Supervivencia y desarrollo infantil

Con motivo del comienzo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, UNICEF exhorta a que se brinde más respaldo a las madres

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Benin/2006/Pudlowski
Un grupo de apoyo del amamantamiento integrado por madres en Benin. Las labores comunitarias de fomento de la lactancia materna constituyen una de las maneras más efectivas de incrementar las tasas de amamantamiento exclusivo.

Por Elizabeth Kiem

NUEVA YORK, Estados Unidos, 1 de agosto de 2008 – La Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebra en 120 países del mundo, comenzó con una exhortación a los gobiernos, los trabajadores de la salud y las mujeres a que brinden más apoyo a las madres de niños y niñas recién nacidos que necesitan espacio adecuado, tiempo y aliento para amamantar a sus bebés.

“La lactancia materna es una de las principales herramientas con que contamos para aumentar las tasas de supervivencia infantil”, afirmó Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF. “El amamantamiento exclusivo durante los primeros seis meses de vida puede reducir hasta en un 13% las muertes de los menores de cinco años en los países en desarrollo”.

UNICEF apoya plenamente el objetivo de la Alianza Mundial pro Lactancia Materna de “crear las condiciones óptimas para la prestación de apoyo a las madres”.

El fomento del amamantamiento exclusivo

Según el Dr. Nicholas Alipui, Director de Programas de UNICEF, la red de apoyo más importante es la que constituyen “quienes forman el círculo íntimo que rodea a la madre y el hijo, ya que se trata de personas que comprenden bien las ventajas que ofrece el amamantamiento”.

Los familiares, las otras madres y las agentes sanitarias pueden alentar a las madres de recién nacidos a que continúen amamantándolos pese a los obstáculos logísticos o físicos que puedan dificultar la lactancia y evitar de esa manera la “alimentación mixta” y el debilitamiento de los beneficios de la leche materna debido a su combinación con agua de arroz u otros líquidos o alimentos sólidos.

De lo contrario, las consecuencias podrían ser graves. Para muestra, el caso de Dadda Mint Brahim, una madre de 26 años de edad de Mauritania que se creyó obligada a alimentar a su hijo recién nacido con leche concentrada porque creía que no le podía dar suficiente leche propia. El bebé de Dadda tuvo una reacción negativa a la leche condensada, y debido a que no estaba protegido por los anticuerpos que le podía haber suministrado la leche de su madre, cayó gravemente enfermo.

El médico que atendió a Dadda y al niño fue el primero en lamentarse de las limitaciones del sistema de salud pública.

“Aunque recomendamos fervientemente el amamantamiento, en nuestra maternidad, donde nacen unos 7.000 niños y niñas por año”, explicó el médico. “no sólo carecemos de una unidad especializada en lactancia materna sino que ni siquiera contamos con un programa específico sobre esa práctica que salva vidas”.

Los gobiernos deben brindar apoyo

En los ámbitos nacionales, los gobiernos deben ejecutar políticas orientadas a la “protección de la maternidad”, afirmó el Dr. Alipui. Uno de los mayores obstáculos que suele impedir que las mujeres puedan amamantar de manera sostenida a sus hijos es la necesidad de éstas de volver a trabajar, a menudo en condiciones que impiden que lleven a sus hijos a sus lugares de trabajo o que dispongan de tiempo para amamantarlos.

El Dr. Alipui añadió que los gobiernos también deben promover la lactancia materna con más intensidad de la que se emplea para fomentar los sucedáneos de la leche materna, “a los que se les ha dado un carácter tan atractivo que la gente cree que son mejor que la leche de la madre. A medida que un número mayor de personas comprenda cuán diferente es la leche materna de la leche en polvo o los sucedáneos, mayor será el número de las madres que opten por la lactancia”.

Ejemplo de esto es el caso de Indonesia, donde históricamente se registraban tasas relativamente elevadas de lactancia materna. Pero éstas han ido reduciéndose desde que el país comenzó a recibir grandes donaciones de sucedáneos de la leche materna con motivo de los desastres naturales. Hoy en día, sólo el 7% de los recién nacidos es amamantado de manera exclusiva, lo que contrasta con el 63% que se alimentaba de esa manera en 1987, de acuerdo con nueva información disponible del país.

La importancia de la labor comunitaria

Pese a que las políticas de alcance nacional resultan muy importantes para aumentar el nivel de conciencia, las actividades en el plano comunitario suelen lograr mejores resultados. Mediante esas labores se han logrado avances veloces e importantes en materia de difusión del amamantamiento en África y América Latina, y en algunos de los países menos adelantados y más vulnerables.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/ HQ96-1032/Noorani
Agentes sanitarias del Hospital Jose Fabella –un establecimiento de Manila, la capital de Filipinas, certificado como “amigo de los niños”– ayuda a que una madre se habitúe a amamantar a su hijo.
En Madagascar, uno de los primeros países en adoptar diversas iniciativas sanitarias comunitarias, la tasa de amamantamiento exclusivo aumentó del 46% al 83% en zonas específicas en apenas un año.

En Benin, las defensoras de la lactancia materna han aprendido que no deben dirigir sus mensajes a los hombres de las comunidades sino a las mujeres, quienes son las que suelen tomar las decisiones relacionadas con las cuestiones familiares. Las activistas saben ahora que a quienes deben convencer de la superioridad de la leche materna son las madres y abuelas.

Teniendo en cuenta que muchas familias amenazadas por una extrema inseguridad alimentaria, el elevado costo de los alimentos artificiales para los recién nacidos constituye otra buena razón para redoblar los esfuerzos en pro del amamantamiento exclusivo.

El poder de decisión de las madres

En el Níger, donde sólo el 14% de las madres amamanta a sus hijos lactantes de manera exclusiva, UNICEF brinda ayuda a un centenar de agrupaciones de madres. Las orientadoras les recuerdan a las madres el alto costo de la leche en polvo, y les alientan a que piensen que el amamantamiento representa un ahorro para la economía familiar.

En Togo, los asesores de nutrición recalcan que en una época de inestabilidad alimentaria, las madres pueden proteger mejor a sus hijos lactantes cuidando su propia salud.

“Es hora de alentar a las mujeres embarazadas y a las madres lactantes a que cuiden su estado de salud, especialmente en las aldeas, donde la lucha contra la pobreza y la desnutrición tiene carácter urgente”, afirmó M. Vincent Maku, Oficial de Nutrición de UNICEF.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna se celebra del 1 al 7 de agosto.


 

 

Vídeo

31 de julio de 2008: Lucia Rovi, corresponsal de UNICEF, informa sobre las funciones que desempeñan los grupos de apoyo con respecto al fomento del amamantamiento exclusivo.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda