Supervivencia y desarrollo infantil

El informe “Progeso para la infancia” describe nuevos métodos para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio

El enfoque es en la equidad

Por Chris Niles

NUEVA YORK, EEUU, 7 de septiembre de 2010 – Abordar las necesidades de los más pobres entre los pobres es fundamental para lograr los ambiciosos objetivos mundiales de desarrollo y reducir la injusticia mundial, según el último informe Progreso para la infancia de UNICEF. El informe fue presentado hoy durante el primer día del período de sesiones de la Junta Ejecutiva en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

 

En 2000, los dirigentes mundiales aprobaron la Declaración del Milenios de las Naciones Unidas en la que comprometían a sus países a lograr que el mundo fuera un lugar más equitativo y establecieron una serie de objetivos con plazos fijos que se conocieron como los Objetivos de Desarrollo del Milenio, u ODM. Todos los años, la publicación Progreso para la infancia de UNICEF, una de las más importantes de la organización, informa sobre los progresos hacia estos objetivos.


Este año, Progreso para la infancia: Lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio con equidad, revela que, en la campaña para alcanzar los objetivos de desarrollo para la fecha prevista de 2015, los más pobres están cada vez más lejos de lograrlo. 

© UNICEF/NYHQ2005-0270/Pirozzi
La corresponsal de UNICEF Chris Niles informa sobre la publicación “Progreso para la infancia 2010”, el nuevo informe de UNICEF que describe la equidad como un elemento clave para lograr los objetivos de desarrollo mundiales.

 

Un enfoque centrado en la equidad

Un estudio de UNICEF relacionado con el tema, que también acaba de publicarse, muestra que los ODM se pueden lograr más rápidamente con inversiones que se centren en los más desfavorecidos.

El estudio, “Reducir las diferencias para alcanzar los objetivos”, concluye que ayudar a los más pobres del mundo puede salvar las vidas de más madres y niños y niñas, y hacerlo de manera eficiente.
“Este estudio pone en tela de juicio el pensamiento tradicional de que centrarse en los niños y niñas más pobres y más desfavorecidos no resulta rentable”, dijo Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF. “Una estrategia centrada en la equidad no solamente supondrá una victoria moral –acertada en el plano de los principios– sino una victoria más interesante aún: acertada en la práctica”.

 

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2008-1197/Holt
Unos niños descansan en una alfombra en el orfelinato Nygangi Orphanage en Goma, la capital de la provincia de Kivu del norte en la República Democrática del Congo.

Grandes desigualdades

Según el nuevo informe Progreso para la infancia, las tasas de mortalidad para los niños menores de cinco años son, como promedio, más del doble para el 20% más pobre de los hogares en el caso del 20% más rico. Y los niños y niñas más pobres tienen dos veces más posibilidades de sufrir insuficiencia ponderal.

Además, las niñas son las que tienen más dificultades para recibir una educación, especialmente a nivel secundario.

El informe concluye en que aunque los países más desarrollados están avanzando de manera constante hacia los ODM, muchos países de África subsahariana y Asia meridional están rezagados. Las dos regiones representan más de tres cuartas partes de los 100 millones de niños y niñas en edad escolar primaria que no van a la escuela. También se registran allí las tasas más elevadas de matrimonio infantil, el nivel más bajo de inscripción del matrimonio y la cobertura más limitada de atención de la salud.

Llegar a los más vulnerables

A la complejidad de esta descripción es preciso añadir las desigualdades que existen dentro de los países que están progresando. Los niños huérfanos o con discapacidades, los niños de las minorías étnicas y otros niños y niñas explotados y víctimas de la trata son quienes están en mayor peligro.
Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2006-0949/Noorani
Una niña acuna a su hermana recién nacida mientras su madre les observa desde una cama en un complejo de salud municipal de Bangladesh.

Las disparidades persisten también entre las poblaciones rurales y urbanas. De los 884 millones de personas que carecen de acceso a fuentes de agua mejorara en todo el mundo, un 84% viven en las zonas rurales.

“Cada vez está más claro que llegar a las comunidades más pobres y marginadas dentro de los países es fundamental para la realización de los objetivos”, dijo Lake.

Un entorno humanitario más problemático, el cambio climático, la crisis financiera mundial y la rápida urbanización son factores que hacen que cada vez sea más difícil ayudar a los más pobres.

“Los Objetivos de Desarrollo del Milenio fueron concebidos para mejorar las vidas de las personas más desfavorecidas del mundo”, dijo Lake. “Creemos que las conclusiones de este estudio pueden tener un efecto real en el pensamiento mundial sobre los ODM con respecto a la manera en que debemos lograr los ODM y el desarrollo humano en general, al ayudarnos a mejorar las vidas de millones de niños y niñas vulnerables.”

 


 

 

Búsqueda