Haití

Aumentar la capacidad local para acabar con la desnutrición infantil en Haití

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2011/Dormino
Medición del peso a un bebé en la clínica de la comunidad de Martissant en Puerto Príncipe (Haití).

Por Lawrence Allan

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 4 de enero de 2012. Más de 40 mujeres, que en su mayoría mecen a sus bebés, se sientan hombro con hombro en la pequeña sala de espera de la clínica situada en la comunidad de Martissant. Al final de la jornada, más de 150 mujeres habrán llegado para consultar al personal médico o nutricionista de la clínica.

Ubicada en una calle estrecha y bulliciosa del distrito de Martissant, en Puerto Príncipe, la clínica está administrada por la Fundación para el desarrollo y el asesoramiento de la familia hatiana (FONDEFH por sus siglas en francés), una ONG local aliada de UNICEF. La clínica forma parte de uno de los muchos programas respaldados por UNICEF para combatir la desnutrición infantil crónica y aguda en Haití.

La desnutrición infantil ha plagado Haití durante décadas: aproximadamente una quinta parte de los niños menores de cinco años tiene un peso inferior al normal y padecen anemia la mitad de las embarazadas y el 75% de los niños menores de dos años. Estos problemas reflejan la desigualdad social, en la que los niños pobres y las mujeres y niños de entornos rurales afrontan elevadas tasas de retraso en el crecimiento, peso inferior al normal y desnutrición extrema.

UNICEF aborda las necesidades inmediatas en materia de nutrición de niños, mujeres lactantes y embarazadas, pero debe hacerse más para garantizar que estas mujeres y niños dispongan de acceso a largo plazo a los servicios de nutrición y atención médica. A tal efecto, UNICEF forja alianzas y facilita los programas de capacitación para ayudar al país a establecer soluciones de nutrición locales y sostenibles.

Un enfoque orientado a la comunidad

Con el apoyo de UNICEF, la clínica de la FONDEFH distribuye suplementos de vitamina A y hierro/ácido fólico para mujeres lactantes y embarazadas. El centro también brinda asesoramiento a las mujeres sobre amamantamiento y alimentación para lactantes, así como servicios de atención prenatal y obstétrica financiados por el gobierno.

“Estas instalaciones se inauguraron en 1976 y comenzamos nuestros programas integrales de nutrición en 2010, cuando UNICEF proporcionó financiación, suministros y capacitación", explica Marie Bellomme Morose, Directora técnica de FONDEFH. "La incorporación de los serviciós de nutrición ofrece más prestaciones de apoyo y salud fundamentales a las mujeres y a sus hijos cerca de sus domicilios".

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2011/Dormino
La clínica brinda apoyo fundamental a las madres primerizas y a sus hijos. Las madres informadas, a su vez, constituyen unas maestras de valor incalculable para sus comunidades.

Sin embargo, en las remotas comunidades rurales, las familias viven mucho más alejadas de las instalaciones médicas. En estas zonas, UNICEF y sus ONG aliadas promueven un enfoque orientado a la comunidad, con el objetivo de reducir ulteriormente la dependencia de las ONG mediante el fomento de la participación comunitaria en la realización del programa.

“A través de la educación del cliente, el asesoramiento entre compañeros, los grupos de apoyo y otros enfoques basados en la comunidad, alentamos a las comunidades a ejercer un papel más activo en los programas de nutrición", afirmó Lesli Koo, especialista de nutrición de UNICEF. "Algo tan simple como una madre bien informada y capacitada, que dirige grupos de apoyo sobre nutrición básica, puede ayudar a una comunidad a ser más autónoma".

La educación y las alianzas aumentan la capacidad

Para hacer progresar la capacidad a largo plazo, UNICEF trabaja para integrar la educación y capacitación sobre nutrición en los programas oficiales de educación sobre la salud, incluidos los planes de estudios de medicina y enfermería.

"Parte de nuestra función es ayudar a crear capacidad en Haití para ofrecer de manera independiente programas y servicios efectivos de nutrición para la comunidad, incluidos el tratamiento, la prevención y el cambio de comportamiento", afirmó Ismael Ngnie-Teta, director de conocimiento e información sobre nutrición de UNICEF. "Estamos colaborando con el Ministerio de Salud, por ejemplo, para evaluar la capacitación sobre nutrición disponible actualmente para los profesionales, dónde están las lagunas, cuántas personas más necesitan formación y el tipo de enseñanzas que son necesarias".

UNICEF también forja actualmente alianzas innovadoras para abordar las deficiencias comunes en materia de nutrición de las madres y niños haitianos.

“Junto con los aliados, USAID y el Programa Mundial de Alimentos, trabajamos con la mayor compañía harinera de Haití para enriquecer sus productos", expuso Aissa Mamadoultaibou, directora de UNICEF de micronutrientes y alimentación de lactantes y niños de corta edad. "Podemos distribuir suplementos a las madres y los niños individualmente, pero al enriquecer un producto básico como la harina con folato de hierro y vitamina B12 podemos llegar a la mayoría de la población. Esto también pasa con la adición de yodo a la sal, esencial para un desarrollo mental adecuado".

Por medio de estas alianzas y programas de capacitación, UNICEF trabaja para garantizar que todos los niños reciben la nutrición que necesitan ahora y para equipar a las comunidades con el fin de que alimenten a sus más pequeños en el futuro.


 

 

Búsqueda