República Centroafricana

La historia de Neige: Una niña curada de desnutrición en la República Centroafricana

Imagen del UNICEF: CAR Neige
© UNICEF 2007/CAR/Holtz
Neige, de tres años de edad, antes de recibir tratamiento médico contra la desnutrición, un mal que afecta a casi la mitad de los niños y niñas en la República Centroafricana.

Por Emily Bamford

BOSSANGOA, República Centroafricana, 25 de octubre de 2007 – Neige sonríe con timidez y se esconde bajo el mantón de su abuela. La niña, de apenas tres años de edad, comparte con otros 11 familiares una pequeña vivienda a orillas del río Ouham, en la región septentrional de la República Centroafricana.

Aunque Neige tiene el mismo aspecto que cualquier otra niña de su edad, se trata de alguien que tiene mucha suerte de estar viva, ya que hace pocos meses estuvo a punto de morir de desnutrición.

Su familia cree firmemente que su recuperación, debida en parte a la intervención de Mia Farrow, Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, fue un milagro.

Una lucha cotidiana

Desde la pequeña casa en que viven Neige y su familia ampliada se puede ver a los pescadores de la aldea trabajando en el río, rodeados de pájaros y mariposas multicolores.

Imagen del UNICEF: CAR Neige Mia Farrow
© UNICEF 2007/CAR/Holtz
Mia Farrow, Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, junto a Neige, cuando la niña se recuperaba en el único hospital pediátrico que funciona en Bangui.
La belleza del paisaje puede llamar a engaños, porque en realidad la vida en Bossangoa es dura. Allí escasean los empleos y debido a las extremas variaciones climáticas las familias tienen dificultades para obtener y almacenar alimentos.

Para Eugenie, la madre de Neige, la vida es una lucha cotidiana. La mujer debe mantener a sus tres hijos, así como a varios parientes de edad avanzada, pese a las pocas posibilidades de empleo que ofrece la región.

El padre de Neige fue un oficial militar a quien se destinó a Bangui poco antes del nacimiento de la niña y de quien la familia no sabe nada desde entonces. Eugenie trabaja ocasionalmente fabricando cerveza de miel que vende en el mercado de la aldea. Pero en los últimos tiempos, la falta de dinero le ha impedido comprar los ingredientes que necesita para fabricar la bebida.

Desnutrición crónica y aguda

En marzo de este año, la Sra. Farrow visitó Bossangoa como parte de una misión encabezada por UNICEF. La Embajadora de Buena Voluntad y sus acompañantes conocieron a Neige y a su madre cuando ambas asistieron a una sesión de capacitación en materia de atención materna que ofreció UNICEF.

Esa actividad formó parte de un proyecto basado en la comunidad de apoyo a los servicios de atención de la salud y nutrición para los pobladores de la región de Bossangoa. El proyecto está parcialmente financiado por UNICEF en colaboración con las organizaciones no gubernamentales Caritas e International Partnership for Human Development.

Imagen del UNICEF: CAR Neige
© UNICEF 2007/CAR/Holtz
Neige más saludable y feliz, tras superar los efectos de la desnutrición grave. Su familia considera que la recuperación de la niña fue un milagro.
La desnutrición crónica es un problema común en la República Centroafricana, donde afecta al 38% de los niños de corta edad. Otro 10% de ese sector de la población sufre desnutrición aguda. Y en las prefecturas en la parte septentrional del país, afectadas por los conflictos armados, las tasas de desnutrición crónica y aguda son aún más elevadas.

Del hambre a la esperanza

En circunstancias normales, la desnutrición puede ser tratada en el lugar donde ocurre, pero el estado de Neige era tan grave que la Sra. Farrow la acompañó personalmente a un centro de nutrición terapéutica que funciona en Bangui y que recibe también apoyo de UNICEF. Tras varios días de tratamiento de emergencia en la clínica, Neige logró recuperarse completamente y regresar a su aldea.

Hoy en día, Neige está mucho más saludable. La niña tiene una cabellera abundante y ha recuperado su peso normal. Con ayuda de UNICEF, Eugenie está aprendiendo a alimentar a su hija de manera más equilibrada y completa pese a la escasez de recursos.

UNICEF también sigue prestando apoyo al hospital y a varios centros sanitarios comunitarios de la aldea, entre los que figura ACABEF, una agrupación local dedicada a la planificación de la familia. Todas esas actividades deberían ayudar a que la comunidad reduzca la incidencia de la desnutrición. Cuando eso ocurra, las historias como la de Neige serán cosa del pasado.


 

 

Búsqueda