vulnerable.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2012/Dormino
Un profesional de la salud supervisa las constantes vitales de un lactante prematuro en el hospital de la Universidad del Estado en Puerto Príncipe (Haití). En Haití sólo una cuarta parte de las mujeres da a luz con un auxiliar de parto cualificado presente, un niño que nace prematuro es muy vulnerable.

No obstante, gracias al método madre canguro, cada vez sobreviven más bebés prematuros nacidos en la unidad de neonatología del hospital de la Universidad del Estado en Puerto Príncipe.

El método, nombrado por su semejanza con el modo en que algunos marsupiales transportan a sus crías, fue desarrollado inicialmente para atender a los lactantes prematuros en zonas donde no hay incubadoras disponibles o confiables. Con el método madre canguro, el bebé porta solamente un pañal y un sombrero y se coloca en posición fetal para un contacto máximo de piel con piel sobre el pecho de su progenitora.

“Podría decirse que el método madre canguro ofrece la mayoría de los beneficios para los bebés prematuros y los lactantes con un bajo peso al nacer, que experimentan una temperatura, ritmo cardíaco y respiratorio más normalizados, un mayor aumento de peso y una menor incidencia de la infección del tracto respiratorio", explica Mireille Tribié, especialista de Salud de UNICEF en Haití. El método madre canguro también ayuda a mejorar los patrones de sueño de los lactantes y promueve un amamantamiento frecuente.

El jefe de la unidad de neonatología del hospital, el Dr. Severe, expone que "lo fabuloso del método madre canguro es la simplicidad del mismo. Después de diez días ya observamos un cambio mucho más rápido: los bebés ganan peso más deprisa porque aprenden qué posición adoptar para alimentarse. Al estar pegados al ritmo cardíaco materno se facilita el desarrollo del bebé".

Nuevo comienzo después del sismo

Después de que el terremoto de 12 de enero de 2010 demoliera el pabellón de maternidad junto con el hospital, el Dr. Severe y sus colegas se encontraron en la más crítica de las condiciones: luchar para salvar las vidas de mujeres y bebés en tiendas de campaña improvisadas sin electricidad o agua corriente. "Solían fallecer 11 de cada 12 pacientes: no teníamos corriente eléctrica. Finalmente establecimos un pabellón de neonatología en el departamento de obstetricia, pero no teníamos mobiliario. Las madres estaban tendidas en el piso, en sillas", recuerda.

Imagen del UNICEF
El Dr. Severe supervisa en el hospital a un bebé prematuro en el pabellón de neonatología. “lo fabuloso del método madre canguro es la simplicidad del mismo," afirma. "Al estar pegado al ritmo cardíaco materno se facilita el desarrollo del bebé".

El punto de inflexión fue, en su opinión, cuando UNICEF distribuyó camas, incubadoras, cunas y asistencia técnica y financiera adicional para la unidad de neonatología.

El año pasado, UNICEF también patrocinó el envío de cuatro profesionales de la salud a Camerún para recibir capacitación sobre el método madre canguro. UNICEF les ayudó posteriormente a transmitir el conocimiento mediante sesiones formativas para equipos de personal de la salud en todo Haití.

Incubadoras humanas

Naika Desrameux ha trabajado en la unidad de neonatología desde octubre de 2011. "Antes existía una mortalidad muy elevada entre los recién nacidos prematuros. No teníamos incubadoras suficientes para todos, pero con el método madre canguro, las madres son como incubadoras humanas. Mantienen al bebé caliente y no tenemos que preocuparnos por infecciones".

Desrameux es una de las profesionales capacitadas en Camerún. "La realidad en Camerún es muy similar a la imperante en Haití, así que estaba muy entusiasmada por regresar y enseñar a las mujeres de aquí este planteamiento. Con el método madre canguro podemos ejercer verdaderamente un cambio en Haití. Verlo es algo verdaderamente milagroso", afirma.

Para François se trata de la diferencia entre la vida y la muerte. "Me gustaría poder haber hecho esto con mis otros bebés", comenta mientras contempla sobre su estómago a su bebé tendido boca abajo. "Me gusta tener a mi bebé cerca de mí todo el día".


 

 

A Promise Renewed videos

Búsqueda